Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ELECCIONES 9 M ESPAÑA EL TERRORISMO CONDICIONA LOS COMICIOS: LA NEGOCIACIÓN ETA- GOBIERNO SÁBADO 8 s 3 s 2008 ABC La legislatura de la negociación (y seis muertos) Zapatero llamó a Otegi hombre de paz a los atentados accidentes y dio un trato de favor a De Juana DOLORES MARTÍNEZ MADRID. Marcada por el proceso de negociación con ETA, la legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero se cierra con el asesinato, cuarenta y ocho horas antes de las elecciones, de Isaías Carrasco, ex concejal socialista en Mondragón, localidad guipuzcoana gobernada por ANV uno de los disfraces de Batasuna para burlar su ilegalización. La muerte de este trabajador- -cobrador de autopista y afiliado a UGT- -se suma a la de los ecuatorianos- -Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate asesinados en la T- 4- a la del anciano Ambrosio Fernández Recio- -víctima de la kale borroka en Mondragón- -y a la de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero en Capbreton. Así, el presidente del Gobierno, que el pasado lunes se ufanaba en el debate con Mariano Rajoy de terminar su gestión con cuatro asesinados- -se olvidó del anciano- la ve cerrada, por desgracia, con una víctima más. Llevado por un optimismo desconcertante, Zapatero creyó encontrar el camino hacia la paz en la carta que recibió de ETA nada más llegar a la Moncloa. El presidente confió en la palabra de los etarras y dio luz verde a unos contactos- -ya abiertos con anterioridad por el socialista vasco Jesús Eguiguren con Batasuna, traicionando así el Pacto Antiterrorista firmado con el PP- -que desembocaron el 24 de marzo de 2006 en la tregua. Con la declaración del alto el fuego permanente pese a la que la banda seguía chantajeando a empresarios y ordenando actos de kale borroka -uno de ellos el que causó la muerte al anciano Fernández Recio- Zapatero buscó el salvoconducto de los partidos del arco parlamentario para emprender sus contactos con los asesinos. El Gobierno contó con el respaldo de todos, menos con el del PP, siempre firme en su posición de derrotar a la banda y de rechazar la negociación política Sin el apoyo del principal partido de la oposición- -que representaba tras las elecciones de 2004 a 10 millones de españoles- Zapatero tomó el camino de la negociación en el que no sólo hubo travestismo en el lenguaje, sino también en las actuaciones. A cara descubierta se registraron tres casos que provocaron el escánda- LOS ESCENARIOS DE LOS ASESINATOS DE ESTA LEGISLATURA Las ruinas de la T- 4 bajo las que perecieron Estacio y Palate JAIME GARCIA Esquela de la víctima de la kale borroka en Mondragón TELEPRESS Fernando Trapero ABC Raúl Centeno ABC Sin el PP lo y la profunda irritación de las víctimas del terrorismo. Los beneficiados fueron Arnaldo Otegi y José Ignacio de Juana Chaos. Al primero, Zapatero le llegó a considerar hombre de paz y el segundo disfrutó de unas medidas penitencia- rias que le permitieron recuperarse, al lado de su novia, de una enfermedad intestinal en su tierra, San Sebastián. Rota la tregua, el destino de De Juana cambió tanto que del hospital pasó a la cárcel de Aranjuez. El tercer escándalo lo pro- vocó directamente el presidente del Gobierno, que, en repetidas ocasiones, calificó a los atentados de accidentes Además, Zapatero quiso internacionalizar el conflicto y llevó el proceso al Parlamento Europeo. Fue el 25 de octubre de 2006, y dos meses después ETA voló la terminal 4 del aeropuerto de Barajas, atentado en el que perdieron la vida los inmigrantes ecuatorianos Estacio y Palate. Tal era la fe de José Luis Rodríguez Zapatero en su proceso de negociación que un día antes de esta salvajada, compareció ante los medios de comunicación para decir que en la consecución de la paz hoy estamos más cerca que mañana ¿Era errónea la información que le llegaba al presidente? Para muchos, a visto de lo sucedido, la respuesta es sí. Pese al atentado, el Gobierno siguió manteniendo contactos con ETA hasta que el 6 de ju- Mala información nio de 2007 la banda anunció la ruptura de la tregua. A partir de ese momento, el Ejecutivo empezó a rectificar su política antiterrorista: se incrementaron las detenciones, Otegi terminó en la cárcel, al igual que la mayoría de los miembros de la mesa nacional de Batasuna, y la Justicia empezó a encontrar pruebas sólidas de la utilización por parte de Batasuna de sus dos máscaras electorales: PCTV y ANV Las operaciones policiales realizadas tras la tregua pusieron al descubierto que ETA no apostaba como el Gobierno por el proceso de paz Durante este periodo, los criminales siguieron planeando atentados mientras que Zapatero los llamaba accidentes Sólo cuando se aproximaba la convocatoria de las elecciones- -y con la vuelta de ETA a las armas- el presidente del Gobierno, consciente del fracaso de su proceso, fue rectificando la política antiterrorista. Para el PP, el daño ya estaba hecho.