Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 11 s 3 s 2008 ESPAÑA 47 Investigan en Zaragoza la muerte de un enfermo de cáncer que esperaba ser operado ROBERTO PÉREZ ZARAGOZA. La familia de un paciente de cáncer que falleció el domingo en Zaragoza ha presentado una denuncia contra el Hospital Clínico de la capital aragonesa, en el que estaba ingresado, después de que el enfermo esperara tres semanas para pasar por el quirófano. La operación no llegó a tener lugar: la denuncia fue interpuesta el día 7 y falleció el 9, según ha informado la Asociación El Defensor del Paciente. Esta organización explicó que el enfermo, un hombre de 78 años, permanecía ingresado en el Hospital Clínico desde el 17 de febrero. La familia afirma que se le diagnóstico un tumor en el abdomen y que los médicos les dijeron que iba a ser operado para extirpárselo. Sin embargo, siempre según la versión de la familia, la intervención quirúrgica quedó en lista de espera. La Consejería de Salud del Gobierno aragonés evitó ayer contestar la denuncia de esa familia por tratarse de un asunto que está en los juzgados. Indicaron que la dirección del Hospital Clínico ha solicitado a los servicios médicos que atendieron al paciente unos informes por escrito. José Cortes e Irene Suárez (en el centro de la imagen) padres de Mari Luz, ayer, durante el entierro de la pequeña EFE Los forenses no concluyen si Mari Luz fue asesinada o sufrió un accidente La niña tenía un golpe en la cara y una costilla rota y murió en las 48 horas siguientes a su desaparición s La pequeña fue enterrada ayer en Huelva CRUZ MORCILLO M A D R I D H U E LVA M a r i Luz está en el cielo Las palabras del pastor de la Iglesia Evangélica de Filadelfia, a la que pertenece la familia Cortés, precedieron ayer en una mañana de ánimos helados el ataúd blanco de la pequeña de cinco años desaparecida el 13 de enero. Coronas, ramos, aplausos, niños y cientos de personas, conocidas y anónimas, arroparon el cortísimo trayecto final de la criatura. Ahora ya no tengo que buscarla más fue lo único que atinó a murmurar su padre el pasado viernes cuando el cuerpecito de la niña apareció flotando en la bocana del Puerto onubense. Vestida intacta, sin tocar, pero muy desfigurada, como se comprobó tras sacarla del agua. Habían pasado 54 días desde que salió a comprar golosinas. La familia sólo pide respuestas, aunque éstas parecen estar aún muy lejos. Los forenses no han sido capaces de concluir tras practicar dos autopsias- -la oficial y una particular encargada por los padres a Luis Frontela- -si la pequeña fue asesinada o murió accidentalmente. Las evidencias encontradas son las siguientes: el cadáver presentaba un golpe en la región occipital y una costilla rota, si bien ninguno de los dos acabó con su vida, según el informe preliminar. Es muy probable que esas lesiones se produjeran cuando la cría ya estaba en el agua al chocar con una piedra u otro objeto; la muerte ocurrió entre el momento de la desaparición y las 48 horas siguientes; no fue agredida sexualmente ni estrangulada, pero no está descartada aún la asfixia, por ejemplo, y es muy difícil determinar si murió ya en el agua dado el tiempo transcurrido y el deterioro del cuerpo. A partir de ahí, el abanico de interrogantes se abre en varias direcciones, según fuentes de la investigación. Los agentes creen casi imposible que la niña pudiera llegar sola hasta la ría, más de un kilómetro a pie y con una autovía que cruzar, aunque varios conductos de agua sí que parten de su barriada El Torreón y acaban allí (algunos están al descubierto) La corta edad de Mari Luz y su carácter, extrovertido pero sólo con allegados, son factores que refuerzan esta teoría. Ni siquiera entraba sola al colegio, sino que tenía que acompañarla alguno de sus familiares. Los dos principales móviles desde que desapareció han sido que la raptaran para agredirla sexualmente (no fue violada, como se ha dicho, pero eso no elimina el propósito inicial) o que alguien se quisiera vengar. En estos casi dos meses no se ha pedido ningún rescate a la familia. Los investigadores están seguros de que alguien tuvo que ver algo la tarde del 13 de enero y calla. En ese sentido, continúan las pesquisas respecto de dos personas que creyeron entrever a la niña. La ría está siendo peinada exhaustivamente y se está llevando a cabo una simulación de mareas. Se sabe que el cuerpo apareció uno de los días con mayor crecida desde la desaparición. Una pelea con palos y piedras en un colegio multiétnico acaba con cinco heridos ROCÍO BLÁZQUEZ SALAMANCA. Una pelea con palos y piedras entre alumnos en el colegio internado La Inmaculada de la localidad salmantina de Armenteros, se saldó ayer con cinco escolares, con edades entre los 13 y 19 años, heridos de diversa consideración. Los hechos se produjeron cuando se inició una pelea entre distintos grupos de este colegio internado en el que conviven desde niños a jóvenes de 30 nacionalidades distintas y acoge, además, a menores inmigrantes llegados en pateras a España, según informó la Guardia Civil. Todos los heridos fueron trasladados al complejo hospitalario de Salamanca. Según han reconocido fuentes próximas al centro, no es la primera vez que se registran hechos de estas características en este internado.