Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ELECCIONES 9 M ESPAÑA EL PAÍS VASCO Patxi López Secretario general del PSE María San Gil Presidenta del PP vasco LUNES 10 s 3 s 2008 ABC Íñigo Urkullu Presidente de la ejecutiva del PNV El PNV pos- Imaz no sólo no ha logrado atraerse el voto de la denominada izquierda abertzale sino que ha perdido apoyo y, con ello, un diputado Los socialistas vascos son los vencedores en esta Comunidad Autónoma. El asesinato de Carrasco ha podido movilizar a su favor el voto de los indecisos Los populares vascos, arrinconados durante toda la legislatura por el resto de los partidos políticos, han perdido uno de sus diputados en Vizcaya El notable retroceso del PNV pone en cuestión la celebración del referéndum El PSE sale fortalecido, EA desaparece del Congreso y ETA fracasa en su intento de reventar las elecciones M. LUISA G. FRANCO BILBAO. Por primera vez en la historia, el PSE ha aventajado al PNV en número de escaños por Vizcaya, el feudo tradicional del partido dirigido ahora por Íñigo Urkullu. El PNV ha sido el gran derrotado en estas elecciones en el País Vasco, después de un cambio de rumbo que provocó el pasado enero la sustitución de Josu Jon Imaz por Íñigo Urkullu al frente del partido. El electorado no ha respaldado a la nueva dirección del PNV que abandonó la políti, ca de acercamiento al PSOE y apoyó la convocatoria de referéndum anunciada por el lendakari, Juan José Ibarretxe, para el próximo octubre. Los datos de las elecciones de ayer ponen en duda la posibilidad de que el PNV y sus socios de Gobierno, EA e IU- EB, consigan de ese referéndum los resultados esperados y dan la razón al anterior presidente del PNV Josu Jon Imaz, que cuestionaba la convocatoria de la consulta con ETA en activo. El PNV se queda con seis escaños, perdiendo un acta por Vizcaya. Los socialistas confirman el ascenso que obtuvieron en los pasados comicios municipales y forales en el País Vasco, fortalecidos también por la forma en que han gestionado las horas posteriores al asesinato de su ex concejal de Mondragón Isaías Carrasco. El PSE gana un escaño en Guipúzcoa, pasando de dos a tres en esa provincia y arrebatando a EA su única acta de diputado, y otro en Vizcaya. Los populares pierden por muy pocos votos su segundo diputado por Vizcaya, pasando de cuatro actas en el País Vasco a tres, uno por cada provincia. Los socios del Gobierno de Juan José Ibarretxe no obtienen representación. Ni EA, que la tenía hasta ahora, ni IU- EVOLUCIÓN ELECTORAL DEL PNV En escaños 25 EVOLUCIÓN ELECTORAL DE HB En votos 1979 1982 1986 HB 149.685 175.857 193.724 30.632 128.568 174.655 154.853 104.017 317.764 534.059 Abstención Nulos 526.922 En 2004, Batasuna pidió el voto nulo 20 15 1989 1993 8 7 8 6 5 5 5 7 7 6 1996 2000 2004 1977 1979 1982 1986 1989 1993 1996 2000 2004 2008 2008 10 523.655 505.605 654.667 451.603 553.659 ABC 5 0 EB, ni Aralar. A pesar de su llamamiento al voto útil, el PNV no ha recogido los votos de sus socios, sino que éstos han ido a la abstención que ha pedido el entorno etarra. Los llamamientos a la participación que han realizado todas las fuerzas políticas tras el atentado mortal de ETA casi al cierre de la campaña electoral no han impedido que los proetarras alcanzan un apoyo de más del 11 por ciento del electorado, contabilizando la diferencia entre la abstención de ayer, que fue del 36,90 por ciento, y la de hace cuatro años, que se quedó en el 25,03 por ciento. En el conjunto del País Vasco, Batasuna consiguió en 2004 un respaldo del 6,7 por ciento al llamamiento que hizo entonces al voto nulo, descontando del 7,75 por ciento de nulos el 1,06 por ciento de nulos de las anteriores elecciones generales, en las que lo que pidieron los proetarras fue la abstención. Cuatro años antes, en 2000, los proetarras obtuvieron el apoyo a su llamamiento Un diputado menos por Vizcaya, que pierde el PNV El descenso de población ha hecho perder a Vizcaya un diputado, pasando de nueve a ocho. PNV y PP intentaron durante la campaña electoral evitar que fuera su escaño el que desapareciera y ambos se quedaron sin un acta de diputado en esa provincia, ganando una de ellas el PSE. El PNV sufre en Vizcaya una doble derrota, al quedar por detrás del PSE en número de escaños y en votos y al observar el crecimiento de los socialistas a pesar de que esta provincia pierde un diputado. Se da además la circunstancia de que Vizcaya no sólo ha sido tradicionalmente el feudo del PNV sino el territorio controlado teóricamente por el nuevo presidente del partido, Íñigo Urkullu. a la abstención de un 11,5 por ciento del electorado, descontando de la cifra de quienes no acudieron entonces a las urnas, el 35,52 por ciento, el 24,09 de las siguientes elecciones generales, en las que el llamamiento fue al voto nulo. La presión de los proetarras a favor de la abstención, evidenciada especialmente en municipios con gobiernos de ANV como Mondragón, tuvo resultados en Guipúzcoa, donde la diferencia entre la abstención de hace cuatro años, un 26,42 por ciento, y la de ayer, un 42,22 por ciento, fue de un 14,77 por ciento. La consigna de ETA y de las organizaciones políticas de su entorno fue, sin embargo, seguida por un 8,19 por ciento de los electores en Vizcaya, donde la abstención hace cuatro años fue del 23,21 por ciento, mientras que este año fue del 32,36 por ciento, y en Álava, donde en las anteriores elecciones generales no acudió a las urnas el 22,13 por ciento del electorado y ayer el 29,55. Presión proetarra El asesinato del ex concejal socialista de Mondragón Isaías Carrasco no hizo que la bolsa de votos del entorno etarra disminuyera en Guipúzcoa, donde superó el 11 por ciento de hace cuatro años y llegó al 14,77. Entonces Batasuna, que tampoco pudo presentarse a las elecciones, pidió el voto nulo, que en Guipúzcoa fue del 11,7 por ciento. Teniendo en cuenta que cuatro años antes, en 2000, ese voto nulo se limitó a un 0,86 por ciento en esta provincia, los proetarras habrían superado posiciones. En Vizcaya, el respaldo a las organizaciones políticas afines a ETA habría pasado del 5 al 6,78 por ciento del electorado, si se contabilizan votos nulos en 2004 y abstención en las elecciones de ayer, siempre con el correctivo de descontar el 1 por ciento de nulos que hubo en Vizcaya en las elecciones previas y la abstención no imputable al entorno etarra. En Álava la situación ha sido similar a Vizcaya, pasando los proetarras de un 3,3 por ciento en 2004 a un 6,78 por ciento.