Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MADRID www. abc. es madrid SÁBADO 8- -3- -2008 ABC Las calles que rodean la Basílica de Jesús de Medinaceli se mantuvieron repletas de fieles durante toda la jornada de ayer FOTOS: CHEMA BARROSO Decenas de miles de fieles veneran al Cristo de Medinaceli tras hacer colas kilométricas La Infanta Doña Margarita acudió al templo con su marido en representación de la Familia Real s También asistió el alcalde LETICIA TOSCANO MADRID. Me puse en la cola a las cinco de la mañana, pero ya estoy a punto de entrar y merece la pena Así hablaba ayer Mercedes, una vecina de Fuenlabrada, a las puertas de la Basílica de Jesús de Medinaceli, en el madrileño barrio de las Letras. Mercedes llevaba más de seis horas de cola parar poder besar la imagen del Cristo, tradición que tiene lugar cada año el primer viernes de marzo. Igual que ella, miles de feligreses desafiaron ayer el frío y las larguísimas colas para acercarse a la talla, ante la perplejidad de algunos vecinos y de los viandantes más jóvenes que preguntaban asombrados: ¿Que regalan aquí? Lejos de los despistes de algunos, los más de 400.000 devotos que pasaron por la Basílica tenían claro su objetivo: venerar al Cristo de Medinaceli, uno de los más reverenciados de Madrid. La cola para acceder al templo era, al mediodía de ayer, kilométrica. Los feligreses esperaban pacientes a lo largo de las calles de Jesús, Fúcar, Atocha y hasta llegaban al paseo del Prado. Los más previsores se instalaron con sus sillas plegables en las inmediaciones del Templo hace más de una semana, pasando las noches al raso. Esto se cuenta y no se cree afirmaba Flora indecisa ante la enorme cola en la que había desde gente en chándal hasta grupos de señoras envueltas en abrigos de visón. Algunos, primando la picaresca sobre la fe, vendieron los primeros puestos a cambio de dinero, entre 50 y 200 euros suele pagarse confirmaba una señora. Los voluntarios de la cofradía, encargados de gestionar la jornada de peregrinación, abrieron las tres puertas de la Basílica- -la principal, la de los miembros de la cofradía y la de las peregrinaciones- pero ni siquiera así consiguieron evitar las aglomeraciones que se repiten año tras año. Aunque cada año parece que viene más gente, yo creo que ya hemos alcanzado el tope, porque es imposible que entre más gente afirmaba el Padre Ángel, un fraile capuchino que a sus 76 años lleva 39 presenciando el tradicional besapiés al Cristo, una talla del siglo XVII de la escuela sevillana. El Padre Ángel, orgulloso al ver la cantidad de fieles que mueve la fe hacia Jesús de Medinaceli, explicaba que en esta peregrinación se da una circunstancia muy particular: la mayoría de la gente no viene a pedir, sino a dar las gracias por cosas que ya ha concedido, pequeños milagros que cada uno sabe El motivo que lleva a los fieles en masa hasta la Basílica este viernes y no otro es que, como manda la tradición, es el primer viernes de marzo cuando los devotos pueden besar no solo el pie derecho de la talla, sino también el izquierdo, el que más suerte da según la mayoría de las feligresas. Los fieles piden tres deseos al Cristo y éste les concede una de las peticiones. Entre los más solici- Una vez al año Larga espera Aunque cada año parece que viene más gente, creo que hemos alcanzado el tope dice el Padre Ángel