Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 12 s 3 s 2008 ABC UN ESPAÑOL JUSTO ENTRE LAS NACIONES Israel reconoce hoy el heroísmo del diplomático Eduardo Propper, que desde el Consulado español en Burdeos salvó la vida en 1940 a miles de judíos ¡Cuán dura, pero, también, cuán reconfortante puede llegar a ser la vida de cualquier diplomático! El entonces ministro de Asuntos Exteriores, Serrano Suñer, castigó a Propper por su iniciativa tomada sin permiso de Madrid y por haber servido los intereses de la Judería francesa trasladándole de forma fulminante de Burdeos a Larache, sede del Cuartel de la Legión española en Marruecos, teniendo que dejar a su familia e hijos en Francia. Y, encima, ese castigo fue acompañado de una congelación en el escalafón de la carrera diplomática, frenando el ascenso a la categoría de embajador, que se merecía como gran profesional y servidor de España. Pero, por otro lado, qué orgullo tan profundo han podido sentir él o sus hijos cuando, a lo largo de los años, se han encontrado con personas quienes, gracias a su intervención, habían podido salvar su vida al llegar a España. Han pasado 67 años de estos hechos. La familia de Propper, y en particular su hijo Felipe, plantearon el caso a Yad Vashem, quien ha comprobado y contrastado los hechos de esos días de junio de 1940. Con la ayuda de muchas personas, de unas que los habían vivido, como ha sido el caso del Archiduque Otto de Habsburgo, y de otras que han apoyado el reconocimiento publico de ese heroísmo de un español, como han sido el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Casa Sefarad- Israel, el Directorio del Museo del Holocausto ha considerado que Eduardo Propper de Callejón merecía unirse a los Justos entre las Naciones Se trata del reconocimiento público a un diplomático español que supo defender, con los pocos medios que en ese momento tenía y que sólo podía suplirlos con su imaginación y entrega, los derechos humanos de unas personas que formaban parte del pueblo de Europa, y cuya religión, cultura, valores y vida se veían amenazados y destruidos por el horror nazi. Hay otros diplomáticos españoles que también tuvieron ese valor durante los años de la II Guerra Mundial. A todos ellos, debemos dedicarles, más que un recuerdo, un agradecimientopor ser un punto de referencia de lo quedebesignificarsalirendefensadelos derechosdelos perseguidos por la tiranía y la dictadura, nazi o de cualquier naturaleza. Una frágil Bachelet afronta su segundo tiempo en Chile Después de dos años en los que ha visto mermada su popularidad, el Gobierno de la presidenta socialista busca profundizar la democracia con un ambicioso proyecto IGNACIO ARANA ARAYA MADRID. El gobierno de la presidenta socialista chilena, Michelle Bachelet, desea superar el desgaste de sus dos primeros años con un plan para reformar el sistema político, que percibe con signos de fatiga por la baja participación ciudadana y escasa rotación de líderes. De esta manera, en un año en que se celebran elecciones municipales, el Ejecutivo quiere que el denominado segundo tiempo de la era Bachelet genere cambios políticos, tras un primer tiempo salpicado por algunos escándalos de corrupción, protestas escolares y un traumático cambio en el sistema de transporte de la capital, Santiago. El gobierno quiere reformar el sistema electoral para permitir el ingreso de sectores minoritarios, principalmente la izquierda extraparlamentaria (los partidos comunista y Humanista) También anhela una ley para financiar de manera permanente a los partidos políticos- -los que tendrían que someterse a nuevas reglas y fiscalizaciones- busca cambiar el actual sistema de inscripción voluntaria y voto obligatorio por uno de inscripción automática y voto voluntario, además de permitir el voto de los chilenos en el exterior, entre otras cosas. El principal impulsor de los cambios es el ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma, un experimentado político democristiano nombrado en enero para detener las pugnas por cuotas de poder en el equipo ministerial. Actualmente la prensa chilena especula con que Pérez Yoma actúa como un primer ministro de facto y que casi cogobierna con Bachelet. La mayoría de los proyectos del Ejecutivo requieren de la aprobación de la mayoría absoluta del Congreso bicameral, por lo que no podrán materializarse sin el apoyo de al menos parte de la oposición. Si bien es poco probable que la Unión Demócrata Independiente (UDI, derecha) apoye las reformas, el principal líder opositor, Sebastián Piñera, se ha abierto a negociar el apoyo del otro partido que integra la coalición conservadora Alianza por Chile, Renovación Nacional (RN, centroderecha) Piñera destacó recientemente la coincidencia de algunas propuestas propias con las del gobierno- -como la inscripción automática, la reforma al sistema electoral y permitir el voto desde el exterior- pero consideró que el proyecto gubernamental es insuficiente El empresario lamentó, asimismo, que no se contemplen medidas para combatir la intervención electoral por parte de la maquinaria estatal, una acusación común de la Alianza por Chile. Si bien el apoyo de Piñera a los cambios podría ser decisivo y hoy proliferan los análisis mediáticos sobre el asunto, el fracaso de anteriores intentos por consensuar reformas políticas mantiene escépticos a algunos expertos. Es posible esperar el rechazo que la Alianza ha mantenido todos estos años a cualquier iniciativa para modernizar el sistema político dice la analista política María de los Ángeles Fernández, directora ejecutiva de la Fundación Chile 21, ligada al Partido Socialista. Fernández reconoce que los proyectos no gozan de mucha popularidad e interés ciudadano, pero comenta que las reformas son necesarias si se considera que más de la mitad de los chilenos no se adhiere a ninguna de las grandes coaliciones políticas. La analista Ena Von Baer, del centro de estudios Libertad y Desarrollo (LyD, ligado a la UDI) destaca la esterilidad de hablar sobre proyectos que no existen todavía Tenemos que ver cuáles son las reformas que se están discutiendo, porque la misma Concertación (la coalición oficialista) ha tenido problemas para ponerse de acuerdo comenta. En su opinión, faltan muchas etapas de discusión para que los proyectos puedan ser enviados al congreso. Von Baer destaca que tampoco se sabe si Pérez Yoma contará con suficiente apoyo de Bachelet para concretar los proyectos políticos. Él está intentando jugar el papel de primer ministro, pero parece que no lo está logrando. Siempre he pensado que la presidenta no le da suficiente poder a sus ministros José- Pedro Sebastian de Erice Ex subsecretario de Exteriores y ex embajador de España en Alemania y China oy tiene lugar en Jerusalén, en Yad Vashem, la Autoridad para el Recuerdo de las Victimas y de los Héroes del Holocausto, la ceremonia por la que se declara al diplomático español Eduardo Propper de Callejón Justo entre las Naciones A través de este titulo, Yad Vashem reconoce a aquellas personas no judías que arriesgaron su vida por salvar la de judíos durante el Holocausto. Ahora se recuerda la actuación heroica que Eduardo Propper tuvo, en junio de 1940, en su destino en el Consulado de España en Burdeos, para salvar la vida de muchos miles de judíos, que huían de la persecución nazi. El 14 de junio de 1940 las tropas alemanas entraban en París, y se desencadenaba una estampida de personas, tanto judíos, como perseguidos potenciales de la locura del régimen nazi, que se dirigían hacia el sur de Francia, para escapar de una cárcel y una muerte seguras. En esos días de calor, se agolpaban a las puertas del Consulado cientos de personas, cuyo número aumentaba cada hora, pidiendo- -o, más bien, implorando- -un visado para entrar en España. En aquellos años, la Administración española requería una tramitación farragosa y su correspondiente autorización formal para cada solicitud de entrada o tránsito por España. Pero el avance de las tropas nazis y de su régimen de terror suponía que, cada día transcurrido, podía significar mandar a los campos de concentración a esas personas. Eduardo Propper demostró en esas horas tanto el espíritu de servicio que se espera de un diplomático- -en este caso, hacia la Humanidad- como el valor que se le supone en esos momentos, ante la amenaza totalitaria, al poner en peligro su vida y, por supuesto, su carrera profesional. Durante una serie de días, trabajando él solo sin ninguna otra ayuda administrativa, de día y de noche, fue expidiendo salvoconductos y extendiendo visados especiales para esos miles de personas. H