Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ECONOMÍAyNEGOCIOS En portada s Un negro panorama para el futuro gran capitán de la economía DOMINGO 9 s 3 s 2008 ABC DOS ALTERNATIVAS PARA GESTIONAR UNA HERENCIA EN DECLIVE INFLACIÓN Pedro Solbes 2.315.331 2.219.300 4,4 9,8 %142,1 1.633 98,5 2,1 1.608 3,1 DÉFICIT POR CUENTA CORRIENTE (en PIB) Ignasi Nieto David Vegara Miguel Sebastián Inmaculada Rodríguez Piñero PARADOS PODER ADQUISITIVO MEDIO DE LOS SALARIOS (en euros mes) DEUDA DE LOS HOGARES de la Renta familiar bruta disponible) La herencia que deja Zapatero en 2008 (Viene de la página anterior) Muchos dicen de Solbes que fue un brillante comisario económico europeo, y que no deja de tener mérito el hecho de que haya cerrado la actual legislatura con el mayor superávit presupuestario de la historia. Mientras, los que no apoyan su gestión, le acusan de no haberse sabido imponer al desinterés económico mostrado por el presidente Zapatero y de no tener peso político ninguno durante toda la legislatura, al haber sido desautorizado en varias ocasiones. De hecho, la actuación del vicepresidente, según algunos analistas, se ha limitado a ejercer de mero contable de las cuentas del reino para evitar los zarpazos de sus compañeros de Gabinete en el presupuesto público. Para los expertos no afines al PSOE, Solbes se ha caracterizado por no ser más que el gestor de una economía bien engrasada heredada del PP, pero que no ha sabido hacer nada para adaptarla a la nueva situación de desaceleración por la que discurre y para afrontar los retos de la crisis que viene. Si los socialistas renovaran mandato, Solbes tendría más poder. Al menos, así se lo prometió Zapatero. Dirigiría la política económica del nuevo Gobierno, aislando la influencia que ahora tiene la Oficina Económica de Moncloa sobre el jefe del Ejecutivo. Y para conseguir este objetivo, habría puesto sus ojos en aumentar su poder en Del hombre fuerte de ZP... Industria. Si bien David Vegara sería un ministrable para Industria muy al gusto de Solbes, y también de los socialistas catalanes, -por su buena relación con el actual presidente de la Generalitat, José Montilla- -fuentes consultadas por este periódico aseguran que no se dará el caso, ya que los planes del aún secretario de Estado de Economía pasarían por dedicarse a otras tareas, quizás cruzando el Atlántico y en un organismo internacional. Por ello, en las quinielas de los analistas políticos aparece el nombre de Miguel Sebastián para la cartera de Fomento o para un Ministerio de nueva creación, el de Energía y Medio Ambiente. Experiencia energética no le va a faltar. En cualquier caso, y a pesar de que no es santo de devoción de Solbes asegura una fuente política, Sebastián se quedaría en un Ministerio similar al de Industria de Josep Piqué con Aznar. Aunque algún que otro experto ve más en este puesto al secretario general de Energía, Ignasi Nieto, con verdadero conocimiento en la gestión del sector. Veo de nuevo ministrable con ZP a Jesús Caldera, pero quizás al frente de otro cartera, más política. Si se diera este caso, la secretaria de Política Económica y Empleo del PSOE, Inmaculada Rodríguez, podría ser la representante con el que matar dos pájaros de un tiro: ocuparse de Trabajo y cumplir con la cuota catalana, junto a Carme Chacón, que seguiría en Vivienda afirma un experto en asuntos labora- les. Otros nombres ministrables, y para cumplir igualmente con la obsesión del 50 por sexo, serían la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, y la directora general del Tesoro, Soledad Núñez, que se quedó sin cartera en la legislatura anterior. Zapatero está aún dándole vueltas a lograr que algún empresario forme parte del nuevo Gobierno, con el objetivo de darle un aire independiente a la legislatura de los próximos cuatro años apunta otro analista político. Y de un perfil de economista clásico para la gestión política de la economía, en la figura de Solbes, a otro posible buen director de orquesta, pero de corte más jurídica y empresarial, como es Pizarro, con el que el PP volvería, tras el nombramiento de Rodrigo Rato en 1996, a recurrir a una persona más vinculada al mundo financiero. Todas las quinielas sitúan a Pizarro como vicepresidente. Pero no económico, sino político. A José María Aznar con Rato la apuesta por un empresario- abogado dirigiendo la política económica del país le salió bien. Eso sí, el entorno era distinto: fuertes descensos de tipos de interés en todo el mundo y una economía española que volvía a crecer. El presente, es otro cantar. Y los pronósticos para 2008, en su mayoría consensuados, serían muy diferentes para Pizarro y sus chicos una economía en franca desaceleración y unos tipos de EN BAMBALINAS El regreso de Sebastián Los que conocen a Miguel Sebastián aseguran que el ex mediador de conjuras empresariales primero, desde la oficina económica a la presidencia con Rodríguez Zapatero, y ex candidato suicida al Ayuntamiento de Madrid después, no ha dejado de ayudar al partido y a su presidente. De hecho, le ven en los últimos tiempos como el verdadero embajador del Gobierno español en Francia y sus pretensiones energéticas en el mercado español. ¿Ha sido Miguel Sebastián, el hombre de confianza económica de ZP, el puente entre la estatal francesa EDF y la ACS de Florentino Pérez, como se rumorea por la capital? Un plan sobre la mesa: EDF tomaría una participación en Iberdrola de entre 10 y 15 y luego se la intercambiaría a ACS por su 49 de Unión Fenosa, a la que luego le quedaría un corto camino hasta el 30 para lanzar una opa sobre la eléctrica de Galán... Sebastián tendría después su recompensa. ¿La cartera de Fomento? ¿La de Energía? Primero el PSOE tiene que ganar hoy las elecciones. ...al hombre fuerte de Rajoy interés con una suave tendencia al alza. Pizarro no sería quien presentase los presupuestos en el Congreso. Pero ayudaría a ejecutar la política presupuestaria del Ministerio de Econo- mia y la de los otros ministros dependientes de éste apunta un experto político. Varios analistas coinciden que sería justo que el segundo equipo de Economía del Gobierno Aznar, liderado por Rato, considerado aún hoy máximo artífice del milagro económico español, fuese quien tomase las riendas de la nueva política económica del país. Cristobal Montoro, Juan Costa y Miguel Arias Cañete, son los nombres. Algunos ven claramente a Montoro en una vicepresidencia económica. Estaría muy a gusto con Pizarro de vicepresidente político. Sabe mucho de economía, y coincide con Pizarro en su visión de reformas liberalizadoras y respeto a los organismos reguladores. Ahora bien, si no ocupase la vicepresidencia, podría volver a llevar Hacienda, como ya hiciera con Aznar, si bien Juan Costa es el que más entiende de fiscalidad, y ejecutaría con éxito el tema gordo del programa del PP. En este caso, sería entonces Luis de Guindos el ministro de Economía, y situarían a Arias Cañete con un Ministerio sectorial, como Industria especula una fuente próxima al partido de Rajoy. Algún analista ve también a Costa como ministro de Asuntos Exteriores, un tema que le apasiona al mismo tiempo que pone sobre la mesa tres nombres para Fomento: Manuel Lamela, Andrés Ayala y Alberto Núñez Feijoo. En cualquier caso, la herencia económica que recibirá uno u otro partido, tras ganar