Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 CIENCIAyFUTURO VIERNES 7 s 3 s 2008 ABC El Gobierno británico prohibirá el agua embotellada en los ministerios EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Todos los funcionarios británicos, puede que hasta el primer ministro, van a beber agua del grifo. No lo harán por el deseo de ahorrar dinero de los contribuyentes, sino para reducir las emisiones contaminantes que supone la distribución del agua embotellada, en ocasiones dispensada a miles de kilómetros de su origen. En el próximo debate sobre los Presupuestos, el ministro de Economía y Hacienda, Alistair Darling, se hará servir agua del grifo en el vaso que le ponga el ujier para aliviar su larga intervención ante la Cámara de los Comunes. Será el signo más simbólico del cambio, anunciado ayer por el secretario del Gobierno, Gus O Donnell, quien indicó que ya no habrá botellas de agua sobre la mesa del Consejo de Ministros, sino jarras llenadas en el grifo. También se dejará de comprar agua en todos los Ministerios, siguiendo una política que ya habían comenzado el Departamento de Medio Ambiente y el de Industria. Lo que no había podido conseguir la carestía de la vida, y el cada vez más elevado precio del agua embotellada, lo ha logrado el deseo de combatir el cambio climático. Según los expertos, el agua del grifo es responsable de 300 veces menos emisiones de CO 2 que las que se derivan de la producción, embotellamiento y transporte del agua mineral. Y el precio de ésta es unas 500 veces más alto. Como ha puesto de manifiesto el alcalde de Londres, Ken Livingstone, que ha lanzado la campaña London on Tap -lema que literalmente significa Londres en grifo pero que también juega con la evocación de la expresión on top con la idea de estar encima, en la cúspide- hay marcas de agua embotellada que se venden en la capital británica que llegan desde las partes más distantes del planeta, como una determinada empresa que las trae de Nueva Zelanda. Livingston ha pedido a los londinenses que no se avergüencen de pedir agua del grifo en pubs y restaurantes. De hecho, en establecimientos del Reino Unido no especialmente caros no resulta extraño que el cliente pida agua del grifo. Por su parte, la asociación británica de productores de agua embotellada rechaza que ésta pueda considerarse mala para el medio ambiente. GRAN TELESCOPIO BINOCULAR (LBT) Vista lateral El LBT está emplazado sobre el monte Graham (Arizona) a 3.170 metros de altitud Vista en perspectiva Consta de dos espejos gemelos de 8,4 metros de diámetro, que pesan 16 toneladas cada uno y sus centros están separados por 14 metros Espejo Su resolución es capaz de captar la luz de una vela a 2,5 millones de kilómetros de distancia Espejo Una mirada con prismáticos a través del Universo El Gran Telescopio Binocular (LBT) del Monte Graham, en Arizona, único en su género en el mundo, ha empezado a captar sus primeras imágenes binoculares con una resolución y potencia superiores a las del telescopio espacial Hubble POR S. BASCO MADRID. La Astronomía ha sido hasta ahora una ciencia reservada a los cíclopes- -basada en la observación óptica monocular- es decir, vista por un solo ojo. Sin embargo, ya es posible explorar el Universo con prismáticos y los científicos cuentan con visión binocular desde la entrada en servicio a pleno rendimiento del Gran Telescopio Binocular (Large Binocular Telescope, LBT) del Monte Graham, en Arizona. Único en su género, el LBT ha mostrado con sus primeras imágenes las ventajas que ofrece la visión binocular: mayor amplitud del campo visual, y percepción de volúmenes y profundidades. Empresas ópticas e informáticas de tecnología puntera estadounidenses, alemanas e italianas se sumaron en 2002 al proyecto para construir en la cima de una montaña de más de 3.170 metros de altitud uno de los telescopios más sofisticados en la investigación astronómica moderna, tanto que es el primero con visión binocular. El LBT abrió su fase de pruebas tras ver su primera luz en 2005, pero fue en noviembre pasado cuando se acopló la cámara panorámica al segundo de los dos grandes espejos gemelos de que consta la instalación, de 8,4 metros de diámetro cada uno y separados por 14 metros. Estos días ha empezado a trabajar a pleno rendimiento, y los astrónomos ya exploran el Universo con prismáticos gigantes. Las primeras imágenes binoculares captadas por el LBT, según informa la Universidad de Arizona, muestran tres interpretaciones cromáticas diferentes de la galaxia en espiral NGC 2770, a 120 millones de años luz de la Vía Láctea. La galaxia aparece como un disco plano de estrellas envuelto en un resplandor de gases. Con una área de captación de luz de 11,8 metros cuadrados- -su apertura es de 11,8 m 2 x 8,4 m- este telescopio binocular es capaz de captar imágenes con una resolución equivalente a la que se obtendría con un telescopio monocular de 22,8 metros de diámetro. Baste sa- Londres en grifo Galaxia en espiral NGC 6946, a diez millones de años luz de la Tierra, captada por el LBT durante su fase de pruebas ber, para hacerse una idea de su potencia- -superior a la del telescopio espacial Hubble- que puede captar la luz de una vela a 2,5 millones de kilómetros de distancia. Cada uno de los espejos del LBT pesa 16 toneladas, y para que un telescopio clásico aportase prestaciones similares debería pesar más de cien toneladas, lo que hace inviable su construcción. Tener un telescopio binocular funcionando a pleno rendimiento no sólo es motivo de celebración para los responsa- ABC La luz de una vela bles de este observatorio, sino para toda la comunidad de astrónomos dijo a Otr press el director del LBT. Peter Strittmatter. Las imágenes que obtendrá no se parecerán en nada a lo conocido hasta ahora, ya que trabajará con una potencia y una resolución capaces de aproximarse al nacimiento mismo del Universo afirmó Strittmatter. Más información sobre el telescopio: http: medusa. as. arizona. edu lbto