Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC ELECCIONES 9 M MARTES 11- -3- -2008 CATALUÑA, OTRA VEZ CLAVE ESPAÑA 21 EVOLUCIÓN DE LOS PARTIDOS EN CATALUÑA TOTAL DE DIPUTADOS: 47 N votos 2004 2008 %45,33 39,47 %20,98 20,78 %16,39 15,58 %7,86 15,89 %4,93 5,84 Diputados 25 21 Diputados 11 10 Diputados 7 6 Diputados 3 8 Diputados 1 2 1.672.777 1.586.748 N votos PSC- PSOE 2004 2008 774.317 835.471 N votos CiU 2004 2008 604.964 626.107 N votos PP 2004 2008 289.927 638.902 N votos Esquerra 2004 2008 Artur Mas y Josep Duran Lleida, a la espera de que Zapatero aclare su política de pactos EFE 181.753 234.790 ICV- EUiA cialistas han cedido terreno frente al PP. Junto a la financiación autonómica, el PSC hará bandera de las inversiones en infraestructuras derivadas del Estatuto, fijadas en 34.500 millones por el pacto Solbes- Castells. Unas inversiones que deben sacar del pozo las Cercanías de Renfe en esta comunidad o el rescate de algunos peajes. Los socialistas catalanes no esgrimirán, por contra, la reivindicación del grupo propio en el Congreso que en su momento quería recuperar Maragall. Al margen de la relación con el PSOE, la euforia por los resultados obtenidos en las generales se borró ayer de los rostros del equipo presidencial cuando Montilla recibió la primera llamada del secretario general de ERC y a la sazón consejero de Gobernación, Joan Puigcercós, para anunciarle su salida del Gobierno. Y es que el batacazo ha sido de tal magnitud en la formación republicana, que la guerra entre Carod y Puigcercós ha saltado ya a primer plano y éste ha decidido afrontarla desde el partido. En una demostración de su forma expeditiva de gestionar el Gobierno catalán, Montilla aceptó los argumentos esgrimidos primero por Puigcercós y después por Carod, así como la decisión de abandonar el Govern para fortalecer el partido Pero puso una condición muy clara: que la crisis, en lo que se refiere a su gobierno, se cerrara en unas horas. Por eso citó a Puigcercós en el Palau de la Generalitat la Crisis en el tripartito misma tarde para decidir quien ocuparía Gobernación- -cartera que el Pacto de Entesa atribuye a ERC- -y anunciar el nombre la misma noche para que hoy pueda tomar posesión antes de la reunión del Consell Executiu. El escogido para sustituir a Puigcercós es Jordi Ausàs, alcalde de la Seo de Urgell, una de las ciudades más importantes en manos de ERC, y perdedor de la batalla republicana en Lérida, donde perdió el escaño frente al popular José Ignacio Llorens. Se trata de un hombre próximo a Carod, que asumirá las riendas del departamento clave para ganar influencia en el territorio. Con esta maniobra, Montilla exigió garantías de que la crisis de partido se quede en el partido y no contamine su gobierno Un ejemplo del modelo de gestión que el presidente catalán ha impuesto en la Generalitat tras los tres años del Dragon Khan del primer tripartito. Un modelo basado en la gestión sin ruido y controlando a sus socios de ERC e ICV para evitar más choques de los necesarios a cuenta del discurso identitario. Esos hechos y no palabras con los que Montilla se presentó a las eleccionges autonómicas de 2006, que parecen empezar a cuajar también en el electorado catalán. Sin embargo, ahora se encuentra ante un socio imprescindible- -ERC aupó a Montilla a la presidencia con sus 21 diputados autonómicos pese a la derrota frente a CiU- -profundamente debilitado y con una guerra interna que lo hace impredecible. CiU pierde toda influencia en el Congreso y en Cataluña El peso del grupo del PSC desactiva la pretensión de usar el apoyo convergente a Zapatero como palanca en Cataluña À. GUBERN BARCELONA. Esperar y ver Aunque expresado en inglés- wait and see CiU afronta con más escepticismo que ilusión unas semanas en las que el PSOE tendrá que definir cómo quiere gestionar su política de alianzas. No hay prisa insistía ayer el candidato Josep Duran, una actitud que siendo muy benévolos puede interpretarse como que CiU se hace de rogar, pero que aplicando la lógica política y anticipando la voluntad del PSOE indica más bien la precaria situación en la que ha quedado la federación nacionalista tras los resultados del 9- M: influencia cero en política local, autonómica y ahora estatal. Tendremos más juego en esta legislatura, y somos fuerza decisiva, pero no la única asumía ayer Josep Duran tras la reunión de la ejecutiva de CiU. Con el 20,98 de los sufragios en Cataluña y once diputados- -si bien el undécimo, a la espera del voto exterior, se lo disputa codo con codo con el PP- la influencia de CiU en el Congreso tendría que ser, a priori, mayor. El desplome de ERC y de IU- ICV hace que el PSOE no tenga alternativa a la izquierda y que un pacto con CiU le ahorrase a Rodríguez Zapatero tener que construir en el Congreso permanentes e incómodas alianzas a la italiana. Pero si la desintegración de ERC como fuerza decisiva ayuda a CiU, los 25 diputados del grupo del PSC en el Congreso desactivan cualquier pretensión de la federación de hacer valer su peso en Madrid, más aún la vana ilusión de hacer política catalana usando su apoyo a Zapatero como palanca. Más allá de acuerdos puntuales, el marco estable de relación que definió alianzas pasadas es ahora inviable. De igual forma, en CiU se asume que un frente nacionalista junto a PNV y BNG no tiene más futuro que el de, por ejemplo, tratar de impedir que José Bono asuma la presidencia de la Cámara Baja, algo que se ve inevitable por un acuerdo PPPSOE. En este escenario, resulta previsible que las tensiones afloren de nuevo en la federación nacionalista, más si el PSOE, de acuerdo con el PSC y en detrimento de Artur Mas, juega de manera inteligente y da a Duran cierto margen de maniobra, aunque este sea más aparente que real. Por el momento, como decían ayer, wait and see ABC Margen de actuación