Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CIENCIAyFUTURO MIÉRCOLES 12 s 3 s 2008 ABC Cuando el Sol engulla la Tierra Dentro de sólo mil millones de años, el astro rey habrá aumentado tanto su tamaño, su brillo y sus emisiones que quemará nuestro planeta y lo hará inhabitable... Y en 7.590 millones de años, lo absorberá antes de convertirse en una enana blanca POR ANNA GRAU. SERVICIO ESPECIAL La Tierra ya tiene fecha precisa de caducidad, como los yogures: 7.590 millones de años a contar desde ahora. Ese será el momento en que nuestro planeta desaparecerá tragado como una galleta por un Sol convertido en una estrella gigante roja, que perderá un tercio de su actual masa pero expandirá la restante como un globo. Engullirá a Mercurio y a Venus como aperitivo de la Tierra. Eso dicen dos astrónomos, KlausPeter Schröder, de la Universidad de Guanajuato en México, y Robert Connon Smith, de la Universidad de Sussex en el Reino Unido. Que ni el Sol ni el Sistema Solar son eternos es algo que la Astronomía tiene claro desde hace mucho tiempo. La novedad de este estudio, que está a punto de publicarse en el boletín mensual de la Royal Astronomical Society es el uso de nuevas técnicas de cálculo que permiten afinar mucho más el pronóstico de cómo se van a comportar las grandes masas estelares involucradas. Hasta ahora se consideraba que las posibilidades de que la Tierra desaparezca absorbida por el colapso del Sol eran muy altas, pero no seguras al cien por cien. En el caso de Mercurio y de Venus es inevitable, pero nuestro planeta podría salvarse in extremis alejándose del Sol y pasando a ocupar la posición que más o menos ahora ocupa Marte. La supervivencia terrestre dependería en última instancia de los azares gravitatorios que se desencadenen a medida que la metamorfosis del Sol cambie toda la correlación de fuerzas y de órbitas del Sistema Solar. Muchos esperaban que la Tierra al final se librara, más después del optimista descubrimiento, el año pasado, de un planeta intacto dando vueltas alrededor de una enana blanca (lo que queda cuando una estrella como el Sol se extingue) ¿No podría pasar lo mismo con la Tierra? En el año 2001 se publicó un análisis firmado por Kacper Rybicki, del Instituto de Geofísica de Polonia, y por Carlos Denis, de la Universidad de Lieja, concluyendo El astro rey El Sol es la estrella más cercana a la Tierra y el mayor objeto del Sistema Solar. Ejerce una fuerte atracción gravitatoria sobre los planetas, que giran a su alrededor. Distancia media de la Tierra: 149,6 millones de kilómetros. Diámetro: 1,4 millones de kilómetros. Masa: 330.000 veces la masa de la Tierra. Valor de la gravedad: 28 veces el equivalente a la terrestre. Temperatura: 6.000 grados en su superficie y 15.000 en el núcleo. La Tierra desaparecerá tragada como una galleta por un Sol convertido en una estrella gigante roja Un salto de órbita que la Tierra tenía posibilidades de sobrevivir. Esas posibilidades son las que acaban de eliminar de un plumazo en Guanajuato y en Sussex: no tienen duda de ello porque, dicen, están convencidos de incluso haber subestimado los tirones atómicos que llevarán a la Tierra a echarse en brazos del Sol y desaparecer entre vapores. Una bomba atómica Imagen del Sol captada por la NASA en el rango de la luz ultravioleta NASA El Sol se formó hace poco más de 4.500 millones de años a partir de nubes de gas y de polvo que contenían restos de anteriores estrellas. De sus componentes metálicos iniciales salen los planetas y los asteroides y otros cuerpos celestes del Sistema Solar. El Sol es una bomba atómica. Quema átomos de hidrógeno y los transforma en helio. Ahora estamos en la edad de oro de la quema de hidrógeno, que se mantendrá estable otros 5.500 millones de años. Cuando las capas de hidrógeno empiecen a agotarse, se desencadenará la fatídica transformación en gigante roja. Entonces el Sol será 256 veces más grande que ahora y 2.730 veces más luminoso. Pasará alrededor de mil millones