Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN DOMINGO 9 s 3 s 2008 ABC AD LIBITUM VOTAR... O NO VOTAR UARDA el Museo Lázaro Galdeano, en Madrid, un hermoso e inquietante retrato de doña Inés de Zúñiga, condesa de Monterrey, pintado por Juan Carreño de Miranda. La dama, muy al estilo del tercer cuarto del XVII, como una menina velazqueña, luce un apretado jubón que convierte su cintura en imposible y, a partir de ella, se desparrama una basquiña de tal amplitud que, sin duda, se sostiene en un guardainfantes del tamaño de una choza de cabreros. En la mano izquierda, como si fuese la Infanta Margarita, lleva Inés un gran pañuelo de encaje y, al alcance de su mano dereM. MARTÍN cha, cuelga un pistolete FERRAND sujeto por una delicada cinta de seda. Hoy, día electoral, en la dolorosa resaca de un asesinato etarra que niega cualquier teoría buenista y espolea una resolución rotunda, no meramente literaria y formal, de las fuerzas democráticas que cierre la historia de la banda asesina, me altera el recuerdo del retrato de la condesa. Es un símbolo asustante, por lo que tiene de real y plástico, de la España de siempre, a mitad de camino entre los encajes y los pistolones, entre la sutil delicadeza y la barbarie más cruel. Les imagino a ustedes, respetables lectores de ABC, desayunándose mientras hojean estas páginas y en la duda de si votar o dejar de hacerlo y, en el segundo caso, cuál escoger entre las papeletas disponibles. No soy quien para aconsejarles nada; pero, en esta ocasión y ante la gravedad de la circunstancia, me atrevo a sugerirles que no dejen de acudir a la cita con las urnas. Ha sido tremendo el esfuerzo colectivo para que nuestra Nación llegue a sustentarse en una Constitución como la que nos asiste y que, aunque caducada en muchos de sus aspectos, sirve para mantener, mejor que peor, una convivencia democrática por imperfecta que esta sea. Otra cosa es a quién votar. La ventaja es que nadie se equivoca al elegir. Quienes funcionan con la cabeza saben lo que quieren y los que lo hacen desde el impulso saben lo que sienten. Con eso basta. Una lista cerrada y bloqueada es, ciertamente, un estímulo disuasorio; pero, sin votar a ninguna que produzca repugnancia y rechazo, debe hacerse, aunque resulte objetable, a la que más se aproxime a nuestro criterio. Convirtiendo en izquierda y derecha las del espectador, como en el teatro, el pañuelo de doña Inés, a la derecha según se mira, puede enjugar hoy nuestro justificado llanto colectivo. Rechacemos la posibilidad de la pistola que se ve a la izquierda de la dama, sobre su fatua y desmedida cadera artificial. Cada cual con los suyos está mejor y sirve con más eficacia al planteamiento representativo que ya se encarga de rebajar la partitocracia imperante. En caso contrario terminaremos todos como el coro de doctores de El Rey que rabió: ¡El perro está rabioso! ¡O no lo está! PROVERBIOS MORALES ETA G ciones propicias a la violencia política en cualquiera de STÁ fuera de discusión que la culpa del asesinato sus modalidades. de Isaías Carrasco recae exclusivamente sobre La fuerza de una organización terrorista no estriba en ETA, y que fue un gesto de prudencia por parte de el número de sus efectivos ni en sus recursos materiales, Rodríguez y Rajoy dar por terminada la campaña en cuansino en la debilidad del enemigo. Tal debilidad puede ser to se conoció la noticia del atentado y dejar las manifestaconsecuencia de factores diversos, pero, en definitiva, reciones de protesta para después de los comicios. Nos hepercuten todos en la disensión acerca de la estrategia a semos evitado así otra escenificación de la ruptura del conguir. Al integrismo islámico violento le favorece el antioctrato político como la que la izquierda en pleno montó hacidentalismo de muchos occidentales, en la medice cuatro años, en la víspera misma de la jornada da en que dicha ideología, que alimenta un comelectoral. En realidad, el único consenso que queplejo atávico de culpa en quienes de ella particida en pie tras la legislatura socialista se refiere, pan, mina los consensos necesarios para una acprecisamente, a la necesidad de condenar los atención que contrarreste eficazmente los embates tetados de la banda. Todo lo demás ha saltado por los rroristas. Lo mismo sucede en el plano de los naaires y va a ser muy difícil reconstruirlo. Paradójicionalismos secesionistas. Estos se ven a sí miscamente, sólo ETA consigue que los partidos demos como incompatibles con la pertenencia a un mocráticos suscriban declaraciones comunes y Estado no fundamentado en la estricta etnicidad aparezcan juntos en determinados contextos lucJON (de base cultural y lingüística) La percepción retuosos, a pesar de los esfuerzos del secretario geneJUARISTI cíproca no suele ser unánime, y así, muchos no naral de los socialistas vascos por impedir incluso cionalistas creen posible convivir en armonía con los naesos momentos de precaria unidad. cionalismos étnicos en un Estado pluralista, pero lo cierto Conviene, ante la inminencia de un nuevo período lees que, más temprano que tarde, todo Estado de esas caracgislativo, plantear algunas cuestiones básicas. Contra terísticas se ve confrontado con lo que Ian Buruma ha llalo que suele pensarse, lo esencial del terrorismo no es la mado los límites de la tolerancia en particular, frente a existencia de una organización dedicada a cometer los integrismos religiosos y a los nacionalismos étnicos. atentados. En el extremo, sería concebible un terrorisLo que ha sucedido durante la legislatura que hoy conmo sin organizaciones estables, o con grupos espontácluye es una variante del fenómeno general de debilitaneos que operasen bajo las siglas de una franquicia (el miento del Estado a causa del estallido de los consensos decaso del terrorismo islamista prueba que es más imporfensivos, debido, en el caso español, a una combinación de tante un nombre corporativo que una red organizada) ingenuidad, estupidez y sectarismoen la actituddelgobierRespecto al terrorismo nacionalista, lo fundamental no respecto a los nacionalismos, con los que creyó posible no es la persistencia de un grupo de activistas más o mearticular un contrato nacional alternativo. La negociación nos profesionalizados, sino el hecho de que parte de la con ETA ha sido la consecuencia lógica de ese dislate inipoblación crea sufrir una opresión nacional intoleracial. La banda no es más fuerte hoy porque haya incremenble. El nombre (o las siglas) designan antes un método tado sus apoyos sociales ni el número de sus activistas, sique una estructura. A lo largo de medio siglo, ETA ha sino porque el presidente Rodríguez pretendió refundar el do para varias generaciones de nacionalistas vascos un Estado sobre un pacto entre la izquierda y los nacionalismodo- -obviamente violento- -de tratar un supuesto mos. Un pacto que podía servir, como se ha demostrado, paagravio. Sobra decir que tal agravio no tiene que ser neraaislar ala derecha, pero nopara mantener aETAbajo mícesariamente real. Basta que un porcentaje significatinimos. Se mire por donde se mire, ha resultado trágico. vo de la población lo repute por tal para que se den condi- E