Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 8 s 3 s 2008 OPINIÓN 3 LA TERCERA GUARDAD DERECHO, HACED JUSTICIA Isaías Carrasco, amigo, argia lagun Que la luz te acompañe, como han dicho siempre mis ancestros. Hubiera deseado para ti, de verdad, todo este resto de mi vida digna. La vida en defensa de la libertad. La vida de familia. El deber filial. El amor de la compañera. Lo siento, Isaías, lo siento. Y lloro por ti. Y me da asco... O dice el profeta Isaías (56,1) Lo dice en el monumento conmemorativo de Fernando Múgica, socialista donostiarra asesinado por ETA. En la falda arrasada del monte Igueldo. Lo quemaron esta semana pasada. Estuve ayer. Por si el monumento necesitara algún cuidado. Muchas hectáreas de tierra calcinada alrededor de un humilde monumento en hierro gritando guardad derecho, haced justicia En el hierro existen tres antiguas pintadas de ETA que nadie ha osado borrar todavía. Directamente contra el asesinado y contra nosotros, los ciudadanos. Isaías sólo puede clamar. Unos vecinos no querían que en Igueldo se construyera un centro de acogida de menores. Y va y arrasan la casa y el monte entero. ¡Continúa, Isaías, grita! porque no tienes nada que hacer ante la manera contemporánea vasca de resolver las contradicciones en el seno del pueblo. Esta modalidad que aquí ha calcinado el monte, en las escuelas de la ciudad está penando con un escapulario colgado del cuello a los niños. Por hablar castellano en los recreos. Esta misma semana unos amigos que no saben vascuence han recogido llorosa a su hija cuando salía del colegio. La pobre no sabe vascuence y lo aprende como puede, pero pena ya en un colegio concertado. Y llora a la salida. Y cada fin de semana debe aprenderse de memoria una poesía eusquérica. El ayuntamiento socialista premia que se incentive hablar vascuence en los recreos. Así es la niña de los socialistas. Entérate, Isaías. El presidente de nuestro gobierno llamó hombres de paz a los que calcinan la tierra para que las niñas lloren y penen. Pero aprenden vascuence. Y para que los conejos y los árboles sean calcinados, desde el mar hasta Mendizorrotz. l derecho y la justicia no le importan a nuestro presidente. Y su ejemplo ha cundido entre los jueces. Y acaban de suscribir un ignominioso dictado por el que no juzgan oportuno que se cumpla la ley. La ley de banderas. No, porque estamos en campaña electoral. Y otros jueces acaban de suscribir un pliego faccioso por el que condenan que el PP haga propuestas de cambio legal durante la campaña electoral. La ley de menores, por ejemplo. ¿Cuándo la habrán de hacer sino en la campaña donde se prometen las cosas bajo el honor de la palabra? ¡Es la paz, Isaías, despierta! Isaías Carrasco, 42 años. Asesinado ayer al mediodía delante de su hija y de su mujer. En Mondragón. Y mañana levantarán un memorial en su honor. Pero hoy mismo, esta misma tarde el ministro dirá que sus asesinos se van a pudrir en la cárcel. Pero los hombres de paz pintarán en ese memorial levantado a Isaías Carrasco lo que pintaron a Múgica: borroka da bide bakarra (la lucha es el único camino) La lucha del camino que consiste en matar a Isaías Carrasco y a otros como Isaías Carrasco. Y entre dos asesinatos dialogar. Hasta lograr su Euskalerria. Independiente y con Navarra. Y los asesi- L nos de Isaías Carrasco se pasearán pronto por San Sebastián, a lo De Juana Chaos. El presidente Zapatero los mimará como hombres de paz. Y perdurarán las pintadas en el monumento de Isaías Carrasco aunque se arrasen los alrededores. Sin que los alcaldes socialistas ni los concejales socialistas quieran borrarlas. Como ayer mismo. Los socialistas vascos no apoyaron en el parlamento de Vitoria la proposición del PP de que todos los vascos que deseen puedan escolarizar a sus hijos en castellano. Si no existe el derecho y tampoco la justicia, Isaías, es porque llaman paz a este estado de prevaricación e ignominia moral. oy los politólogos hablarán de qué pretende ETA, discutirán de cuál es su reorientación estratégica, de cuán equivocado o acertado se hallaba el presidente, etcétera. Incluso le darán ideas a ETA sobre qué es lo que pretendía asesinando a Isaías Carrasco. Es lo que ETA ha intentado hoy. Que se hable de ETA. Isaías Carrasco es mera ocasión para que se hable, para que el ministro y el señor presidente hablen de ETA, aunque mientan. No importa. Que hablen es lo importante. Hasta que la gente se aburra de oír hablar de ETA. La familia de Isaías Carrasco es un clínex. ETA sabe que ha ganado porque la gente no quiere oír hablar de ETA. Y porque la gente cree que es más bonito que le digan que ya viene la paz. Incluso que ya casi está la paz. La gente, la ciudadanía estamos derrotados. A causa de la paz del presidente. Mueran dos ecuatorianos, dos guardias civiles o un ex concejal. Ya casi está la paz. El año que viene estaremos todavía mejor. Confiad en mí. No en el derecho ni en la justicia. Confiad en mí, dice el presidente. Isaías, profeta, el señor presidente te ha derrota- H do. Casi la tiene. La paz. Que no el derecho y la justicia. Está a su disposición esa declaración parlamentaria que le autoriza a dialogar con ETA. Y no la suelta por nada del mundo. Con ella tiene de su parte a cuantos jamás estuvieron contra ETA: a todos los nacionalistas de todo pelaje y a los comunistas de pelaje rojísimo o verdísimo y a los de pelaje feminísimo u homosexualísimo. Y a los de mar adentro y los de urgencias adentro. Pase lo que pase y caiga quien caiga (ellos nunca han caído, claro, ni se espera que caigan, ah, eso sí que no) El presidente quiere la paz pero tú, Isaías Carrasco, ya no estás para escucharme. Te han sacrificado. Y te levantarán un monumento y pintarán en él borroka da bidea, etcétera. Y más ciclos de etcétera. Da asco. l presidente le dijo el lunes pasado a Rajoy que su legislatura contabilizaba menos muertos que la última de Aznar. Y va ETA y le mata el viernes a un socialista. Ayer al mediodía, ante su esposa e hija. ¿Qué puedo decir yo, si sólo creo que ETA nos ha derrotado? ¿Qué puedo decir a su esposa y a su hija sino que yo hubiese cedido mi vida a cambio de la de Isaías Carrasco, su esposo y padre? Le quedarían todavía otros 23 años de vida. Los mejores que yo haya vivido se los han quitado a él. Y no podré jamás dárselos. Isaías Carrasco, amigo, argia lagun. Que la luz te acompañe, como han dicho siempre mis ancestros. Hubiera deseado para ti, de verdad, todo este resto de mi vida digna. La vida en defensa de la libertad. La vida de familia. El deber filial. El amor de la compañera. Lo siento, Isaías, lo siento. Y lloro por ti. Y me da asco. Como si los asesinatos de ETA fuesen la culpa de Aznar o de Rajoy o de Zapatero. O como si los deseos infinitos de paz pudiesen producir menos asesinados que otros deseos no tan infinitos. ETA asesina porque son asesinos, señor presidente. A todos nos debe dar asco. ETA es una organización para asesinar y acojonar a la gente. Hasta conseguir lo que pretende. El nacionalismo vasco en su conjunto espera que cedamos. Nos dirá quejumbrosamente que no hacía falta matar. Matar tanto. Pero jamás han negado los nacionalistas que ningún asesinato tuviese nada que ver con la independencia de Euskadi. Jamás han afirmado que algún asesinato no tuviese nada que ver con la libertad de los vascos. Han afirmado lo contrario. Que los asesinatos son muertes que produce el conflicto entre España y los vascos. Nosotros guardaremos derecho. Y haremos justicia. Y no olvidaremos la memoria de las víctimas. De ninguna. Y tú, Isaías Carrasco, no serás la última. ETA nos seguirá matando hasta que desista por ver que no cedemos. Y no cederemos. Nunca más negociar con ETA. Isaías, profeta, acoge en tu seno a nuestro mondragonés. E E MIKEL AZURMENDI Profesor y escritor