Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9- -3- -2008 Absuelto el primer conductor juzgado por conducir a más de 180 por hora 13 Sólo unos pocos se atrevieron a corear gritos contra ETA, en un pueblo donde se palpa el miedo entre los que no comulgan con el fanatismo etarra Agentes de la Ertzaintza armados y con el rostro cubierto vigilaban la zona desde el Ayuntamiento por lo que pudiera pasar nia también cargada de momentos emotivos y a la que no pudieron acceder por falta de espacio algunos vecinos que la siguieron a las puertas del templo gracias a que se colocaron unos altavoces externos. Uriarte trató de consolar a los familiares al asegurar que Jesús está junto a ellos para ayudarles a seguir viviendo con toda dignidad, sin permitir que este manotazo terrorista los recluya en la depresión crónica o destruya su salud anímica y su amor a la vida Además, el obispo pidió que de lo ocurrido surja una solidaridad estable y efectiva que se corrobore con hechos y palabras y quiso por último lanzar un mensaje de esperanza en medio de tanto sufrimiento. En la ceremonia, se escuchó el himno la muerte no es el final el mismo que se oyó recientemente en el funeral por los asesinatos de Capbreton. Al término del funeral corpore insepulto al que no pudieron acceder los medios de comunicación por expreso deseo de la familia, el féretro salió del templo portado a hombros hasta el coche fúnebre, que abandonó la plaza del pueblo entre más y más aplausos de los asistentes. Los familiares de Isaías Carrasco decidieron que la incineración de sus restos mortales tenga lugar en la intimidad. Mañana, tal vez se oiga en Mondragón otra vez esa voz contra ETA, ya que se ha convocado una manifestación a las siete de la tarde. El recorrido de la misma terminará en una plaza del pueblo, donde se leerá un comunicado. Pero antes, parará durante un minuto de silencio frente al domicilio de la familia Carrasco, en la calle Navas de Tolosa, justo el lugar donde los criminales etarras perpetraron el asesinato. Una voz entre cobardes Cobardes, hijos de puta, no tenéis cojones... Así descargó su rabia Sandra contra los asesinos de su padre y sus cómplices s Fue un mensaje alto y claro en medio de la plaza de un pueblo que ha vivido el crimen de un vecino con indiferencia y pavor POR A. L. P. M. MONDRAGÓN. Cobardes, hijos de puta, no tenéis cojones... En apenas un par de minutos, Sandra, de 20 años, la hija mayor de Isaías Carrasco, descargaba toda la rabia acumulada durante casi 24 horas de dolor, desde que su padre era asesinado por ETA en la puerta de su casa de Mondragón. La familia quiso así lanzar alto y claro, en medio de la plaza de un pueblo que ha vivido el crimen con indiferencia, un mensaje nítido a toda la sociedad y especialmente a sus vecinos y a la clase política: que nadie les utilice, que hoy todos vayan a votar, como mejor respuesta a la banda asesina. Fue en la concentración de repulsa al asesinato que se celebró por la mañana cuando Sandra, con una fortaleza y una valentía inusitadas en una chica de su edad, quiso leer un comunicado en nombre de la familia Carrasco, aunque no se ciñó estrictamente a él sino que improvisó las palabras que quizá mejor definen a los asesinos de su padre. Tras agradecer de corazón el apoyo recibido por algunos vecinos de Mondragón y por la familia socialista, Sandra afirmó que a su padre lo mataron por defender la libertad, la democracia y las ideas socialistas Ha sido siempre un hombre valiente, que ha dado la cara agregó. Seguidamente, Sandra pidió que el crimen cometido contra su padre no sea manipulado por nadie y dijo que la mejor manera de solidarizarse con el dolor de la familia es acudir a votar masivamente el domingo para decir a los asesinos que no vamos a dar ni un solo paso atrás Las palabras de la hija de Carrasco recibieron una fuerte ovación, la misma que resonó antes, al término de cinco minutos de silencio emocionantes. Los aplausos provenían de unos 200 vecinos, superados en número por autoridades, agentes del orden y periodistas. Entre las autoridades presentes en la concentración de por la mañana- -y la mayoría también en el funeral después- -estaba la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega; el presidente del PSOE, Manuel Chaves; el secretario de Organización del PSOE, José Blanco; la presidenta del PP vasco, María San Gil; el portavoz de esta formación, Leopoldo Barreda; el lendakari, Juan José Ibarretxe, y los consejeros Javier Madrazo, Joseba Azkarraga y Miren Azkarate. Junto a ellos, el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, y una amplia representación del PNV, con su presidente, Íñigo Urkullu, a la cabeza. Tras escuchar con respeto y admiración las palabras de Sandra, algunas personalidades también tomaron la palabra. De la Vega aseveró que ayer era un día de profunda tristeza y dolor para todos los socialistas y un día de luto para todos los españoles Chaves, que afirmó sentir náuseas ante tanta crueldad, aseguró que el terrorismo no vencerá a la democracia y abogó por la unidad de los partidos frente a ETA. Por su parte, San Gil señaló que queda mucho trabajo por hacer para llevar a cabo la asignatura pendiente de derrotar a la banda terrorista. Además, destacó que quizás algún día se pueda sentir el orgullo de que quienes apoyan a ETA estén fuera de las instituciones y restó importancia al incidente de la noche anterior: en momentos de tensión se pueden decir cosas de las que uno luego se arrepiente sia de San Juan Bautista a las momentos antes de las cinco de la tarde (cuando comenzó el transporte del ataúd) sólo era quebrado por unos gritos a favor de la libertad y en contra de ETA. Pero eran sólo unos pocos los que se atrevían a corearlos, ya que el miedo en Mondragón se palpa en el aire y el ambiente es totalmente hostil para quien no comulga con el fanatismo etarra. Tanto es así que agentes de la Ertzaina armados y con el rostro cubierto vigilaban la zona a la hora del funeral desde los balcones del Ayuntamiento. Del balcón central colgaba un cartel que decía: Isaías somos todos La emoción se desbordó por completo con el ya citado transporte del ataúd. El aplauso se prolongó desde que el féretro salió del Consistorio hasta que fue depositado en el altar. Fue un trayecto donde, por una vez en este santuario de los proetarras, se oyó al unísono una voz entrecortada pero firme de defensa de la democracia y de repulsa a los terroristas. Asignatura pendiente Mañana, manifestación Solidaridad efectiva Ya dentro de la iglesia, el obispo Uriarte ofició una ceremo- Sandra abraza a su madre, Mari Ángeles, en el funeral de Carrasco AP