Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 ELECCIONES 9 M ESPAÑA LA AMENAZA TERRORISTA LUNES 10 s 3 s 2008 ABC Observadores traídos por ANV amenazaron con regresar a su país tras el atentado J. P. MADRID. Al menos cinco de los dieciocho observadores europeos invitados por Batasuna- ANV al País Vasco y Navarra para escenificar una supuesta falta de libertades por la ausencia en el proceso electoral de la denominada izquierda abertzale amagaron con abandonar la delegación y regresar a su país tras el asesinato a manos de ETA del ex conejal del PSE en Mondragón Isaías Carrasco. Al final, presionados por representantes de ANV, entre ellos Mariné Pueyo y Arantza Urkaregi, optaron por permanecer en la misión Entre estos observadores europeos hay abogados, periodistas, concejales y parlamentarios de, entre otras naciones, Alemania, Bélgica, Italia e Irlanda, que simpatizan con movimientos radicales y nacionalistas de sus respectivos países. A principios de año, representantes de ANV realizaron una gira europea para captar estos observadores, con escaso resultado, ya que si la pretensión inicial era invitar a una treintena, algunos de ellos de cierto renombre internacional, al final sólo accedieron dieciocho, desconocidos incluso en sus propios países de origen. Además, no han podido entrevistarse ni con el lendakari, ni con otros representantes políticos, tal y como era la pretensión de los anfitriones. El atentado de la T- 4 y la posterior ruptura formal de la tregua ha escarmentado a muchos mediadores internacionales, que consideran que se habían comprometido demasiado como para que la banda de Ternera dinamitara por sorpresa el proceso de paz que avalaban. Los proetarras de la peña Herri Norte profanaron la memoria de Isaías Carrasco al reventar el minuto de silencio EFE Proetarras boicotean en San Mamés el minuto de silencio por Carrasco La peña Herri Norte lanzó silbidos y abucheos contra la memoria del ex edil asesinado por ETA, por lo que el árbitro acortó el minuto a ocho segundos A. LARDIÉS BILBAO. Una jauría de filoetarras, parapetada en la peña denominada Herri Norte impidió ayer, con pitidos y abucheos, que los espectadores del estadio de San Mamés que acudían al encuentro entre el Athletic de Bilbao y el Valladolid mantuviera un minuto de silencio en recuerdo del ex concejal del PSE en Mondragón Isaías Carrasco, asesinado el pasado viernes por ETA. Incluso en las guerras convencionales se respeta a los muertos del otro bando. En la guerra sucia de ETA, los batasunos ni eso. Jalean a los pistoleros y, después, pisotean la memoria de sus víctimas. Ponen nombre de sanguinarios pistoleros a calles y parques infantiles de los municipios vascos; profanan la tumba de Gregorio Ordóñez y, ayer, en la catedral reventaron el sencillo homenaje que el mundo del fútbol pretendía rendir a la última víctima de la banda de Ternera Ellos, los batasunos, que aguantan días sin enterrar a sus muertos etarras, los que caen como consecuencia de sus propias bombas, para exhibirlos por los pueblos y así prolongar en el tiempo su aquelarre propagandístico, no permiten que se honre la memoria dignas de quienes caen a manos de ETA. Ayer, cuando a las cinco de la tarde el colegiado valenciano Ángel Ayza Gámez, encargado de dirigir el encuentro, señalaba el inicio del minuto de silencio como rechazo al último atentado de la banda terrorista, los energúmenos, situados en el fondo norte de San Mamés, donde se sitúan habitualmente los integrantes filoetarras de Herri Norte emitieron silbidos y abucheos en un intento de boicotear el homenaje a la memoria del trabajador Isaías Carrasco. Envalentonados, profirieron también gritos a favor de los presos. Al final, una decena de cómplices Presionados A los observadores europeos les sorprendió el asesinato de Mondragón en plena gira. Al menos cinco de ellos, podrían ser más, mostraron su malestar al considerar que les dejaba en una situación complicada. Incluso, llegaron a amenazar con regresar de inmediato a sus países de origen. Las portavoces de ANV Arantza Urkaregi y Mariné Pueyo lograron convencerles para que mantuvieran la misión, con el argumento de que el atentado no era sino expresión dramática del conflicto político y armado que vive nuestro pueblo y que por ello se hace más necesaria que nunga una resolución por la vía de la negociación Se impone la minoría Jugadores del Athletic durante el frustrado minuto de silencio del terror logró reventar el silencio de 32.000 aficionados. Algunos de estos sí reprobaron la actitud de los provocadores, pero fue insuficiente. Mientras los jugadores del Valladolid se abrazaban, los del Athletic de Bilbao permanecían en sus puestos. Hubiera sido mejor, dadas las circunstancias, que el silencio de estos 32.000 aficionadfos se hubiera tornado en gritos como ETA asesina para aca- EFE llar a los malnacidos. Así pues, el árbitro decidió pitar el comienzo del partido cuando apenas habían transcurrido ocho o diez segundos del malogrado minuto de silencio. Un minuto demasiado corto. Es la primera vez en su historia que el club vizcaíno acuerda un minuto de silencio por una víctima de ETA, aunque lo hizo atendiendo a la recomendación de la Liga de Fútbol Profesional