Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ELECCIONES 9 M ESPAÑA EL TERRORISMO CONDICIONA LOS COMICIOS: LA CAMPAÑA, SUSPENDIDA SÁBADO 8 s 3 s 2008 ABC Agentes de la Ertzaintza inspeccionan el lugar donde cayó asesinado Isaías Carrasco tras ser tiroteado por ETA TELEPRESS Las vísperas, otra vez de los terroristas El atentado añade incertidumbre al 9- M después del partido que sacó el PSOE al 11- M para llegar al poder s ANV gobierna Mondragón como fruto de las cesiones de Zapatero en su proceso de paz POR ÁNGEL COLLADO MADRID. El asesinato del ex concejal del PSOE Isaías Carrasco en Mondragón añade, con tintes macabros, otra incógnita a los resultados de las elecciones generales del domingo que los principales partidos no acaban de calibrar. Nunca había cometido ETA un atentado mortal en el día de cierre de una campaña; sí en el arranque, cuando el 14 de febrero de 1996 segó, también a tiros, la vida de Francisco Tomás y Valiente, ex presidente del Tribunal Constitucional. Es un principio aceptado por todos los partidos que en España los ataques terroristas de ETA tienen poca influencia sobre la voluntad de los ciudadanos a la hora de ir a las urnas. Ni siquiera se puede constatar que beneficie al partido en el poder como en otros países. En los comicios 1996, de hecho, se dio el relevo en el poder. El PP partía como favorito en todas las encuestas y ganó. Ese principio de que el terrorismo ha sido un factor neutral en las elecciones saltó por los aires en las generales de hace cuatro años con los atentados del 11- M en las estaciones de Atocha y Vallecas. Los errores o torpezas, con buena o mala intención, del Gobierno de Aznar en el tratamiento de la información sobre la autoría del ataque y el aprovechamiento que hizo el PSOE de los asesinatos desencadenaron un vuelco electoral a favor de Zapatero. Al vincular lo sucedido con el apoyo del Ejecutivo del PP a la invasión de Irak, lanzar una campaña para acusar al presidente del Gobierno y los ministros que dieron la cara- -Acebes y Zaplana- -de mentir a los ciudadanos y promover la agitación social en la jornada de reflexión, el Partido Socialista logró movilizar a la izquierda en masa contra el PP y hacerse con la victoria. Aunque los atentados del 11- M fueran de origen islamista, es evidente que buscaban un cambio de Gobierno y lo lograron. ETA ha querido estar ahora presente en la fecha clave de la campaña, igual de clave que en 2004, después de negociar durante casi tres años con el Ejecutivo de Zapatero. Y lo ha hecho con el asesinato a tiros de un militante del PSOE en una población, Mondragón, gobernada por una alcaldesa de ANV Inocencia Galparsoro, que maneja un presupuesto de casi 50 millones de euros. La presencia de ANV en los municipios vascos y navarros, la última marca electoral de ETA, es fruto de las cesiones de Zapatero a la banda terrorista para mantener vivo el llamado proceso de paz Los etarras exigieron que la izquierda abertzale pudiera volver a las instituciones locales en mayo pasado y el Gobierno prefirió hacer la vista gorda para que la mitad de las candidaturas de ANV pudieran presentarse. Pese al atentado que costó la vida en la T- 4 a Carlos Alonso Palate y Diego Armario Estacio. Después de que ETA decidió poner fin a su tregua y asesinó en Capbreton a los agentes de la Guardia Civil Fernando Trapero y Raúl Centeno, ANV mantuvo el control del Ayuntamiento de Mondragón. El PP pidió inútilmente en el Congreso la inmediata ilegalización de la marca etarra y la disolución de los correspondientes ayuntamientos que controlan. En el segundo debate con Rajoy, Zapatero comparó con frivolidad los cuatro asesinados por terrorismo en esta legislatura- -olvidó a Ambrosio Fernández, víctima del terro- LA FRASE Mariángeles y Sandra Esposa e hija de Isaías Carrasco, asesinado por ETA ¡Asesinos, asesinos! nifestación de dolor y de rabia se produzca en la campaña electoral. Al terrorismo siempre se le espera, aun cuando nadie en su sano juicio le haya invitado. Mientras siga existiendo una banda de criminales dispuestos a matar para conseguir sus objetivos, la eventualidad de un atentado mortal no podrá nunca descartarse. Lo que sí es nuevo es esa imagen de unidad ante el terror, esa voluntad decidida de derrotar a ETA mediante la estricta aplicación de la ley y la acción de los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado, esa apelación a todos los españoles de bien que sienten como propia la tragedia de una familia de Mondragón. En ello coincidieron ayer, por primera vez en lo que va de legislatura, el presidente del Gobierno y el líder de la oposición. Como en los viejos tiempos, no tan lejanos, en que ambos creían en el mismo Pacto. El de las Libertades y contra el Terrorismo. Xavier Pericay Periodista y escritor E l grito no es nuevo, sobre todo en el País Vasco. Tampoco lo es, por desgracia, que lo profiera un familiar sobre el cuerpo yaciente de la víctima. Ni siquiera que semejante ma-