Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LA ENTREVISTA www. abc. es DOMINGO 9- -3- -2008 ABC Ha sido una tristeza comprobar que había más políticos, escoltas y periodistas que vecinos Icíar Lamarain s Única concejal del PP en Mondragón Es la única concejal del PP en Mondragón, su localidad natal. Es euskaldún, conoce y quiere profundamente a su tierra s Sólo un imbécil, pues, puede llamarla antivasca, como algunos han hecho antes y en los dos últimos días. Pero no se doblega POR PABLO MUÑOZ FOTO: DANIEL G. LÓPEZ MONDRAGÓN. Desde el asesinato de Isaías Carrasco, del que Icíar fue compañero de Corporación cuatro años y con el que mantuvo una extraordinaria relación, apenas ha salido del Ayuntamiento. Allí recibe a ABC, en su despacho, un pequeño zulo de apenas diez metros cuadrados situado en la tercera planta del edificio, donde lleva ya seis años combatiendo la violencia desde primera línea, en uno de los pueblos más duros del País Vasco. Que nadie dude de que lo seguirá haciendo, por defender la libertad Aunque esté en el centro de la diana de los pistoleros. una excelente relación con él desde hacía muchos años. Ya no está y parece que siempre hay que decir cosas agradables de la persona que falta, pero lo cierto es que en este caso es verdad que era una persona excelente, con ganas de vivir y enamorado de su tierra. Después de los cinco minutos de silencio me he abrazado aquí, en el Ayuntamiento, con su hija mayor y le he dicho que al margen de ideologías yo apreciaba mucho a su padre, con el que había hecho muchas risas porque es verdad que era un hombre muy divertido. soy vasca por los cuatro costados, tengo el árbol genealógico hecho desde que hay registros y todos mis antepasados son de aquí. El apellido de mi padre se encuentra a quince kilómetros de aquí. Mi madre era de Elorrio... Con eso quiero decir que a mí me intenten llamar algunos en este pueblo antivasca, no lo tolero. Me vuelvo, me enfado y les planto cara. Tengo claro que no me voy a callar, y todos, incluidos los proetarras, lo saben. ¿Cómo está viviendo todo esto su familia? -Lleva ya seis años de concejal, en unas condiciones muy duras. He propuesto una moción de censura, intentaré que se sumen PSOE y PNV aunque dudo que lo hagan Este pueblo ha perdido sus valores. Muchos no apoyan lo sucedido, pero hay un miedo cerval No sé quién nos ha inoculado este odio, quién ha metido estas patrañas en la cabeza de la gente -Precisamente quería preguntarle por su pueblo. ¿Qué le parece la reacción que han tenido sus convecinos de Mondragón? -Mis hijos son mayores y cuando les dije que el PP me había ofrecido presentarme a las elecciones municipales por Mondragón y que lo había aceptado pusieron el grito en el cielo, porque las cosas ya estaban muy difíciles. Pero les respondí que soy una persona muy vital, con mucha fuerza (en ese momento mira la fotografía de su madre que tiene colgada en su despacho y asegura que ella es la que se la da) y con ganas de defender mis ideas. Que era el momento de ponerme en primera fila, de dar la cara. Mi marido entendió mejor mi postura, ya que él fue también concejal en Vitoria desde 1983 a 1987 y además sabe muy bien lo que yo siento por mi tierra. ¿Cómo se enteró del asesinato de Isaías Carrasco? -Era una persona muy agradable de trato, muy optimista, le gustaba gastar bromas. Me llevaba muy bien con él y tenía otro compañero dentro de mi partido que también mantenía -Usted coincidió con él durante cuatro años en el Ayuntamiento de Mondragón. ¿Qué recuerdos tiene de su relación? -Muy pocos minutos después de que le tirotearan, porque muy pronto se dio la información en una emisora policial y la escuchó una amiga mía, que trabaja en las Fuerzas de Seguridad y me llamó de inmediato. Ella no sabía quién había sido, la primera información era que se trataba de un concejal, pero no se sabía nada más. Yo estaba en un acto de fin de campaña en Guecho y fue allí donde me localizaron. Muy poco después me confirmaron que se trataba de un ex concejal socialista. Lo primero que hice fue llamar al portavoz del PSE en el Ayuntamiento, Francisco García. Me contó que la víctima era Isaías y que estaba muy mal. -La primera sensación fue la de acordarme de mi amigo y luego un profundo dolor. Como decía mi padre, que apenas sabía hablar castellano, los vascos no somos así. No sé quien nos ha inoculado este odio, no sé quién ha metido estas mentiras, estas patrañas en la cabeza de la gente. Es penoso, pero insisto, los vascos no somos así. Y lo puedo decir porque ¿Cuáles son sus sensaciones cuando ya han pasado 24 horas desde el asesinato? -No he visto muchas caras conocidas hoy en la plaza durante los cinco minutos de silencio. Le aseguro que si hoy hubiera estado el pueblo las calles adyacentes y todo lo demás tenía que estar lleno, y no ha sido así. Ha sido una tristeza enorme para mí comprobar que había más políticos, escoltas y periodistas que vecinos. En este pueblo estuvo enterrado vivo Ortega Lara y nunca ha habido en el Ayuntamiento ni en la calle ni una condena, ni una palabra de repulsa, lo que les recuerdo cada vez que tengo que intervenir en debates políticos en los plenos, que por otra parte son los que más me desagradan. Y lo digo no ya por ANV con lo que no había te, nido que convivir hasta ahora, sino por los nacionalistas. De qué están hablando, si han sido incapaces de condenar esa Tuve la sensación de que los socialistas habían preparado el recibimiento a Rajoy -Fue triste lo que sucedió cuando llegó Rajoy al Ayuntamiento, el altercado que se produjo, no por nuestra parte, que ni siquiera abrimos la boca y desde luego no queríamos molestar a nadie. Fue el presidente del PP el que quiso venir y hacer por lo menos acto de presencia. Antes de eso nos habían pe- ¿Qué fue lo que ocurrió durante la visita de Mariano Rajoy a la capilla ardiente de Isaías Carrasco? dido que no fuéramos, que no querían que apareciéramos y les dijimos que correcto, aunque yo hablé con el jefe de la Policía Local para saber cuándo llegaba el cadáver porque pensaba venir de cualquier manera. No voy a hacer dejación de mis derechos jamás en mi vida, habían asesinado a un vecino de este pueblo y yo soy concejal y tenía claro que iba a ir. -Sin embargo, luego sí se produjo esa visita del líder popular... -A última hora nos dijeron que sí, que podíamos ir todos a la capilla, pero que no hicieramos declaraciones ni que tampoco fuéramos cincuenta, lo que nunca fue nuestra intención. Yo fui de avanzadilla y al llegar a la capilla me abracé con el portavoz socialista. Luego, al ver el cadáver de Isaías me derrumbe por completo. Cuando llegó Rajoy, entramos los dos en el salón de plenos y en ese momento Patxi López le increpó, le levantó la voz diciendo que nosotros no apoyábamos la lucha contra el terrorismo, que no hablásemos de víctimas. María San Gil le dijo que no era ése el momento. Tuve la sensación de que lo tenían todo preparado. ¿Cómo continuó la escena? -Un militante socialista se acercó a Rajoy y en muy buen tono le dijo que para que no ocurrieran esas cosas habría que negociar. Él no respondió y se