Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 s 3 s 2008 Atletismo s Campeonato del Mundo en pista DEPORTES 117 Mutola no tuvo fiesta final El ritmo lento de la final de 800 le hizo acabar tercera, y a Mayte Martínez, cuarta MANUEL FRÍAS VALENCIA. María Mutola se despidió en Valencia de la pista cubierta. Es su noveno Mundial- -la atleta que más ha disputado en la historia- -y cierra esta etapa con siete medallas de oro, una de plata y una de bronce, la de ayer, en 800 metros. Casi nada. Sin embargo se fue triste del Lluis Puig porque se quería despedir a lo grande, con el oro, como también lo quiere hacer en Pekín. Después de que las rusas Ignatova y Savinova, las dos grandes favoritas, quedasen eliminadas en la primera ronda, Mutola era la principal referencia de la final después de haber corrido el pasado día 10 en Karlsruhe en 1: 59.48, lo que no está nada mal para una atleta de 35 años. Sin embargo, Mutola pecó de la inexperiencia del principiante cuando aceptó una carrera lenta, al igual que Mayte Martínez, quien sólo pudo ser cuarta por detrás de la mozambiqueña, dejando escapar una inmejorable opción de conseguir una nueva medalla en un Mundial. Me perjudicó el ritmo tan lento que se imprimió. A este ritmo, cualquiera podía ganar porque todas hemos llegado muy enteras a la última recta dijo la vallisoletana tras acabar la carrera. Lo cierto es que si tanto una como otra no querían una carrera tan lenta, podían haber hecho algo para remediarlo puesto que muy pronto se pudo ver qué ritmo era el elegido: los 400 metros se pasaron en 1: 03 y la última vuelta se había dado en casi 33 segundos. Pero Mutola iba en una cómoda posición en el centro del María Mutola Siete veces campeona mundial MEDALLERO O EE. UU. Rusia Etiopía G. Bretaña Cuba Suráfrica Suecia Australia China Portugal Bélgica Canadá Croacia N. Zelanda Nigeria Sudán Bielorrusia 5 5 3 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 0 P 5 4 1 4 1 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 3 0 B TOTAL 3 3 2 0 1 0 0 1 1 1 0 0 0 0 0 0 0 1 13 12 6 5 3 2 2 2 2 2 1 1 1 1 1 1 3 1 M. FRÍAS VALENCIA. Cuentan que un día cuando su padre Joao regresaba del trabajo, unos compañeros le llevaron a ver jugar al fútbol a una niña que lo hacía mejor que los chicos. Era su hija María. Para ella, el fútbol era una forma de evadirse de la miseria. Vivía en Chamanculo, un arrabal de Maputo, en una choza junto a su padre, su madre, sus tres hermanos y los seis hijos del anterior matrimonio de su padre. Incluso llegó a jugar en la liga de fútbol masculina, hasta que la vio un escritor mozambiqueño, José Craveirinha, a quien le extrañó que corriese tanto con balón como sin él. Le dijo que probase al atletismo, y comenzó a trabajar con su hijo Stelio, que había sido campeón nacional de salto de longitud en su época. A los 14 años ya era campeona de África de los 800, en 1988 fue a los Juegos Olímpicos de Seúl y en 1991 fue cuarta en el Mundial de 1991. Los contactos de Craveirinha le llevaron a Estados Unidos, donde podría progresar más. Aún adolescente, sin saber idiomas se fue de Maputo a Oregón, donde comenzó a entrenarse con Margo Jennings, con quien consiguió todos sus éxitos. También se entrenaba allí Kelly Holmes, con quien tuvo una gran amistad. Y comenzó a cosechar medallas. En los 17 años que ha estado en la elite, hasta 16 ha conseguido entre mundiales y Juegos Olímpicos, corriendo 192 carreras en menos de dos minutos. Sus rivales también han ido cambiando: Ana Fidelia Quirot, Svetlana Masterkova, Stephanie Graf, Jolanda Ceplak o Kelly Holmes. Pero ella siempre ha permanecido. De ahí que se le llame la atleta eterna... aunque ya vaya diciendo adiós. LA ATLETA ETERNA DICE ADIÓS Han sido muchas las generaciones de ochocentistas que Mutola ha visto pasar y siempre ha sobrevivido Mutola, Lewis, Petlyuk y Martínez, en la final de 800 grupo y Mayte Martínez no hizo nada por salir del último lugar, confiando en su punta de velocidad final. Así, hasta que faltaron dos vueltas, que es cuando la vallisoletana da un pequeño tirón- -no hacía falta mucho- -que le puso en segunda posición, aunque la lógica conservadora del grupo comenzó a trabajar pronto y dejaron a Mayte tercera, tras la australiana Lewis y la ucraniana Petlyuk. Efectivamente, las fuerzas estaban intactas. Lewis, que EFE España (25) 0 Nunca llegó a inquietar tiene su mejor marca personal en 2: 01.85 tenía guardado un último cambio para aguantar el acoso de todas sus demás rivales, mejores que ella en el ran- Mayte Martínez: Me perjudicó el ritmo tan lento de la carrera; así, cualquiera podía ganar en la recta final king. Pero, sobre todo, estaba fresca. Mutola salió disparada a por el oro. Pudo con Mayte, pero no con Petlyuk, quien tiene la misma marca del año que la mozambiqueña, pero 16 años menos, lo que es un dato. La única opción de medalla de Mayte Martínez era el bronce, pero tener que jugárselo ante María Mutola era mucho. Al final, cuarta y decepción en la delegación española. Ésta era una de las preseas con las que se contaba, pero sucumbió ante una carrera táctica. Una medalla, pobre balance del atletismo español, que compitió en casa Se había adelantado en las previas por parte de la Federación Española: las seis medallas de Birmingham sería tocar el cielo; lo normal es que hubiese dos o tres. Al final se ha quedado en una, la de bronce de Juan Carlos Higuero, lo que parece un pobre balance que no hace más que confirmar los malos augurios dichos tras el Campeonato de España. De los siete atletas que optaban a medalla, sólo Higuero cumplió. Arturo Casado se quedó al borde. Mala suerte para Josephine Onyia en las vallas, que se cayó cuando era bronce y optaba aún a la plata. Quiñónez perdió la oportunidad de su vida, lo mismo que Mayte Martínez en la final devaluada de los 800 y que dejó escapar por un error táctico. En los concursos, Ruth Beitia se topó con su muro de los dos metros, mientras las demás cumplieron. Fue cuarta. Concha Montaner no está al nivel de las mejores. Al final, peor que hace dos años en Moscú y eso que se jugaba en casa.