Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA Cuarto aniversario de los atentados islamistas del 11- M MIÉRCOLES 12 s 3 s 2008 ABC Don Juan Carlos y Doña Sofía, visiblemente emocionados durante el minuto de silencio que se guardó tras la ofrenda floral IGNACIO GIL Los Reyes presiden el homenaje a las víctimas en el cuarto aniversario del 11- M José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy no conversaron y tan sólo se dedicaron un fugaz y distante saludo BLANCA TORQUEMADA MADRID. La resaca electoral amenazaba con desenfocar un acto en el que el protagonismo no correspondía a José Luis Rodríguez Zapatero ni a Mariano Rajoy, sino al recuerdo emocionado, y aún tan próximo, de las 192 personas salvajemente asesinadas hace cuatro años en los trenes de cercanías de Madrid. Porque el homenaje institucional a las víctimas del 11- M junto al monumento conmemorativo de la estación de Atocha, presidido por los Reyes, venía esta vez preludiado por un exceso de interferencias políticas que, afortunadamente, no distorsionaron su desarrollo. No faltó ninguno de los personajes actualmente sometidos a escrutinio en la vida pública nacional, pero, inevitables comentarios de corrillo al margen, todo estuvo a la altura de la memoria de los caídos en los peores atentados terroristas de la historia de España. A las doce del mediodía, en un ambiente ventoso y desapacible, Don Juan Carlos y Doña Sofía depositaron junto al monumento una corona orlada por la bandera nacional. Después, los asistentes guardaron un minuto de silencio. Fue un instante emotivo e intenso en el que, una vez más, Don Juan Carlos y Doña Sofía supieron compaginar su calidez humana con la solemnidad de la ocasión, flanqueados por los máximos representantes de las altas instituciones del Estado y por el alcalde de Madrid; a la izquierda de la Reina, se situaron el presidente del Congreso, Manuel Marín, la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, y el alcalde Alberto Ruiz- Gallardón, y a la derecha del Rey, José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente del Senado Javier Rojo y el del Consejo General del Poder Judicial, Francisco Hernando. A continuación miembros del Coro de la Capilla Real de Madrid y de la Capilla Real de Cataluña interpretaron la obra Da pacem domine del músico estonio Arvo Part, y sólo entonces Don Juan Carlos y Doña Sofía repararon en la presencia entre los intérpretes de Sonsoles Espinosa, circunstancia que comentaron brevemen- Don Juan Carlos viajó en privado en AVE a Barcelona Dos horas después del homenaje a las víctimas del 11- M, el Rey regresó a la estación de Atocha para coger el AVE de las tres de la tarde con dirección a Barcelona y conocer de primera mano el último tren de alta velocidad que ha entrado en funcionamiento. Don Juan Carlos llegó a la hora prevista (17.38) a la estación de Sants, donde le esperaba su amigo José Cusí, armador del velero Bribón con el que compite en las regatas. El Rey regresa hoy a Madrid para reanudar su trabajo. Esta tarde recibirá al club de fútbol Real Zaragoza. te con José Luis Rodríguez Zapatero. Sin discursos En un acto de apenas un cuarto de hora y sin discursos no se vio satisfecha la expectación que había suscitado el hecho de que en él coincidieran por primera vez tras las elecciones José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. Finalmente, apenas intercambiaron un saludo en la distancia, determinado más por razones protocolarias que de otro tipo, dado el muy diferente papel que a cada uno le estaba reservado en ese momento. El líder del Partido Popular ocupaba un lugar cerca de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y de los diplomáticos extranjeros, mientras que a Zapatero le correspondía acompañar a los Reyes. Con quien Rajoy sí charló largo y tendido, antes del comienzo del acto, fue con la pre-