Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 12 s 3 s 2008 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA EBRO ARRIBA I Cataluña fuese independiente, como sueñan los nacionalistas en sus horas de más profundo delirio, el PP habría ganado las elecciones en España, porqueAndalucía está dejando poco a poco- -muy poco a poco, es cierto- -de ser el granero de votos delPSOE. Asentadocomo primer partido nacional gracias a su demoledor dominio en dos comunidades pujantes y pobladas- -Madrid y Valencia- -y en las zonas urbanas y metropolitanas, el centro- derecha español necesita cruzar el Ebro para consolidarse como fuerza hegemónica. Sus problemas están al norte del gran río, en Cataluña y el País Vasco, pero Euskadi no aporta un número significativo de parlamentarios para constituir un serio esIGNACIO collo electoral. Lo que ha CAMACHO de resolver, pues, es la cuestión catalana o al menos la manera de abordarla sin causarse a sí mismo una sangría. La diferencia de escaños que separa al PSOE del PP se corresponde matemáticamente con la amplia ventaja aportada por los socialistas catalanes, más el IVA dealgún diputado aún pendiente de recursos y flecos del escrutinio. Cataluña se ha convertido en el bastión deun zapaterismo al que ni siquiera ha rozado una ceja el cabreo popular por el caos de las infraestructuras. En cambio, el malestar que ha cuajado en el seno de la sociedad catalana ha sido el de la refriega estatutaria, en la que el PP no ha sabido modular un discurso desde luego muy difícil, enredado entre la lealtad a los principios constitucionales- -que la liviandad irresponsable de ZP se salta sin complejos- -y la necesidad de salirse de las trampas preparadas por la pinza del social- nacionalismo. Al final, dolorosamente, injustamente, pero implacablemente, ha triunfado el Tinell. Presentado comocúmulo detodas las maldades y perversiones políticas, el PP ha sido arrasado en Cataluña, sin que pudiese encontrar el antídoto contra la antipatía social. No le ha ayudado desde luego el discurso fundamentalista y agresivo, que muchos catalanes han percibido como una agresión fóbica, ni el empeño en dirigir desde Madrid su estrategia catalana. Y no ha hallado modo de hacer compatible su proyecto nacional con una cierta catalanidad sociológica. Ha faltado finezza para acertar con un tono que lepermitiesesalirdeun atolladeroendiablado, en el que le metieron Zapatero y sus socios, pero en el que entró con una vehemencia imprudente, confiando quizá en contrapesar Ebro abajo los destrozos que sufría río arriba. Vana confianza: Cataluña pesa demasiado en el conjunto para amputarla sin consecuencias. Por eso, en vez de entretenerseen fulanismos poselectorales, lo que la derecha tiene que abordar pronto es una nueva estrategia paraCataluña. Zapaterovaademarrardeinmediato con el desarrollo estatutario, probablemente pactando con CiU, y el PP tiene que mover pieza con urgencia o le volverán a pillar con el paso cambiado y lamiéndose las heridas. La bronca y el boicot no sirven. La independencia no parece un buen remedio. Así que hay que encontrar un camino sensato paraconvencer alos catalanesdequeladerecha no se los quiere comer crudos y que, por tanto, no hay motivo para que se la coman cruda a ella. S NO PASSSA NADA (4 AÑOS MÁS) EL RECUADRO N O, si parecer, lo que se dice parecer, me parece estupendamente lo que han elegido los españoles. Por mí como si eligen a Obama. El pueblo nunca se equivoca. Salvo cuando se equivoca, pero eso es otra cuestión. Me parece estupendamente que hayan revalidado el poder de ZP porque, hombre, así todo es mucho más sencillo y previsible. De sorpresas, las mínimas. Cuando me lo contaron sentí el frío de una hoja de acero en las entrañas... Pero como eso es Bécquer, preferí no tomármelo por la tremenda, sino por la tranquila. Lo otro, que hubiera salido la Niña de Rajoy, eso sí que hubiera sido mucho más arriesgado. Un lío. ¿Qué hubiera hecho, por ejemplo, la Niña de Rajoy con los referendos en marcha en Cataluña y en las Vascongadas? ¿Los habría anulado? ¿Habría llamado a los guardias? ¿Se hubiera puesto a encabezar las manifestaciones? Poner a estas alturas de curso a enseñarle la sardana a la Niña de Rajoy no me negarán que hubiera sido complicadito. ¿Cómo iba a saber poner la Niña de Rajoy en catalán todos los letreros de las tiendas de Barcelona, con la cantidad de comercios que hay en la Ciudad Condal, o como puñetas se diga Ciudad Condal ANTONIO en términos políticamente correctos, BURGOS que no quiero líos? ¿Y la Alianza de Civilizaciones? ¿Qué hubiera hecho la puñetera Niña de Rajoy con la Alianza de Civilizaciones? De momento tenía que buscar en Google el teléfono de Hugo Chávez. Y nada digo de ignorar y despreciar al IPC. ¿Cómo iba a aprender la Niña de Rajoy a no echar cuenta a ese infundio, ese embuste llamado IPC, y a la otra mentira, al euríbor, cuando todos sabemos que la economía va a las mil maravillas, y al apabullante voto de los españoles que llegan perfectamente con su sueldo a fin de mes me remito? Por eso pido palomas a la Sociedad Colombófila Española y solicito a la Patronal de Artificieros del Reino de Valencia que me manden todos los cohetes que tengan excedentes de cupo en las presentes fiestas de San José, a fin de hartarme de soltar palomas y de tirar cohetes en loor de la normalidad democrática de España. ¡Vi- va la más que previsible normalidad democrática de España y viva ZP, nuestro salvador! ¡A ti te lo debemos! ¿Sofocones, dice usted? Sí, puede que nos llevemos unos cuantos en los próximos cuatro años. Pero serán sofocones perfectamente previsibles y reglados, no como los que íbamos a llevarnos con la loca de la Niña de Rajoy. Yo no sé usted, pero yo de momento no me veré obligado a hacer cambio alguno en la panoplia habitual de los artículos. ¡Qué peso me ha quitado de encima el resultado de las elecciones! Lo digo por el No Nada. Me decía, con preocupación que no le oculto: ¿Y si sale elegida la Niña de Rajoy, y en España empiezan a dar respuesta a los problemas, y yo me tengo que comer con papas mi No Nada? No hay materia ni hay color. Yo no sé usted, pero yo pienso seguir tirando tan campante otros cuatro añitos más con el No Nada... como no ha en las elecciones. Y eso es lo que hay. Y al que no le guste, que beba agua y cambie el paso, o pregunte a qué hora sale el primer avión para Alemania, o para Francia, o para uno de esos países donde los electores tienen en cuenta las gestiones de gobierno y donde el poder no se dedica a perseguir a la oposición y esas tonterías de las liber... De las libertades iba a decir: ay, aguanten la risa, lo que importan las libertades a los españoles... Así que cuanto nos espera es perfectamente previsible, y todo conforme al guión. Aquí no va a haber huelga de guionistas, eso ha sido en Hollywood. Aquí se celebrará el referéndum de las Vascongadas, y el de Cataluña, y si me apuran hasta el de Galicia. Y a lo que quede, si es que queda algo, le llamaremos Expaña, con equis. Y el Proceso de Paz, otra vez en marcha: nada, nada, el Nobel de la Paz para este hombre, cuanto antes, que se lo entregue Otegui, otro hombre de paz. Y seremos amiguísimos de grandes potencias mundiales, como Turquía o Venezuela. ¿Los americanos? Los americanos son unos papafritas, salvo que salga Obama. De lo demás, de su hipoteca de usted, del asalto a su casa por las bandas internacionales, del aumento de los precios, de llegar al día 30, no se preocupe lo más mínimo. Esos son infundios del facherío. No Nada. Y seguirá sin nada cuatro años más.