Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC ELECCIONES 9 M LUNES 10 s 3 s 2008 PROTAGONISTAS DEL PSOE María Teresa Fernández de la Vega Vicepresidenta primera del Gobierno en funciones ESPAÑA 17 Jesús Caldera Ministro de Trabajo en funciones José Bono Candidato del PSOE por la circunscripción de Toledo Se quedó dolido en 2004 porque aspiraba a una vicepresidencia del Gobierno. Pese a los malos datos del paro, Zapatero le podría premiar ahora Su continuidad no es segura, debido a que el líder socialista le propuso en 2007 ser candidata a la Alcaldía de Madrid por unos supuestos celos políticos Zapatero le prometió la Presidencia del Congreso, pero los nacionalistas han cuestionado su designación. La política de pactos decidirá Continuidad para el núcleo duro del Gobierno y renovación del resto La principal incógnita será conocer si los dirigentes nacionalistas o de IU entran en en el nuevo Ejecutivo debido a la política de pactos del PSOE J. L. L. MADRID. Una de las grandes diferencias entre el PSOE histórico y el partido que lidera José Luis Rodríguez Zapatero es que la formación socialista se ha convertido durante los ochos años de su liderazgo en un partido marcadamente presidencialista. Neutralizados algunos dirigentes históricos- -como José Bono, Alfonso Guerra, José Borrell, Joaquín Almunia, Javier Solana y Francisco Vázquez- -y casi jubilados otros- -Felipe González, Manuel Marín y Juan Carlos Rodríguez Ibarra- lo cierto es que Zapatero no cuenta con oposición interna en el PSOE. Todo el mundo dentro del partido es consciente de que la mano derecha de Zapatero se llama Zapatero. Tras su amplia sonrisa, que utiliza como arma de seducción, se esconde, sin embargo, un político bregado en el funcionamiento de los partidos. Que bajo su guante de seda se esconde un puño de hierro lo saben bien tanto adversarios como compañeros que se han cruzado en su camino: nunca tiene prisa ni pierde las formas amables, pero la lista de damnificados es larga. De aquel núcleo de jóvenes parlamentarios socialistas- -como Jesús Caldera, José Sevilla, Juan Fernando López Aguilar, José Blanco, Carme Chacón, Trinidad Jiménez, Germà Bel y Antonio Cuevas- -que decidió acompañar a Zapatero en la formación del grupo Nueva Vía -que se hizo con las riendas del PSOE en julio de 2000- -ya sólo queda la mitad en la primera línea de la batalla política. Todas las señales que ha lanzado Zapatero en los últimos meses apuntan a que el líder socialista mantendrá el núcleo duro de su Gobierno y re- Diego López Garrido votó en un colegio de Aravaca novará el resto. La incógnita que se plantea es saber si la política de pactos llevará a incluir en su Gabinete a dirigentes de partidos nacionalistas o Izquierda Unida. Una de las constantes de la CHEMA BARROSO política española es que, cuando un presidente del Gobierno gana de nuevo elecciones y tiene que designar nuevo Gabinete, normalmente aumenta el número de ministros y también la nómina de vicepresi- dentes. Uno de ellos, está ratificado expresamente: será Pedro Solbes, quien, contra todo pronóstico- -puesto que él había hablado de que estaba interinamente en el Gobierno, incluso apuntando que sólo por dos años- continuará al frente de la economía. Previsiblemente, también se mantendrá Alfredo Pérez Rubalcaba en premio por el trabajo en la sombra que ha realizado junto a Zapatero, en los asuntos más complicados de la legislatura, especialmente en la negociación con ETA. Otro de los firmes candidatos a asumir más responsabilidad en el nuevo Gobierno es Jesús Caldera, que quedó dolido cuando Zapatero formó su primer Gabinete y sólo le nombró ministro de Trabajo. Otra duda es saber qué pasará con María Teresa Fernández de la Vega y José Blanco. El secretario de Organización no oculta que le gustaría dar el salto al Gobierno. En cuanto a la desde hoy vicepresidenta en funciones, la cuestión es más complicada. El líder socialista podría volver a contar con ella tras el intenso trabajo que ha realizado en La Moncloa durante la legislatura. Pero también es cierto, que, cuando se planteó la posibilidad de que Fernández de la Vega fuera candidata a la Alcaldía de Madrid, uno de los comentarios que circuló era que Zapatero quería quitársela de en medio por celos políticos hacia ella.