Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9 s 3 s 2008 Empresa ECONOMÍAyNEGOCIOS 47 Wulf Bernotat, presidente de E. ON, durante la rueda de prensa que ofreció el pasado jueves en Dusseldorf para presentar los resultados de la compañía AFP E. ON, el gigante despiezado La repentina decisión de la alemana E. ON de vender su red eléctrica de alta tensión, después de que la CE la investigara por prácticas contrarias a la competencia, puede abrir la vía a que otras empresas sigan sus pasos, lo que podría ser el principio de la liberalización MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. La Comisión Europea ha conseguido un triunfo en la cruzada que tiene desde hace meses contra los grandes monopolios energéticos europeos a cuenta, según ella, de que impiden la entrada a nuevos competidores con lo que restringen la competencia. Y, de manera inesperada, ha sido E. ON quien le ha brindado la medalla. La empresa alemana anunció a finales de febrero que pondrá a la venta su red de distribución de electricidad a un operador que no tenga presencia ni en producción ni en comercialización de energía. Además, venderá también el equivalente al 20 de su capacidad de generación de electricidad a sus competidores. Ahora bien, E. ON no ha hecho todo ésto voluntariamente sino que la comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, lleva años investigando a esta empresa por supuestas prácticas contrarias a la competencia. Finalmente la empresa presidida por Wulf Bernotat se ha rendido y ha llegado a un acuerdo con Bruselas ante la posibilidad de tener que enfrentarse a elevadas multas por sus, hasta el momento, sólo supuestas prácticas anticompetencia. Lo que ha ocurrido, además, es que este acuerdo, que se ha negociado durante el último mes, se ha producido completamente al margen del Gobierno alemán, que ha defendido con uñas y dientes a sus empresas energéticas de las ansias liberalizadoras de Bruselas. La canciller alemana, Angela Merkel, cuenta además con el apoyo de Francia en esta batalla por mantener sus empresas integradas verticalmente en un continente donde muchos países han liberalizado ya sus sectores energéticos, Reino Unido y España entre ellos. La Comisión Europea, por su parte, confía en ser igual de persuasiva con los otros grandes grupos, como es el caso de la también alemana RWE y la francesa EDF. La incógnita es, tras el movimiento realizado por E. ON, cuál será la posición que defenderá el Gobierno alemán en los consejos de ministros de Energía de la Unión Europea, o lo que es lo mismo, si apoyará con el mismo ahínco su oposición a la separación patrimonial que defiende Bruselas. En cualquier caso, los expertos consideran que la decisión tomada por E. ON se interpreta como que, efectivamente, la Comisión Europea tenía serias pruebas de prácticas anticompetencia contra ella, como la fijación de precios de la energía en los mercados mayoristas, entre otras. Estas pruebas habrían sido recogidas por las autoridades de Competencia alemanas y comunitarias en las inspecciones por sorpresa que ha realizado en los últimos meses a las energéticas. Inspecciones que, en el caso de las realizadas a E. ON, le supusieron además una posterior multa millonaria por haber roto los precintos de seguridad que pusieron los funcionarios en una de las instalaciones. Frente a sus posiciones en el pasado, contrarias por supuesto a los planes de Bruselas, E. ON se mostraba hace unos días mucho más a favor de la competencia, hasta el punto que aseguraba en el comunicado en el que anunciaba su decisión de vender su red que ésta contribuirá a aumentar la competencia en el sector energético en beneficio de los clientes, tanto particulares como industriales exactamente lo contrario que defendía hace sólo unas semanas. Desde España la decisión tomada por E. ON se consideró positiva, según Ignasi Nieto, Secretario de Estado de Energía, quien advirtió, sin embargo, que lo que ha hecho E. ON afectará sólo a alrededor de una cuarta parte del mercado alemán, ya que en ese país existen cuatro grandes operadores de red, y no uno, como existe en España, Red Eléctrica Española (REE) El comisario europeo de Energía, Andris Piebalgs, celebró la noticia asegurando que tendrá claramente un impacto considerable sobre el debate ya que animará a otras empresas a seguir sus pasos en referencia a EDF, que lucha desde hace meses de manera intensiva contra los planes de separación patrimonial (en inglés, unbandling del Ejecutivo comunitario. Desde Francia, sin embargo, se ha recibido con escepticismo la noticia y su ministro de Ecología y Desarrollo Sostenible, Jean- Louis Borloo, dudó hace tan sólo unos días de que pueda haber alguna réplica de lo que ha hecho E. ON en su país, donde nadie pide que tenga que haber un acceso igualitario a la red Separación patrimonial: más inversión y precios más bajos La Comisión Europea, a través de su titular de Energía, Andris Piebalgs, lleva meses presentando estudios de impacto en los que se pueden ver los beneficios que la separación patrimonial de las grandes empresas energéticas traerá al mercado. En concreto, según sus datos, las empresas que no tienen en sus manos la generación y la distribución de energía (tanto eléctrica como gasista) han invertido de media el 33 de sus beneficios entre 2001 y 2005 en mejorar los sistemas de interconexión de las redes, mientras que en el caso de las que están integra- Decisión no voluntaria das verticalmente sólo el 16,8 En materia de precios sucede otro tanto ya que, según el mismo estudio de impacto, los hogares europeos que son abastecidos por los grandes gigantes energéticos integrados verticalmente han tenido que pagar la electricidad un 29 más cara en 2006 respecto a los precios de 1998. En el caso de las casas abastecidas por compañías no integradas la subida en los mismos años ha sido sólo de un 5,9 En cuanto a los inconvenientes de la separación patrimonial que alegan sus detractores, como la menor seguridad, la pérdida de valor de las compañías o las relaciones con los suministradores la Comisión Europea considera que, en conjunto, son mínimos.