Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo DOMINGO 9- -3- -2008 ABC Las Meninas de la Ciencia: los 40 principales sabios e inventores, dibujados por Antonio Mingote, quien se autorretrata junto a Sánchez Ron en el ángulo superior derecho Mingote, el Velázquez de la Ciencia El dibujante ilustra el libro ¡Viva la Ciencia! escrito por José Manuel Sánchez Ron. Una obra desde la que se ofrecen lecciones magistrales para ayudar a que la ciencia no sea extraña, objeto o actividad arcana, oscura, al alcance de unos pocos POR ANTONIO ASTORGA FOTO SIGEFREDO MADRID. Antonio Mingote amanece muy temprano todos los días. Camina por Madrid y ve salir el sol. Pura maravilla. Le entrevistas el jueves en su hogar, siempre al sublime cuidado de su alma, Isabel, y el viernes te lo encuentras en Cibeles, cubierto por un sombrero, y abrigado para combatir el viento que azotaba las calles de Madrid. Desde hace más de medio siglo Antonio Mingote llena ABC con su talento, ingenio, inteligencia, sabiduría, bonhomía... Mingote ha hecho muchos dibujos. De todas las clases: pinturas, carteles, bocetos... Y así fue bautizado como el Picasso de los periódicos Pero a partir de ahora será el Velázquez de la Ciencia ¿Recuerdan Las Meninas Año del Señor de 1656. A la izquierda y delante de un gran lienzo, el espectador ve al autor de la obra, Diego de Velázquez. Está de pie, y mantiene en sus manos la paleta y el pincel, en una actitud pensativa, como si examinase a sus modelos antes de aplicar otra pincelada. Trabajaba en Las Meninas Muchos años después, Antonio Mingote ha pintado un gran cuadro de familia: Los 40 principales de la Ciencia -que ustedes pueden admirar arriba- -rodeado de grandes sabios, y en el que se retrata junto a Sánchez Ron como testigo de de aquellos saberes. José Manuel Sánchez Ron y Antonio Mingote publican ¡Viva la Ciencia! (Crítica) obra que sale a la venta el Día del Padre, y que está dirigida a niños, jóvenes, adultos y mayores Nunca es tarde para aprender. En especial- -confiesan- -nos gustaría que estas páginas pudiesen servir para que todos aquellos a los que les fue negada (o rechazaron) la luz que da la ciencia puedan familiarizarse ahora con algunos de sus contenidos y características Dibujar a los 40 principales de la ciencia le ha costado mucho a don Antonio, como el ocupado lector advertirá: Mire, cuando ya tenía el dibujo terminado los conté y me salían ¡treinta y nueve! -nos explica el genio- ¡Pero bueno! Me faltaba uno, o una: Marie Curie, la única señora. ¡A mí, que creo que no soy sospechoso de ser machista! se me había olvidado la única mujer entre los cuarenta principales. Ahí están Mendel, Copérnico, los griegos, Arquímedes, Pitágoras, Euclides, Einstein, con su violín, y un español, Santiago Ramón y Cajal, con su microscopio, Copérnico y Galileo... Mingote, que se define como ilustrador le agradece a José Manuel Sánchez Ron que figura como coautor del libro: Es un favor que me hace José Manuel. Digamos que es una exageración que yo sea coautor se disculpa el maestro de energía pictórica, que ironiza: Yo soy muy mal caricaturista personal, y lo que más me ha costado ha sido hacer las caricaturas de todos estos sabios y auténticos genios, y que sean más o menos parecidas a ellos Para Mingote, la Ciencia que él ilustra y Sánchez Ron explica es una historia interminable, y apasionante: He hecho los dibujos con mucha afición, porque la historia de los científicos es asombrosa... Está repleta de proyectos, de fracasos, de éxitos, de rivalidades... Es una novela apasionante, y a mí me ha cautivado ¿Se espiaban entre ellos? Había de todo: colaboración, y naturalmente entre los hombres de un mismo oficio como éstos pues hay una cierta hermandad explica el Velázquez de la Ciencia. ¿El científico que más atrae al mago del dibujo, como es Mingote? Hombre- -responde- a mí el que me chifla más es Einstein, por su enorme personalidad. Pero hay otros con una personalidad fantástica, casi todos, porque si no no se dedicarían a esto. Me atrae mucho la figura de Newton porque era mucho más que un científico: era un místico. Supongo que dijo muchas tonterías en su vida, pero es natural, ¿cómo no van a decir tonterías? Los sabios también dicen tonterías, pero eran maravillosas Me chifla Einstein Marie Curie, la única señora