Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC ELECCIONES 9 M LUNES 10 s 3 s 2008 LA JORNADA ELECTORAL PECADOS CAPITALES MADRID 71 Muere una anciana mientras hacía cola para votar en Latina La normalidad presidió la jornada s Las puertas de algunos colegios fueron selladas con silicona ABC MADRID. Las 6.321 mesas electorales repartidas por toda la Comunidad y distribuidas en 984 colegios vivieron ayer una cívica jornada de votación que transcurrió con normalidad, pero que no se libró de varias anécdotas de relevancia. Sólo empañó la jornada la muerte de una anciana por infarto cuando se disponía a votar. Ocurrió en el colegio electoral San Alberto Magno, situado detrás de la Ermita del Santo (distrito de Latina) Según Emergencias Madrid, la mujer se había sentido indispuesta mientras esperaba su turno para introducir la papeleta en la urna. Tuvo que ser trasladada por agentes de la Policía Nacional y Municipal a los vestuarios del colegio. Una vez allí, sufrió una parada cardiorrespiratoria, y a pesar de los esfuerzos de los sanitarios del Samur- Protección Civil (que le aplicaron durante 35 minutos una reanimación pulmonar) la anciana falleció. La hermana de la víctima, que la acompañaba en ese momento, tuvo que ser atendida por psicólogos. La mujer apuntó que la fallecida tenía antecedentes de hipertensión. que la silicona se retiró fácilmente y tan sólo retrasó unos minutos su apertura. Varias anécdotas se produjeron en la Comunidad. Una de las que más se esperaba ocurrió en el municipio de Torrelaguna, donde un coleccionista de papeletas electorales solicitó una del Partido Hache, el que promovió la popular presentadora de televisión Eva Hache. Pero lo que el hombre no sabía es que esta formación retiró su candidatura la semana pasada, a pesar de que había cumplido con todos los trámites necesarios para crear su formación política y que incluso tenía publicidad gratuita en televisión. Por otra parte, Madarcos, el municipio con menor población de la Comunidad de Madrid, volvió a dar su apoyo al Partido Popular como ya lo hizo hace cuatro años y dio una lección de democracia, ya que fueron a votar el 82,35 de los apenas 34 habitantes que tenían derecho a voto. Mayte Alcaraz Candidatura retirada 9- M, NINGUNO CUBRE OBJETIVOS os socialistas han ganado, pero por menos de lo que esperaban y no han conseguido frenar al PP, que se consolida. A la vez, el PP ha perdido la mejor oportunidad de su historia para hacerse con un triunfo que España se merecía. Rajoy ha tenido durante esta legislatura un aliado inmejorable: Zapatero, con una gestión errática, tributaria de los extremismos más estériles y que ha colocado a España en la más absoluta inanidad en la esfera internacional. Con un mandato así, al PP le ha faltado creerse de verdad que era la alternativa al socialismo y moderar un discurso de puñetazo, quizá comprensible en los primeros meses de oposición, tras el shock de una pérdida inesperada del poder por la mala gestión del zarpazo terrorista, pero en absoluto justificable después. L Retrasos Para empezar, a primera hora de la mañana, varios colegios de la región se despertaron con las puertas cerradas con silicona, un hecho que se ha convertido ya en un clásico de cada convocatoria a las urnas. La delegada del Gobierno en Madrid, Soledad Mestre, indicó que los colegios con las puertas selladas fueron muy pocos y Por ello, el más que meritorio resultado popular, que ha conseguido reducir a 15 escaños la diferencia con el PSOE, no es suficiente para un partido de centro- derecha que no volverá a gobernar mientras no se convenza de que hay un caladero de votos dispuesto a comer en su mano el día (Aznar lo consiguió) que su discurso recupere la sustancia de centro- reformista que tantos réditos reportó al PP. Rajoy no es mal candidato para hacer esa catársis; quizá sólo tiene que ser él mismo y no dejarse llevar por los cantos de sirena que tanto le han perjudicado en estos años. Y con él, Zapatero tendrá que administrar mejor una victoria que los socialistas han obtenido gracias a una movilización espectacular, equiparable a la de hace cuatro años, con la convulsión del asesinato de 191 personas, y a los errores de Génova. Ninguno cubre sus objetivos; pero ninguno se ha dado un batacazo de órdago como se vaticinaba. Estos resultados tan sólo pueden servir para que el reelegido presidente del Gobierno temple sus políticas y el líder de la oposición por fin se convenza de que Moncloa no está tan lejana. Por cierto, dos ausencias en el balcón de la melancolía: Gallardón y Aguirre.