Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Lunes 10 de Marzo de 2008 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.687. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Un burka llamado libertad Mientras España luchaba por designar a su candidato para Eurovisión, Noruega presentaba una colección de mini burkas, una mezcla de minifalda y burka que suena más a denuncia que a desfile de moda ANTONIO M. FIGUERAS os noruegos, que son gente de buen salmón y mejor reno, aprovecharon el festolín del Día Internacional de la Mujer para airear su sentido del humor. Suerte la suya, que no estaban de jornada de reflexión ni enterrando a un demócrata. Dicen los teletipos que Oslo fue testigo de la presentación de la moda noruega de burkas de los artistas Marked Moskva (por estas latitudes más conocidos como Marked Moskva Cachondada o provocación, el mini burka es un atuendo que mezcla lo más denigrante de una manera de concebir el mundo (el burka o cinturón de castidad cerebral en boga en algunos países islámicos) con lo más desenfadado de la dolce vita (la vista es un sentido que hay que estimular y las piernas para quienes se las trabajan) Lástima que en este caso el mestizaje sólo represente un recurso a la pataleta, porque barbarie y libertad combinan peor que agua y aceite. Dinamarca y Noruega estuvieron hace dos años en el centro de la diana fundamentalista por unas caricaturas sobre el profeta Mahoma. El mundo (que no deja de sorprenderse a sí mismo) asistió a un espectáculo en el que parecía que se pedía perdón por tener sentido del humor. El miedo y la estupidez resultan más libres que millones de hombres y mujeres con burkas en cabeza y corazón. La globalización ha estandarizado lo políticamente correcto hasta límites insospechados. Cuando alguien pierde la sonrisa está a un paso de la enfermedad. Habrá quien crea que frivolizar con asunto tan serio no le hace ningún favor a las personas que sufren esa tortura. También habrá quien se incline por considerar unos jetas a todos aque- EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno PENÉLOPE o consigo dejar de tararear la canción de Serrat Penélope Penélope con su bolso de piel marrón y sus zapatos de tacón y su vestido de domingo... y así voy pasando este triste domingo de elecciones. Pienso en Serrat y me da pena la sorpresa que se debió de llevar cuando se vio nombrado en televisión en mitad del debate. Qué poco lo esperaba. Y qué desagradable tiene que ser escuchar que sale, allí en medio, tu nombre, en la plaza pública donde aún resuena el eco de los martillazos de los carpinteros medievales levantando patíbulos. Ver cómo, de pronto, precisamente al que diste tu apoyo, utiliza tu nombre y tu inspiración y tus noches en vela para componer una canción que te está quitando el sueño; y todo lo que has vivido y has sufrido lo exprime en un segundo ante millones de televidentes como un limón cuyo ácido salpica las más hermosas canciones, dejando esas marcas grisáceas y opacas que imprime el zumo del limón sobre el mármol más blanco y sin veta que sale de los adentros de la Tierra, y que no se van hasta que, a fuerza de fregar, todo el mármol se iguala cuando pierde el brillo. Y pasa esta tarde de domingo... Pobre infeliz se paró tu reloj infantil una tarde plomiza de abril mientras los sauces blancos florecen de verde... No hay sauce en la calle Mayor para Penélope Pienso en Serrat cuando aún no han cerrado los colegios electorales y me temo que pase lo que pase, tanto si sale de las urnas el que no quería que saliera, como si sale el que tanto apoyó, terminará de igual manera su canción... Tú no eres quien yo espero www monicafernandez- aceytuno. com N L Burka y minifalda, cóctel explosivo llos que se aprovechan de los grandes temas de la humanidad para arrimar el ascua a su sardina monetaria. Tal vez sea (como todo en la vida) un poquito de esto, otro de lo de más allá y así todo, batido, no agitado. Frente a personas que matan porque no se piensa como ellos (los hay en Estambul, en Mondragón, en Karachi, en Kandahar... sólo nos queda la risa. Aunque no esté de moda, conviene partirse y mondarse. Mucha pierna y mucho amor, que el hábito no hace al monje REUTERS y es preferible morir en la pasarela de Milán con poca ropa que vivir eternamente enclaustrado. daviddelfin hizo desfilar a sus modelos en la Pasarela Cibeles de 2001 con una especie de burka en la cabeza y velos en el rostro. Fue, en el buen sentido de la palabra, crucificado por muchos. Si sólo le animaba la provocación, bien, que para eso están los artistas; si además consiguió denunciar el oprobio al que se ve sometida la mujer, mejor. La moda sirve para algo más que para vestir.