Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ELECCIONES 27 M ESPAÑA LAS INFRAESTRUCTURAS VIERNES 7 s 3 s 2008 ABC Todos subidos al tren Todos los partidos abogan por potenciar el ferrocarril, tanto en la Alta Velocidad como en las Cercanías s La crisis del sistema de trenes en Cataluña define la labor de la ministra Álvarez, reprobada en el Congreso ÀLEX GUBERN BARCELONA. En pocos asuntos hay tanta coincidencia entre los programas de los partidos, y en tan pocos ha habido tanta confrontación a lo largo de la legislatura. En política de infraestructuras hay acuerdo amplio a la hora de fijar qué obras necesita el país- -tampoco hay demasiado secreto en ello- pero divergencia absoluta al valorar la eficacia en la ejecución de las mismas. El caso de la Alta Velocidad es paradigmático: mientras que tanto el PSOE como el PP abogan decididamente por poner una estación del AVE en cada rincón de España y señalan el tren veloz como un elemento capital en la vertebración territorial del país, la gran chapuza de las obras a su llegada a Barcelona debido a las prisas por inaugurarlo- -otro tanto sucedió con el AVE a Málaga y Valladolid- -han sido la principal arma de desgaste de la oposición al Gobierno en el tramo final de la legislatura. A excepción del PSOE, todos los partidos coinciden en señalar que la precipitada inauguración de la línea AVE entre Madrid y Barcelona no va a permitir a Rodríguez Zapatero y a su ministra reprobá Magdalena Álvarez, salvar la cara. Para Andrés Ayala, portavoz del PP en la comisión de Fomento del Congreso, el balance es desastroso algo que explica, por ejemplo, la grave y preocupante apertura de los AVE, sin respetar las mínimas prescripciones técnicas Por contra, Salvador de la Encina, portavoz del PSOE en la misma comisión, recuerda que nunca se había invertido tanto en infraestructuras (16.500 de media anual) y que, pese a los problemas, el AVE ahí está. La valoración debe hacerse en conjunto Según Josep Rull, en la lista de CiU al Congreso, la gestión del PSOE ha sido decepcionante. Si antes de Zapatero el debate era sobre qué obras había que hacer, ahora Propuestas del PSOE: Para el ferrocarril, 10.000 millones para Cercanías Barcelona y 5.000 para Madrid. Puesta en servicio de 1.300 kilómetros de vías de altas prestaciones e inicio de obras en 2.200. Aprobación de una ley de Movilidad Sostenible; 1.500 kilómetros de autopistas y autovías, e inicio de obras en 1.600 en cuatro años Propuestas del PP: Plan Nacional de Alta Velocidad para unir todas las capitales de provincia en 2015 con corredores de las mismas prestaciones: 300 km h ahora, 350 en el futuro. Plan Nacional de Cercanías. Creación de la Agencia Estatal de Seguridad Vial. Completar el mallado nacional de vías de gran capacidad; potenciación de los grandes ejes transversales. sólo tenemos accidentes y desconfianza Si el AVE ha sido el tema, Barcelona ha sido el lugar, ya que sobre la capital catalana y su área metropolitana han pivotado todos los grandes debates que sobre infraestructuras han ocupado la legislatura, principalmente el AVE, la crisis y necesidad de modernizar Cercanías así como el modelo de gestión de los aeropuertos, en este último caso en un debate alentado por la gravísima ocupación de pistas en El Prat en 2006, en el mayor caos aéreo vivido nunca en España. Como en muchos otros campos, la legislatura ha tenido de todo. En materia ferroviaria, se ha explicado, si el AVE es la cara, las Cercanías son la cruz. En el primer caso, la conexión Madrid- Barcelona es un hito que ningún partido debería patrimonializar, y la red, gane quien gane el 9 M, seguirá extendiéndose. El PP promete para 2015 conexión AVE para todas las capitales de provincia con igualdad de prestaciones en todos los corredores, es decir, ahora a 300 kilómetros por hora, y más adelante a 350, así como la segregación de las redes de mercancías y pasajeros. Para ello, se asegura una inversión en infraestrcuturas por encima del 2 del PIB (frente al PSOE y PP abogan por poner una estación del AVE prácticamente en cada rincón de España ABC Salvador de la Encina (PSOE) Nunca se había invertido tanto en infraestructuras como ahora Andrés Ayala (PP) El balance es desastroso, empezando por un AVE sin la mínima prescripción técnica Josep Rull (CiU) Queremos la última palabra para todas las obras que se hagan en Cataluña AVE la cara, Cercanías la cruz 1,58 actual) Por su parte, el PSOE asegura que pondrá en servicio en los próximos cuatro años 1.300 kilómetros de vías de altas prestaciones (un sucedáneo del AVE, según el PP) e iniciar obras en al menos otros 2.200, así como corregir la excesiva radialidad de la red. La promesa de llevar el AVE a todas las capitales de provincia es para 2020. Lo de Cercanías es otro cantar. Años de abandono han puesto la red al límite, situación dramática en Cataluña. Con el traspaso a la Generalitat atascado por su dificultad técnica- -también por la frontal oposición de los sindicatos- el PSOE promete 10.000 millones para la red catalana, 5.000 para la de Madrid, y mejoras, sin especificar, en el resto de núcleos. En el caso catalán, la promesa llega con trampa, ya que parte de los 10.000 millones están ya comprometidos y el resto se incluye en el paquete de 34.000 que en infraestructuras el Gobierno está obligado a invertir, según fija el nuevo Estatuto. El PP, que pone el acento en todas las Cercanías, no sólo Madrid y Barcelona apunta Andrés Ayala, aboga en el caso catalán por un ambicioso plan a ocho años vista, para el que si hay que invertir el 18 -mínimo estatutario- -se hará, pero si es necesario el 24 también, según se explica desde el PP en esta comunidad. Aunque de las carreteras poco se habla, siguen siendo el modo básico de transporte en España. El PP creará una Agencia Estatal de Seguridad Vial y avanzará en el mallado de vías de gran capacidad acometiendo los proyectos que permitan circunvalar la península y desarrollar los grandes ejes transversales Los populares quieren alcanzar los 15.875 kilómetros de autovías en 2015. El PSOE también habla de malla, con la puesta en servicio de 1.500 kilómetros de autopista y autovía e inicio de obras en 1.600 en la próxima legislatura. En cuanto a puertos y aeropuertos, mientras la cara ha sido la inauguración de la T 4 de Barajas y las próximas aperturas de la T- Sur de El Prat y la ampliación del puerto barcelonés, la cruz sigue siendo la indefinición en modelo de gestión para estas inafraestructuras, un freno para sus posibilidades de competir. Mientras que los partidos nacionalistas insisten en la preponderancia de las administraciones autonómicas- -algo así como cambiar una AENA española por otra catalana- el PP quiere avanzar hacia una gestión privada de las instalaciones. El PSOE se limita a apuntar el aumento de la participación del resto de administraciones y la cooperación público privada, sin más concreción.