Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9- -3- -2008 El nivel de los mares durante el Cretácico era 170 metros más elevado que el actual 91 Tipos y locos geniales, Mingote se enorgullece de haber ilustrado el libro y aprendido con las venturas y desventuras de estos galácticos del tubo de ensayo y laboratorio: Sí, sí, eran unos locos geniales. Y fantásticos, y todos han contribuido a que nosotros estemos aquí tomando café con leche, porque si no, hoy estaríamos en las cavernas, usted y yo, con una porra. O sea, que a ellos les tenemos que agradecer que podamos estar aquí, que hayamos subido en un ascensor, que nos llamen por teléfono, que te hayan puesto penicilina, que tengamos agua corriente. Todo se lo debemos a estos tipos. Tenemos una gran deuda con ellos, y ¡coño! hay que reconocerlo ¡Viva la Ciencia! debería ser una obra imprescindible, obligatoria en la escuela: ¡Alto! -nos detiene el maestro- A mí la palabra obligatoria me cae fatal, pero bueno, no estaría mal que la leyeran los chicos, y que aprendieran a quién le deben todo lo que tienen ¿Educar a la chiquillería, don Antonio? A los sabios les debe- Shakespeare, y a Cervantes... Yo los dibujé sueltos, y luego hice una especie de puzzle, y al contar los cuarenta comprobé que me faltaba uno, o una: la señora Curie. Freud es un tipo también muy atractivo, aunque está muy cuestionado por los científicos. Ya empiezan a sacarle los trapos sucios. Pero bueno, no importa. Con trapos sucios, y todo, han contribuido a civilizarnos... Lo de Lavoisier, al que guillotinaron, es una barbaridad propia de un periodo revolucionario. No significa más que eso. Otros muchos han sufrido persecución, fíjese si no en Galileo cuenta maravillosamente la ciencia el dibujante. Barbilampiño estudiante de letras más que de ciencias, Antonio Mingote confiesa que cuando leyó el libro se quedó deslumbrado, aunque sigo siendo un ignorante en ciencias ironiza. Y concluye: Yo estoy muy orgulloso de haber contribuido a este libro con mis dibujos, y Sánchez Ron ha hecho un trabajo admirable. Mire, aquí está don Santiago Ramón y Cajal. ¡Menos mal que hemos puesto a uno de los nuestros ahí! ¡Qué tipos! Y hay muchos fantásticos que no están aquí, porque los científicos del llamado segundo escalón también son de mucho cuidado. Aquí están los cuarenta fundamentales, a nuestro juicio, pero hay muchos otros que son extraordinarios Antonio Mingote reconoce que no hace más que repetir lo que me han dicho los sabios con los que me trato. ¿A que no sabía usted que de todos los sabios investigadores que han existido en la Historia el 80 por ciento están vivos en la actualidad. ¡Fíjese qué disparate! Puede que más. Es fantástico. Es una cosa increíble. Hemos vivido, estamos viviendo un tiempo asombroso ¿Cómo podíamos vivir antes sin la ciencia de las nuevas tecnologías? Pues no lo sabemos. Mire, todas las caras para hacer los retratos de estos sabios geniales los he sacado de internet, los he buscado y los he encontrado, aunque de muchos tenía fotos de siempre, de toda la vida. Ojalá los dibujos fueran tan buenos como es el libro Lo son, mientras comprobamos a través del trazo prodigioso de Antonio Mingote que Descartes está ahí: dibujando, luego existiendo. El 80 por ciento están vivos Antonio Mingote, durante la conversación mantenida con ABC en su casa mos todo lo que somos, bueno, matizo, casi todo lo que somos. Vamos a dejar una parte también para los creadores, para los artistas explica. Mingote reconoce que con la lectura de los textos de Sánchez Ron ha aprendido, y aprehendido: Lo que ha escrito José Manuel en el libro es apasionante, muy interesante; está repleto de noticias sorprendentes, fantásticas. Él me propuso la idea, y yo la acepté en el acto porque me pareció una historia estupenda. En principio era un libro para niños, pero no es para niños. Es mucho más que para niños Para niños, y para mayores con o sin reparos. ¡Qué personajes más apasionantes hay aquí! comenta el titán del trazo mientras ojea las páginas de ¡Viva la Ciencia! Pitágoras, Aristóteles, Euclides, Arquímedes, Ptolomeo, Copérnico, Vaesalio, Kepler, Galileo, Descartes, Newton, Leibniz, Harvey, Linneo, Eluer, Lavoisier, Gauss, Faraday, Lyell, Darwin, Helmholtz, Mendel, Pasteur, Thomson, Maxwell, Mendeleiev, Cantor, Ramón y Cajal, Poincaré, Hilbert, Marie Curie, Planck, Rutherford, Einstein, Bohr, Hubble, Heisenberg, Gödell, Crick, y Watson. Nada elementales y sí muy principales: 40 genios, sabios, queridos e imprescindibles científicos. En general la gente de la cultura- ¡Dios mío! y voy a tocar madera porque esa palabra empieza a estar muy desprestigiada- -nos hemos dedicado más a los literatos, a los artistas, a los creadores, y no tanto a los científicos que son igual de apasionantes, y nada aburridos, que los anteriores- -explica don Antonio- Pero en fin, a nosotros nos han distraído más, y tampoco es más fácil entender un cuento que una ecuación ¿La gente se acercará más a la ciencia con este libro? Es necesario que se sepa, que conozcan estas cosas. Sobre todo hay que ser agradecidos, y saber lo que les debemos. Casi todo lo que somos se lo debemos a ellos, a los científicos, y a Lo que les debemos a los sabios Supongo que Newton dijo muchas tonterías, aunque es natural. Los sabios también las dicen, pero eran maravillosas La gente de la cultura nos hemos dedicado más a los literatos, a los artistas, y no tanto a los científicos, que son igual de apasionantes Hay que ser agradecidos Más información sobre el libro: http: www. ed- critica. es