Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC ELECCIONES 9 M MIÉRCOLES 12 s 3 s 2008 GUERRA CIVIL EN EL INDEPENDENTISMO CATALÁN ESPAÑA 17 Los ataques entre Carod y Puigcercós erosionan la estabilidad del tripartito Puigcercós llevará su discurso hacia el independentismo más radical para reunir apoyos internos s Carod: No se puede estar en el Gobierno y hacer oposición IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. El presidente de la Generalitat, José Montilla, el vicepresidente de su gobierno y líder de ERC, Josep Lluís Carod- Rovira, y el secretario general del partido y ex consejero de Gobernación, Joan Puigcercós, insistieron ayer de forma casi unánime en que la salida de éste último del Gobierno catalán no pone en cuestión la estabilidad del pacto tripartito en la Generalitat, que se mantendrá hasta el final de la legislatura. Pero esa unanimidad sonaba como el primer indicio de alarma para el Ejecutivo de Montilla ante la guerra ya abierta en el seno de su principal socio de gobierno, Esquerra Republicana. De hecho, la secuencia iniciada ayer por Esquerra podría acabar siendo la misma que la vivida en 2006 con la aprobación del Estatuto catalán en las Cortes. La dirección republicana afrontó entonces el referendo de aprobación de texto perjurando que no pediría el voto en contra para no contradecir a sus socios de Gobierno, y acabó haciendo exactamente eso. Lo que llevó al entonces president, Pasqual Maragall, a expulsar a ERC del ejecutivo y anunciar el adelanto electoral en Cataluña. Montilla descartó ayer tajantemente que se trate de situaciones similares, pero lo cierto es que nadie puede asegurar qué pasará con Esquerra en el congreso convocado para junio y cuál será su estrategia a partir de ese momento. La primera muestra de la tensión que se vive en el seno de la formación la dio Carod, en una durísima intervención en la que reconoció abiertamente que la decisión de abandonar el Gobierno catalán fue unilateral- -Puigcercós se lo anunció a Montilla antes que a él- -y dejando claro que él no compartía esa postura. Fue el propio Carod quien planteó el temor a que Puigcercós tenga la tentación de hacer oposición al tripartito para subir puntos ante las bases republicanas, y le advirtió de que no se puede al mismo tiempo hacer de gobierno y de oposición Añadió que a veces algunos dirigentes de ERC proyectan una imagen que no es la adecuada y dejó en evidencia a Puigcercós al concluir que en un gobierno hay un presidente, sólo hay uno; hay un vicepresidente, sólo hay uno: los otros son consejeros y no es fácil hacerte hueco El líder republicano concluyó que ERC debe de elegir entre continuar con tics de oposición y antigubernamentales, que la gente ve como extraterrestres, o ser un partido de gobierno Carod respondía así al primer movimiento en clave congresual realizado por Puigcercós, quien ayer añadía en su blog, por si cabía alguna duda, que falta liderazgo político en su partido y que ha acabado un periodo en ERC que se inició en 1996, cuando Carod se puso al frente de Esquerra. El número dos independentista aseguró además que si los resultados electorales no hubieran sido tan malos habría seguido en el Gobierno catalán, aunque lo cierto es que se especulaba con su salida desde hacía meses. Más allá de la disputa dialéctica con Carod, Puigcercós se garantizó ayer su nueva atalaya institucional, al reclamar la presidencia del grupo parlamentario en la Cámara catalana para no perder presencia mediática en un momento clave de su batalla por la dirección del partido. Paralelamente, las juventudes republicanas (JERC) dejaron claro su apoyo al secretario general al avalar su salida del ejecutivo. Las JERC fueron decisivas en la campaña interna para que ERC votara finalmente contra el Estatut. Por su parte Uriel Bertran, líder de la principal corriente crítica de ERC- -cuyo apoyo busca Puigcercós para el congreso- dejó claro ayer que la salida de número dos del Gobierno catalán no es suficiente y abogó de nuevo por renegociar el Pacto de Entesa que dio lugar al segundo tripartito, para que ERC tenga un papel más relevante y no parezca sometida a los socialistas. Una tesis que ya estuvo a punto de imponerse en la última conferencia nacional del partido con el 48 de los votos. César Alonso de los Ríos EL ERROR CATALÁN DE RAJOY Nuevo cargo institucional Los críticos insisten en revisar el pacto de Gobierno con el PSC y los jóvenes de ERC dan su apoyo a Puigcercós ABC. es Especial sobre las elecciones del 9- M en abc. es Puigcercós (izquierda) asistió a su última reunión del Gobierno catalán EFE ataluña ha sido diferente un caso especial en España y Europa. Los movimientos anarquistas la convirtieron en una excepción desde finales del XIX. Con la transición la derecha española perdió allí su nombre para llamarse CiU. ¿Era inevitable que el Ebro constituyera una frontera desde el punto de vista nacional? A mi entender, la solución pudo llamarse Vidal Quadras. Este podría haber enderezado la situación. De hecho lo iba haciendo y podría haber conseguido el mismo tipo de corrección que Mayor Oreja en el País Vasco. Porque no es justo equiparar al País Vasco con Cataluña. Allí Álava y Vizcaya han tenido una respuesta nacionalconservadora semejante a las de otras provincias españolas. Se equivocan por eso todos los que hablan de la excepción vasca en este sentido. En ocasiones, el PP ha sacado más diputados que el PSE- PSOE. Diecinueve escaños frente a catorce. Fue el resultado del trabajo de Mayor Oreja. La fundación de un partido sin tradición. A partir del martirio. Pero los Blanco, Ordóñez, Caso... (cuánto duelo no dar entera la lista) no fueron testigos de la marginación sino de un partido pujante a pesar de todo. ¿Por qué no haber actuado del mismo modo en Cataluña, de modo paciente, coherente? Piqué fue un enorme error. Significó la renuncia de la dirección popular a hacer partido. La tentación del atajo. La caída en el oportunismo. El gran error de Aznar, no subsanado por Rajoy en su mandato. En realidad, a Piqué no le echó nadie y, por esa razón, la crisis fue la más corta que se ha conocido nunca (como señalé antes que el propio Sirera) El error catalán le ha costado la carrera presidencial a Rajoy. Pudo verlo con claridad cuando Zapatero propuso el cambio de modelo de Estado y él lo aceptó. Si se hubiera negado a ello y hubiera llamado, al fin, a Alejo Vidal Quadras se habría salvado. Habría corregido en parte esa depresión que supone una diferencia de más de un millón de votos con el PSC. Los ciudadanos y los seguidores de Rosa Díez habrían tenido en Alejo Vidal Quadras el referente. C