Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 s 3 s 2008 Campeonato del Mundo de Motociclismo s Gran Premio de Qatar DEPORTES 115 Pasini emula a Pedrosa y vence en su debut en 250 Debón y Barberá se molestaron en la puja por ganar y dejaron escaparse al italiano T. G. -M. Es un piloto con una velocidad envidiable, con un carácter ganador y su único problema era la impaciencia y la excesiva revolución que impone a las motos. Eso le sucedía en la categoría de 125. Ascendido a 250, Pasini (Aprilia) ya no sufre el handicap de quemar el motor del octavo de litro y la impaciencia la elimina con los triunfos. El italiano emuló a Pedrosa y venció en su estreno en MotoGP, una proeza que el español protagonizó en 2004. El loco Pasini ha demostrado que posee todas las virtudes para proclamarse campeón del mundo. Pero, como Aspar vivió en 2006, rendirá si escucha a sus directores y no se precipita en las carreras. Ahora, Pasini es un enemigo de Bautista, el líder de Jorge Martínez Aspar. Mattia le derrotó, entre otras cuestiones, porque Álvaro sufrió problemas con su neumático trasero. Pero si el italiano pretende competir con el español por el título, necesitará mantener esa serenidad en la pista que anoche sorprendió. Es un aviso para Álvaro (sexto en la carrera) para Barberá (segundo) y para Debón (cuarto) Fue un gran premio extraño. Bautista y Barberá se fugaron, obtuvieron tres segundos de ventaja sobre Alex Debón, Mattia Pasini y Mika Kallio y al final presenciamos el mundo al revés, Los perseguidores comenzaron una reconquista que al final se hizo realidad. Aspar sabía que Bautista no aguantaría en cabeza, porque presumía las dificultades que viviría con la goma de su rueda trasera. Héctor Barberá intentó superarle en dos ocasiones y a la segunda llegó la vencida. Le adelantó y se escapó en solitario, mientras Álvaro, como presagió su director, era engullido y descolgado por todos, el fugado y el triunvirato que le pisaba los talones. Debón dirigió entonces la caza del valenciano. La fusión se confirmó a falta de tres vueltas, para desgracia de los pilotos españoles, porque Alex y Héctor se colocaron al frente del cuarteto y un fallo en el cambio de marchas del castellonense, que le dejó en punto muerto al adelantar al valenciano, frenó a los dos españoles y permitió que Pasini les superara por el interior. El italiano se marchó hacia la victoria. Barberá pudo sujetar el segundo podio y Kallio le robó el tercero al castellonense. No estuvo mal, pero estamos mal acostumbrados. Punto muerto para Alex Gadea pasa la meta en primer lugar tras un fin de semana muy tenso, por culpa de una lesión AP Gadea encuentra el premio después del dolor Lesionado en una clavícula, el español superó el hundimiento moral y obtuvo un éxito inesperado en una lección de garra T. GONZÁLEZ- MARTÍN No podía contener las lágrimas. Rodó casi parado durante la vuelta de honor, porque el llanto empañaba el casco y no veía por donde conducía su Aprilia. En el podio tampoco pudo contenerse. Escuchar el himno español terminó por desatar todas sus emociones. Sergio Gadea (Puzol, 30- 12- 84) celebró el segundo triunfo de su vida en 125 c. c. como si fuera el epicentro de su carrera, la clave que dictará su futuro. Lesionado en un hombro tras sufrir un accidente en los entrenamientos previos, el valenciano dio una lección de pundonor y de superación a lo largo del fin de semana, una voluntad que al final encontró el premio de la victoria a la hora de la verdad. Su historia ejemplifica la épica que rodea a este deporte. Una luxación de clavícula estuvo a punto de llevarle de regreso a España y dejarle sin puntos en el estreno del campeonato. Gadea se hundió en un primer instante, para reaccionar posteriormente, ayudado por su equipo, por su novia y por su familia. Decidió disputar la carrera como fuese. Con el brazo en cabestrillo durante todos estos días, visitó a los médicos constantemente para poder competir. No admitía que esa dolencia pudiera frenar su participación en el debut del Mundial. Sergio y Talmacsi son los espadas del equipo Aspar y el objetivo del español es desbancar del trono a su compañero de equipo, campeón en 2007. Esa clavícula era un enemigo inesperado para intentar su explosión definitiva como aspirante al título. Menos mal que Aspar, sus ingenieros, sus mecánicos y sus familiares le salvaron del hundimiento moral. La victoria en Qatar es el colofón a su trabajo. Apoyado por todos, el piloto se montó en la moto en este gran premio. Con molestias y con la meta de subir al podio o de quedar entre los cinco primeros. Temía que el dolor le impidiera funcionar al máximo en las últimas vueltas. Nunca presagió que aspiraría al primer cajón. La suerte, por una vez, se alió con él. Talmasi se quedó sin motor cuando era líder, Raffaelle de Rosa chocó con Olivé en la pelea por las posiciones de cabeza y Sergio se escapó hacia el himno sin oposición. Olivé coronó la alegría hispana con la segunda plaza, mientras Stefan Bradl, a sus dieciocho años, disfrutaba del tercer cajón, el primero de su corta trayectoria deportiva. Los británicos Redding y Webb, quinto y sexto, expresaron el éxito de esa promoción de jóvenes pilotos que Dorna patrocina. Gadea y Olivé eran el muestrario de la veteranía. Los polos opuestos se tocan. Contra los elementos Pasini celebra su estreno triunfal en el podio AP Estuvo a punto de ser baja, pero con el brazo en cabestrillo quiso correr; Olivé, segundo, remató la fiesta