Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10- -3- -2008 Obama obtiene una cómoda victoria frente a Hillary en los caucus de Wyoming 59 Los cambios que vienen Habrá un reajuste gubernamental mientras los socialistas se disputan el liderazgo J. P. QUIÑONERO PARÍS. Las elecciones municipales precipitarán dos cambios políticos de calado mediano: un cambio de gobierno de carácter técnico y el lanzamiento de una disputa de fondo entre rivales al liderazgo de la izquierda socialista. La extrema derecha, el PCF y los Verdes se confirman como fuerzas relativamente marginales, cuya modesta implantación municipal no podrá influir de manera determinante en la gestión de las grandes ciudades, con la excepción de París. Los centristas solo tienen una implantación significativa pero marginal en la escena nacional. Tal equilibrio en la geografía política municipal, entre la derecha moderada de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) de Nicolas Sarkozy y el Partido Socialista (PS) solo aconseja maniobras tácticas de alcance limitado. Malparado en los sondeos, el presidente procederá a un reajuste técnico de su gobierno, tras la segunda vuelta del domingo día 16. Hombre fuerte del gobierno, François Fillon, primer ministro, será confirmado con nuevos poderes, al ser hoy el político más popular de Francia, por delante de Sarkozy y Ségolène Royal. En torno a Fillon, Sarkozy prepara un nuevo gobierno que deberá responder al mismo esquema político de fondo: apertura al centro y la izquierda independiente, con mayoría de personalidades reformistas y llamativa presencia de mujeres. A la izquierda socialista, el PS está condenado a continuar en la oposición hasta las elecciones presidenciales de 2012. De ahí que estas municipales relancen de manera significativa la disputa por el liderazgo socialista. Previsiblemente reelegido de manera triunfal, Bertrand Delanoe, alcalde de París, aspira a convertirse en el líder y candidato a presidente de todas las familias socialistas. Hasta ayer, varias personalidades aspiraban al liderazgo del PS, encabezadas por Ségolène Royal, candidata derrotada hace un año, y Dominique Strauss- Kahn, presidente del FMI. Tras las municipales, Bertrand Delanoe se convierte en un nuevo aspirante al liderazgo, consolidado su feudo municipal en la alcaldía de París. Sarkozy ha confirmado que su nuevo gobierno deberá proseguir el proceso de ruptura con veintitantos años de arcaísmos de izquierda (Mitterrand) y derecha (Chirac) abriéndose a una Francia multicultural. Fillon, el hombre fuerte Nicolas Sarkozy, tras emitir su voto en París AFP