Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA Memoria histórica selectiva DOMINGO 9 s 3 s 2008 ABC Si el cádaver de Nin está en la fosa de Alcalá, sería la última gran mentira de Orlov Wilebaldo Solano Alonso s Ex secretario general del POUM Este político y escritor es el último testigo que queda con vida de los que compartieron los últimos minutos con Andreu Nin antes de su secuestro y asesinato por parte de agentes estalinistas POR ÁNGEL MARÍN FOTO JOB VERMEULEN BARCELONA. Su memoria y su compromiso político con el socialismo revolucionario está intacto a sus 91 años de edad y después de haber sido perseguido y encarcelado en Barcelona durante la Guerra Civil y en París durante la ocupación nazi de Francia. Wilebaldo Solano, presidente de la Fundación Nin, nos recibió en su casa de la Ciudad Condal, donde pasa los meses más fríos del año, pese a que su residencia oficial está en la capital gala. El ex secretario general del POUM recuerda, como si fuera hoy, los últimos minutos que pasó con Andreu Nin antes de su detención y asesinato por los agentes estalinistas. Durante la pausada conversación, junto a su mujer y sus recuerdos más personales, Wilebaldo afirma que la curiosidad por Nin y el POUM es un fenómeno mundial porque en mi casa de París he recibido a historiadores y periodistas de todos los países También hay interés en España y, como ejemplo, nos cuenta que muchos socialistas, como Raimon Obiols, han ingresado en la Fundación. ¿Qué opina sobre la posibilidad de que el cadáver de Nin esté en la fosa común descubierta en Alcalá de Henares? -Nosotros estamos convencidos que está enterrado en la carreretera que va de Alcalá de Henares a Perales de Tajuña (tal y como afirma el general Alexandre Orlov, uno de sus asesinos) pero ahora se abre la posibilidad de cambiar la historia del caso Nin, escrita desde Moscú. Si se confirma que Nin está enterrado en la fosa de la Brigada Paracaidista, antigua prisión secreta de la GPU (policía de Stalin) sería la última gran mentira de Orlov. -Lo mejor para despejar dudas sería hacer la prueba del ADN a los descendientes del líder del POUM ¿está de acuerdo? -Sí, claro. Sería muy interesante que se pudiera aclarar el caso Nin, pero a lo mejor su cadáver no está allí. Pero, en todo caso, se ha de investigar a fondo todos los restos hallados en esa fosa para descartarlo completamente. ¿Tiene algún sentido que el Gobierno intentara ocultar el hallazgo de la fosa en un lugar vinculado con el asesinato de Nin? -La verdad, no sé que pensar, pero tampoco tiene sentido que haya tenido que ser un diario conservador quien destape todo este asunto, aunque hay que agradecer que lo hiciera. Para mi el descubrimiento de la fosa común de Alcalá de Henares llega un poco tarde, no hay mucho tiempo, aunque el prestigio de Nin y del POUM seguirá intacto. ¿Cómo era Andreu Nin? -Era un hombre muy amable y con una gran cultura que consagró su vida a la causa del socialismo revolucionario. Lo asesinaron, cuando tenía 45 años, por denunciar las purgas estalinistas en Moscú y por defender los intereses de la clase trabajadora en Cataluña. Hay gente de la derecha que defiende al líder del POUM para atacar a la izquierda, pero es una Solano, durante la entrevista con ABC ¿A usted no lo detuvieron? -No, me marché poco antes de la una de la tarde, cuando acabó la última ejecutiva del partido presidida por Nin, porque tenía que acabar el número de Juventud Comunista (el semanario de la organización juvenil del POUM) Yo me enteré de la detención de Nin en la redacción del Paseo de Gracia. -Nin no hizo nada para que no lo detuvieran pese a estar avisado... -Era un poco orgulloso y pensaba que la GPU (la policía de Stalin) no se atrevería a detenerle en España, pasando por encima del Gobierno de la República y el de la Generalitat. Él creía que si lo hacían, lo liberarían enseguida por la presión de la clase trabajadora y de las instituciones españolas. ¿Por qué lo mataron? -Porque con su asesinato pretendían conseguir una patente de corso para continuar con la limpieza (matanza) de troskistas en todo el mundo, ya que Nin era un personaje de reconocido prestigio internacional. Stalin impuso sus métodos (purgas) al PCE y PSUC para acabar con el POUM. ¿Qué le hicieron a Stalin? -El POUM fue el único partido que, a través de su periódico La Batalla denunció las purgas estalinistas de la vieja guardia bolchevique de la URSS. Con sus crímenes, Stalin dividió a los revolucionarios y a la izquierda. ¿Usted también fue perseguido y encarcelado? -Me detuvieron en 1938 y estuve siete u ocho meses en prisión hasta la caída de Barcelona. Ante la inminente entrada en la ciudad de las tropas franquistas, el Gobierno republicano nos sacó de la cárcel en un camión y nos trasladaron hasta una prisión de Cadaqués donde la gente nos liberó. Un comando enviado por Marceau Pivert (líder del Partido Obrero y Campesino de Francia) nos ayudó a cruzar la frontera y nos trasladó a París. ¿Cómo le trataron en la capital francesa? -Al principio muy bien, pero tras la ocupación de Francia por los nazis, abrieron un proceso judicial contra el POUM y me condenaron a 20 años de trabajos forzados. Pase tres años y medio en prisión antes de ser liberado por un comando de los maquis. ¿Qué hizo tras su liberación? -Me incorporé a la resistencia francesa y, junto a otros compañeros del POUM y de la CNT, organizamos el Batallón Libertad para luchar contra los nazis hasta la liberación de Francia. Después tuve mucha suerte porque estuve 30 años trabajando en la agencia de noticias France Press lo que me permitió mantener mi compromiso político con el socialismo revolucionario desde mi condición de periodista. ¿A sus 91 años continúa siendo revolucionario? -Yo seré un socialista revolucionario, como Andreu Nin, toda mi vida y siempre lucharé contra el capitalismo y las injusticias en el mundo. Era un poco orgulloso y pensaba que la GPU (la policía secreta de Stalin) no se atrevería a detenerlo en España, pasando por encima de la República y de la Generalitat estrategia absurda y estúpida porque Nin era sobre todo un hombre de izquierdas que siempre combatió el capitalismo. ¿Cuando lo vio por la última vez? -En la reunión de comité ejecutivo del POUM que el 16 de junio de 1937 se celebró a las diez de la mañana en el Palacio de la Virreina, y no en la sede del partido como era habitual, porque ya nos temíamos una acción policial. Orlov y sus agentes, acompañados por polícias españoles enviados desde Madrid, detuvieron- -por orden directa de Stalin, y con la connivencia del PCE y PSUC- -a Nin y a otros compañeros en Las Ramblas cuando se dirigían a la sede del partido, frente al Poliorama. No me arrepiento de nada Wilebaldo Solano Alonso nació en Burgos el 7 de julio de 1916. Este político y escritor, hijo de un militar demócrata y monárquico, se trasladó con su familia a Barcelona en 1929, año de la Exposición Universal. Estudió cuatro años de Medicina y en la universidad tuvo la oportunidad de entablar amistad con algunos hijos de la burguesía progresista catalana como el del prestigioso oftalmólogo Barraquer o el del dirigente anarquista Ángel Pestaña. Dejó la medicina por la política y el periodismo. Dos actividades que le condujeron a la cárcel en Barcelona (1938) y en Maontauban (1941) aunque dice que no me arrepiento de nada porque tuvo la oportunidad de conocer personajes de la talla de Andreu Nin o Buenaventura Durruti durante la Guerra Civil y a Albert Camus y Jean Paul Sartre durante su largo exilio en Francia. En aquella época participó en numerosas actividades antifraquistas y fue director de La Batalla y secretario general del POUM. Durante 28 años dirigió el Servicio para América Latina de la agencia de noticias France Press Este autor de numerosos artículos y ensayos fundó en 1987 la fundación Andreu Nin (fudanin. org)