Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 CIENCIAyFUTURO Colección Bichos SÁBADO 8 s 3 s 2008 ABC Un coleóptero nunca se aparta ABC ofrece mañana la sexta entrega de la colección Bichos: el escarabajo esmeralda, un elegante modelo irisado como una joya POR FERNANDO LÓPEZ- MIRONES Ya lo hemos dicho, pero no nos cansaremos de recordarlo: los insectos representan el 85 por ciento de la diversidad animal. Puede sorprendernos el saber que existen paleoentomólogos que estudian excrementos microscópicos fosilizados en tallos de plantas con 400 millones de años de antigüedad, figúrense; u otros como los que han descubierto en Commentry (Francia) las alas fosilizadas de una cucaracha del período Carbonífero. ¡Hay gente para todo! que diría alguno, pero el mundo lo mueven ellos, los que se dejan las neuronas en facilitarnos la vida a los demás, mientras a menudo no sabemos ni siquiera que existen. Tal vez no les parezca tan ajena a nuestras vidas la actividad de estos científicos solitarios si les digo que ya se están mezclando genes de rata para conseguir lechugas más comerciales y baratas, o que prácticamente la totalidad de los medicamentos que consumimos provienen, en última instancia, de los estudios sobre plantas y animales realizados por algún zoólogo o botánico perdido en el Amazonas del que jamás tendremos noticia; nos lo receta un médico con bata blanca, nos lo vende un farmacéutico con bata blanca, pero lo descubrió un biólogo con botas manchadas de barro. Dicho ello, nuestro bicho de hoy es otro escarabajo, ya saben, un nombre asociado al triunfo: The Beatles (el mejor grupo de música de todos los tiempos) o el Volkswagen escarabajo (el modelo más antiguo que sigue vigente) El escarabajo esmeralda (Rhomborrhina japonica) es uno de los denominados escarabajos flor o escarabajos fruta, aunque en su lugar de origen, Japón, todos los niños le conocen como Kanabún o Bunbún, porque suelen jugar con ellos. Su color verde metalizado es bellísimo, pero es un extra. El escarabajo rinoceronte de la semana pasada estaba tuneado con espóilers pero éste es un modelo irisado como una joya. ¿Qué sentido tiene para una criatura a la que todo el mundo quiere comerse, el tener un color tan llamativo? En realidad el color esmeralda es perfecto para no ser visto en un suelo de color esmeralda, que así son los bosques selváticos en los que viven. La cubierta dura, o exoesqueleto, o exocutícula, no está formada en su mayor proporción por quitina, como mucha gente repite y repite, sino por esclerotina, que es, literalmente, cuero curtido. Un material proteico tan endurecido, que la punta de los escarabajos que muerden la madera puede perforar el plomo, la plata, el cobre y el cinc. Color esmeralda Los cetónidos suelen tener llamativos colores ¿Qué sentido tiene para una criatura a la que todo el mundo quiere comerse tener un color tan llamativo? Pero lo más importante de esta armadura es que evita la pérdida de agua que les sería letal en ecosistemas donde los 50 grados no son raros. Una finísima cutícula externa de ceras cumple esa función; si la quitamos (por ejemplo tocándolos en exceso) el animal muere deshidratado en poco tiempo, porque su superficie corporal es enorme comparada con su peso (una desventaja de ser pequeño) Volando, estos escarabajos son Transformers impresionantes; levantan los élitros duros escamoteables, y bajo ellos se despliegan las dos alas membranosas, que si bien no les dan la gracilidad de una libélula, si les confieren la autoridad del Enola Gay. En una ocasión, bajando en bicicleta por un bosque a cierta velocidad, vi de pronto a uno de estos bombarderos justo antes de que chocara violentamente con mi frente tirándome para atrás como si me hubieran pegado un tiro. Allí quedamos los dos, aturdidos sobre el suelo, mirándonos bueno, yo le miraba mientras se enderezaba y rearmaba sus piezas antes de despegar de nuevo. Aquel escarabajo me enseñó que un coleóptero nunca se aparta; 300 millones de años sobre la Tierra chocando con quien se ponga por delante dan esa seguridad. Ahora llevo casco, como él.