Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 GENTE DOMINGO 9 s 3 s 2008 ABC UNA ESTRELLA QUE, COMO EL VINO, MEJORA CON LOS AÑOS La actriz lucía pelo rizado en ABC 1985, cuando protagonizó junto a Richard Chamberlain Las minas del Rey Salomón En 1995 se convirtió en mito ABC erótico con Instinto básico donde se metía en la piel de la sensual Catherine Tramell ABC Stone se cortó su rubia melena en 1998 para rodar una historia de ciencia- ficción, Sphere de Barry Levinson AP Corría el año 2005 cuando aparecía así de deslumbrante en la 58 edición del Festival Internacional de Cine de Cannes REUTERS La actriz, defensora de causas humanitarias, en 2006, a su llegada a una gala para recaudar fondos contra el sida (Viene de la página anterior) un capítulo en American Vertigo de Bernard- Henry Lévy o apareciendo rutilante en estrenos o festivales. En Cannes, en 2005, cuando Flores rotas ganó la Palma de Oro, dejó a todo el mundo con la boca abierta. Tanto que empezó la leyenda de los retoques que ella siempre ha negado (demandó a un cirujano plástico de Beverly Hills que había alardeado de que su exclusiva técnica estaba detrás del rostro de la Stone) En junio de ese mismo año, la edición italiana de Vogue publicaba el ya famoso reportaje del fotógrafo Steven Meisel titulado Makeover madness protagonizado por supermodelos de caras vendadas recobrándose en un hotel de lujo. Linda Evangelista hacía de Sharon Stone. Era un homenaje a la Stone, que presuntamente se había puesto a punto quirúrgicamente antes de su triunfal aparición en Cannes y presuntamente se había recuperado en el Carlysle. Russel Crowe no ayudó a desmentir la cirugía cuando dijo que parecía que habían cambiado muchas cosas en ella. Aunque no se trata sólo de operarse (no hay más que echar un vistazo a la pobre cara de Jessica Lange en Flores rotas Madre de tres hijos adoptados, Sharon Stone ha dejado de casarse desde que en 2004 se divorció de Phil Bronstein, el editor del San Francisco Examiner Había tenido dos maridos anteriormente: George Englund (hijo de Cloris Leachman) y Michael Greenberg, el productor de McGyver. Ahora la editora es ella. En Dirty tricks será Katherine Graham. Algo aparentemente tan ridículo como que Michelle Pfeiffer hiciera de Margaret Tatcher. Por cierto, la Pfeiffer cumple los 50 en un mes. Madonna, en una imagen tomada en Hollywood en 2007 AP Michelle Pfeiffer, el año pasado en Londres AP Michelle Pfeiffer y Madonna, otra gran cosecha del 58 A. A. MADRID. Media humanidad jamás le habría perdonado a Rutger Hauer que hubiera engullido a Lady Halcón a solas en la madrugada. Dos amantes son condenados a vivir juntos, pero nunca unidos: ella es halcón de día, él lobo de noche. Ese año, 1985, media humanidad se aficionó al arte de la cetrería, buscando desesperadamente en sus halcones la sublime belleza de Michelle Pfeiffer. Desde entonces media humanidad concedió la dulce libertad al halcón Pfeiffer, bebió tequila, se embrujó en Eastwick, se alió con Batman, soñó una noche de verano con ella, íntima y personal, y conoció el precio del poder, mientras los Beatles cantaban ¡Michelle, ma belle. My Michelle! Nominada tres veces al Oscar, ha protagonizado 50 películas. Antes no había adjetivos para describirla, hoy no existen palabras (Cuéllar dixit) Entretanto, Madonna celebrará el día de la Ascensión de la Virgen- -16 de agosto- -su primer medio siglo confesándose a medias, cincuenta años buscándola desesperadamente, y encontrándola en la cama con Antonio Banderas. Reina del pop y musa del cine- -más de cien interpretaciones- abonada a Grammys y Globos de Oro, ha hecho saltar la banca en un año: fue la cantante femenina que más discos vendió en el mundo. Las tentaciones rubias de la gran cosecha del 58 viven aquí arriba, a los 50, descorchando talento como un caramelo fuerte.