Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 DEPORTES Campeonato del Mundo de Fórmula 1 s Arranca la temporada MARTES 11 s 3 s 2008 ABC Alonso emprende la reconquista Un año después de emigrar a McLaren, regresa a su equipo de siempre obligado a remontar. El coche lleva retraso y no es ganador de momento, pero el asturiano confía en su química con Briatore JOSÉ CARLOS CARABIAS ENVIADO ESPECIAL MELBOURNE. Uno de aquellos días de invierno, el mercadeo periodístico en ebullición, especulaciones a todo trapo, margarita al aire deshojándose, ¿será una rosa, será un clavel? parado de lujo después de la ruptura total con McLaren, sin haber decidido ni su futuro ni su equipo, Fernando Alonso cogió el coche desde su Asturias natal, cruzó el puerto de Pajares por el túnel y se plantó en el circuito de karts de un viejo amigo en el norte de la provincia de León. Allí, con la pista cerrada al público en diario laborable, reprodujo las sensaciones que lo hacen feliz. Al volante de un monoplaza, con el rugido de un motor taladrando sus oídos, quemando gasolina como un desaforado. Allí se olvidó durante un día de la decisión que tomaría en breve. Por encima del dineral a fondo perdido de Toyota, del nuevo horizonte que parecía abrirse en Honda, de los ingenieros amigos que mejoraron el Red Bull, el doble campeón del mundo tenía entre ceja y ceja el regreso a casa. De vuelta a Renault. Alonso ha elegido Renault y sus consecuencias. Como una liturgia de boda, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza. Para todo, lo bueno y lo malo, subyace su química personal con Flavio Briatore y su entendimiento sin muchas palabras. En Australia queda inaugurado el periodo de la reconquista. Las carencias del Renault sin Alonso quedaron plasmadas en las clasificaciones el año pasado más allá de forofismo patriótico o diagnósticos interesados. El mayor éxito del equipo fue el segundo puesto de Kovalainen en Japón. Hubo seis pilotos (Raikkonen, Hamilton, Alonso, Massa, Heidfeld y Kubica) es decir, tres coches (Ferrari, McLaren y BMW) varios escalones por encima. Renault fue un pasajero invisible en el Mundial que coronó a Kimi. Los milagros no existen en Del talento de Alonso, de su intuición para entender los mil ritmos de los coches de F- 1, espera obtener réditos Briatore. El efecto en los paneles de resultados no ha hundido la moral en el garaje Renault. Los optimistas ven la botella medio llena. Consideran que Alonso ha aportado ya una mejoría de tres décimas por vuelta al coche que renqueaba el año pasado. Los pesimistas ven el frasco medio vacío. Entienden que el R 28 no es el bólido puntero con el que Renault y Alonso conquistaron dos títulos del mundo, y que hay demasiado trabajo por delante para revertir la situación ante McLaren y, sobre todo, Ferrari. Si tiene que ser, será con Fernando Alonso, que ya ha comprobado cómo la convivencia laboral con Nelsinho Piquet dista mucho de la tortuosa relación con Hamilton en McLaren. El brasileño muestra ambición, pero está verde al volante. A bordo de su séptimo curso en la Fórmula 1, se hace imposible entender la trayectoria de Alonso sin Flavio Briatore. Cuentan que, escamado en McLaren, al margen su salario y en la misma latitud que el potencial del monoplaza, Alonso se decantó por Renault por la química personal que le une al magnate italiano. Cuentan los amigos del asturiano que los contratos no han roto el buen sabor de su convivencia, que Briatore se tragó los sapos de los cuernos en el fichaje por McLaren, que se siente arropado en su casa de siempre y que, por inconcebible que parezca, aún se puede hablar de afecto en la F- 1. El tío Flavio Alonso quiere llevar a Renault a reverdecer laureles la F- 1. No, al menos, de un mes para otro. Alonso arrastra su elección en los pronósticos. Los entrenamientos de pretemporada lo han desplazado de los vaticinios. El R 28 es una herencia del R 27 y de momento no da perfil ganador. Y es previsible que no mejore hasta el regreso de las carreras a Europa (Montmeló, 27 de abril) Ferrari, McLaren y BMW están por delante, pero tener a Fernando es una motivación para todo el mundo comenta Flavio Briatore, un gestor de equipos, potente encantador de serpientes. REUTERS El R 28 no es de momento un coche ganador, pero el asturiano ya lo ha mejorado tres décimas Para lo bueno y lo malo Iñaki Rueda Ingeniero de control de F- 1 PARA TODOS EL MISMO CHIP poco más de cinco días para que se apague el semáforo de salida en el Albert Park de Melbourne, es difícil realizar predicciones para la temporada 2008 debido a que llega muy cargada de novedades en cuanto a reglamentación y normas. El cambio más significativo en la parrilla de este año con- A siste en que todos los coches llevaremos el mismo ordenador de abordo. La nueva y afamada SECU ha sido la ambición que ha perseguido la Federación Internacional desde hace más de una década. Todos los intentos por prohibir el control de tracción o las complicadas estrategias de salida han sido siempre en vano ya que la FIA no podía controlar lo que cada equipo hacía con su ordenador instalado en el monoplaza. En esta campaña todas las escuderías tienen que equipar sus bólidos con una centralita y un sistema operativo fabricados para todos por McLaren. De este modo, haciendo tabla rasa, la FIA puede controlar lo que los ingenieros intentan esconder en sus preciadas centralitas. Después de cuatro meses de entrenamientos de pretemporada resulta evidente que el control de tracción no se echa mucho en falta, sobre todo cuando se rueda con poco combustible y neumáticos nuevos. Pero cuando sí se va a acusar su falta será en las carreras donde la elección de gomas no sea idónea. Y también cuando llueva. El piloto tiene una labor extra este año: está obligado a cuidar sus neumáticos más que nunca. En el área de la aerodinámica no hay grandes cambios. No al menos sustanciales. Sí se ha visto que ha habido equipos que han salido con algunos conceptos interesantes, como por ejemplo el morro del Renault o la gran aleta de tiburón que Red Bull ha probado sobre el motor. Las cajas de cambio están sujetas a una nueva reglamentación. Deben durar cuatro grandes premios, cuando el año pasado se solían cambiar en cada carrera. El equipo que sustituya una caja de cambios por fallo mecánico el sábado o el domingo perderá cinco puesto en la parrilla. Un cambio de motor antes de las dos carreras completadas también se paga con puestos en parrilla, diez en vez de cinco. Por este motivo la fiabilidad mecánica se ha convertido en un valor imprescindible para todos los ingenieros de la Fórmula 1 en 2008. Otras novedades estimulantes serán la inclusión de la carrera urbana de Valencia y, más desafiante para todos, el Gran Premio de Singapur, que será la primera prueba nocturna de la historia.