Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ELECCIONES 9 M ESPAÑA CATALUÑA, OTRA VEZ CLAVE MARTES 11 s 3 s 2008 ABC Tensión en la ejecutiva del PPC tras el sacrificio de Sánchez Camacho MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. Tensa reunión la que mantuvo ayer la ejecutiva del PP catalán, que a pesar de situarse como tercera fuerza política en Cataluña, no logró los votos suficientes para llevar a Mariano Rajoy a la Moncloa y recuperar el escaño por Gerona, lo que ha supuesto el sacrificio de una de las diputadas más respetadas en el Congreso y queridas dentro del partido, Alicia Sánchez Camacho. Sectores del partido reclaman ya un ejercicio de autocrítica. Los populares catalanes, reunidos ayer para analizar los resultados del 9- M, están a 81 votos de lograr el octavo diputado y alcanzar así la cifra de 1996, año en el que fueron decisivos para hacer presidente a José María Aznar. La duda se despejará mañana con el recuento definitivo y, hasta entonces, la cúpula del PPC será prudente. Su presidente, Daniel Sirera, no esconde que los resultados no han sido buenos, pero recuerda el mérito que supone haber pasado de seis a siete escaños en medio del cordón sanitario al que ha sido sometido el PP por parte del resto de los partidos. Sectores críticos han cuestionado la campaña de los populares, concretamente la improvisación con que se organizaron algunos actos, e incluso hablan de vicios de origen debido a la decisión de colocar como cabeza de lista por Barcelona a Dolors Nadal, una persona poco conocida. Desde la ejecutiva se atribuyen las quejas a celos personales y, tras reconocer que la ausencia de escaño en Gerona supone un mazazo para el partido por afectar a una diputada del prestigio de Sánchez Camacho- -renunció a ocupar un cómodo puesto en la lista por Barcelona a cambio de afrontar el reto de Gerona- se destaca el ascenso en ciudades importantes de la conurbación barcelonesa, tradicional feudo socialista. Es el caso de L Hospitalet de Llobregat, Cornellà, Santa Coloma de Gramenet o Gavà, donde el PP es la segunda fuerza. Destaca la recuperación del escaño por Lérida, que ocupará José Ignacio Llorens, un candidato que, al parecer, no era el preferido de Sirera. El perfil conservador de Llorens ha alimentado la teoría de que el PP tenía que haber puesto más énfasis en asuntos como la lengua o las infraestructuras. Carod- Rovira mira de reojo a Joan Puigcercós durante la reunión de la ejecutiva de Esquerra EFE Guerra abierta en ERC Carod y Puigcercós se disputarán este junio el liderazgo de ERC, en un Congreso avanzado tras la debacle electoral s El secretario general sale de la Generalitat para hacerse fuerte en el partido I. ANGUERA BARCELONA. La debacle electoral sufrida el domingo por ERC, con una caída de cinco escaños y 350.000 votos, forzó ayer decisiones drásticas en la cúpula del partido, que anunció el adelanto del congreso previsto para otoño al próximo junio y la salida del secretario general, Joan Puigcercós, del Gobierno de la Generalitat. Los resultados del 9- M han hecho estallar la guerra larvada entre los dos máximos responsables del partido, Puigcercós y Josep Lluís Carod- Rovira, por el liderazgo en Esquerra y la candidatura a la Generalitat en 2010. Una candidatura que Puigcercós quiere arrebatar desde hace tiempo a Carod. Por ello, la dos decisiones van íntimamente ligadas y, de hecho, se atribuyen prácticamente en exclusiva a Puigcecós. El número dos de Esquerra Las claves de la caída Esquerra ha perdido 350.000 votos en las generales, más de la mitad de los conseguidos en 2004 debido a que esta vez no ha conseguido aglutinar el voto anti- PP ya que el PSC ha impuesto su discurso del voto útil. Pero los republicanos han pagado también cuatro años de apoyo irregular al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, apoyo mal explicado y que ha concluido con su marginación de acuerdos básicos como el del Estatuto o los últimos presupuestos. Auge en el cinturón rojo sabe que las dos corrientes críticas del partido- -que en su último consejo nacional aglutinaron el 40 del voto- -quieren salir del Gobierno tripartito y culpan a la alianza con los socialistas de la debacle electoral del ERC. Eso explica que el secretario general planteara ayer por sorpresa su decisión de dejar el Gobierno catalán, posibilidad rechazada incluso por alguno de sus afines, pero que el dirigente impuso como una decisión personal en una reunión maratoniana que obligó a posponer hasta dos veces la comparecencia ante la Prensa. Una deci- Salida polémica sión que nunca fue votada por la ejecutiva. Puigcercós está convencido de que esto fortalece sus aspiraciones de suplantar a Carod. De hecho, el secretario general republicano ya había planeado esta posibilidad con anterioridad, y los socialistas daban por segura su salida a las puertas del congreso. La noche del domingo, el líder de la principal corriente crítica del partido, Uriel Bertran, reclamó la salida de ERC del Ejecutivo catalán y Puigcercós vio en ello el pistoletazo de salida para su particular batalla. El número dos de ERC ya se había preparado para mover sus piezas tras el 9- M con el objetivo de forzar a Carod- Rovira a un pacto, según el cual conservarían el tándem al frente del partido para frenar a los críticos, pero con la promesa de que Puigcercós fuera el próximo cartel electoral del partido. Sin embargo, el presidente de ERC está convencido de que tiene mucho camino por recorrer y no está dispuesto a negociar la candidatura del 2010. En el último ciclo electoral, los republicanos han sufrido duros correctivos tanto en las locales como en las generales, de modo que sólo aguantamos en las autonómicas señalan desde el entorno de Carod. Por ello, el líder independentista está convencido de que sigue siendo el dirigente que tiene más tirón electoral de su partido. Carod está dispuesto a negociar la candidatura de 2014, pero en ningún caso la de 2010, lo que abre el escenario de una nueva guerra fraticida en el seno de la formación independentistas, que ha concluido todos sus ciclos de crecimientos con crisis similares en las que la dirección siempre acaba siendo defenestrada. Crisis en las que Puigcercós, históricamente, ha tenido una participación muy activa. Yo soy el del Govern afirmó ayer Carod- Rovira después de que Puigcercós anunciara su salida del Gobierno catalán y asegurara que trabajaría para fortalecer el partido dando el máximo apoyo a los compañeros que se quedan en el ejecutivo Y el presidente de Esquerra se ha tomado a pecho esta definición. Convencido de que la espantada de su número dos puede tener el apoyo de un sector de la militancia, pero a la larga pasará factura a Puigcercós, Carod insiste en su nuevo perfil de político responsable y en su apuesta porque ERC deje de ser una fuerza circunscrita a la oposición para que sus votantes y militantes la vean por fin como partido de gobierno, con lo que eso conlleva de renuncia en el caso de un gobierno de coalición. El hombre de ERC en Palau