Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 7 s 3 s 2008 ABC AD LIBITUM EL PODER DE PERSPECTIVA LAS MINORÍAS I gano- -ha dicho Mariano Rajoy- -llamaré al PSOE para que se abstenga en la investidura No está mal visto. En el PP conocen, por las muchas plumas que perdió José María Aznar en el gallinero de CiU, tras su victoria minoritaria de 1996, lo que cuesta- ¡mucho más de lo que vale! -un apoyo nacionalista para conformar una mayoría en el Congreso de los Diputados. Y, ¿si el que gana es José Luis Rodríguez Zapatero? Cabe deducir, a poco rigor que le atribuyamos al candidato popular, que se abstendrá para que su antagonista no hipoteque su libertad de acción, como ha hecho en la legisM. MARTÍN latura que ahora concluFERRAND ye, en manos de las fuerzas políticas que aspiran a no seguir siendo españolas. Lo que no soy capaz de discernir es si los votantes del PP y del PSOE suscriben esa actitud excluyente de Rajoy. Personalmente voy más lejos y, si no fuera contra corriente, propondría una gran coalición entre los dos grandes para iniciar un proceso constituyente capaz de devolverle al Estado algunas competencias que nunca debió transferir, ponerle límites al autonomismo y, sobre todo, devolverle al Estado la independencia de sus poderes y enmendar los errores que, especialmente en materia de Justicia, Educación y Defensa, debilitan nuestra perspectiva de futuro. Pero mi opinión es insignificante y muy posiblemente errada. En la intención de los votantes del PP o del PSOE, ¿va incluido un voto en contra de los partidos nacionalistas? Josep Antoni Duran Lleida, candidato a la presidencia del Gobierno por CiU, ha dicho que las mayorías absolutas han sido siempre muy perjudiciales para Cataluña Visto desde un observatorio de vocación nacionalista, tiene toda la razón. Las mayorías absolutas equilibran el poder del Estado e impiden que unos pocos votos secesionistas, que quieren acabar con ese Estado en su forma actual y en su rigor constitucional, adquieran un poder desproporcionado según su acreditación representativa. Es un problema de escala. En la dimensión nacional española, que es la que ahora nos preocupa, la suma de los dos grandes supera con creces los dos tercios que se requieren para cualquier modificación legislativa trascendental. Frente al ochenta y tantos por ciento de los votantes de España que sostienen al PP y al PSOE, ¿qué significa, por mucho que se quieran respetar las minorías, el 2,5 de CiU, el 1,8 de ERC o el 1,3 de PNV? Aunque con la oscuridad que suele acompañarle, fruto de su lamentable política de comunicación, Rajoy ha lanzado al aire una señal importante. Muy importante si llega a resultar ganador, cosa improbable, e importantísima si Zapatero renueva su contrato de inquilino en La Moncloa. Realquilados con derecho a cocina, fuera. Hay coaliciones que, además de atentar contra las propiedades de la suma, lo hacen contra el bien común y el buen sentido. CONTRA LA RESIGNACIÓN llo mediático alguno y despreciada por el establishment culUE la economía española estaba en un proceso de tural, ha puesto límites a algunos excesos de su Estado de ajustelo sabíamos antes delverano los quenos dediBienestar y reformado el Estado Federal. Los alemanes no camos a seguir la cosa. Después de los tres debates han sucumbido a la demagogia y no han dudado en sacrifielectoralesya losaben todos los electores. El ritmo eintensicar algunos tabúes para mantener su peso en la nueva dividad de la contracción económica han resultado incluso susión internacional del trabajo, que diría el ausente Llamaperiores a los anticipados por los más pesimistas. Aún rezares. cuerdo la que me cayó porque en un seminario de otoño se Toda una lección de economía política comparada para me ocurrió decir que España crecería por debajo del 2,5 por reflexionar. Porque recuerden que el domingo tamciento este año. Como además el seminario era de bién tenemos que elegir entre dos modelos econóFaes, ¡qué error de juicio el mío! la reacción fue permicos contrapuestos. Uno, el de Zapatero, al más fectamente previsible, desacreditar al mensajero rancio estilo del primer Mitterrand, pone el acento en vez de analizar lo que dice. Hoy, cuando los prinen el gasto público y en la presión fiscal para afroncipales servicios de estudios españoles pronostitar una crisis internacional de confianza y monocan un crecimiento en ese mismo entorno, la polécultivo del ladrillo. Otro, el de Rajoy, sin duda thatmica ha desaparecido. Pero me gustaría que alcheriano, insiste en bajar impuestos y devolver auguien explicase cómo el Partido Socialista ha poditonomía y capacidad de gasto a los ciudadanos. La do pasar sin traumas desde la reivindicación del deFERNANDO política fiscal es sólo una parte del debate y no la bateeconómicoal silencioadministrativo comopoFERNÁNDEZ más importante. Hay también dos modelos en relalítica. Sin traumas y sin costes perceptibles. ción con el desarrollo del Estado de las Autonomías, consLa fuerte caída del crecimiento y el aumento del desemtruirun Estadoconfederalcon unGobiernoresidualo recupleo asociado son a estas alturas inevitables en 2008, porperar las competencias de decisión, planificación y coordique la política económica tiene más poderes preventivos nación delGobierno central. Dos modelos en relacióncon el que curativos. Pero la profundidad de la crisis no está escriEstado de Bienestar, la promesa populista de que todas las ta. Las elecciones del domingo cuentan, a pesar de lo que dinecesidades sociales, las actuales y las que consideremos ga la prensa internacional, porque se trata también de eleoportuno en el futuro, serán atendidas gratis total contra el gir entre dos modelos económicos, entre dos formas de compromiso riguroso de racionalizar las prestaciones soafrontar el cambio deciclo, como insistió elcandidato Zapaciales, fomentar el esfuerzo individual mediante fórmulas tero en un alarde impropio de sinceridad. Analicemos las de coparticipación y abrir espacios a la gestión privada de experiencias europeas y veamos, por ejemplo, el contraste los servicios públicos. Dos modelos en educación, investigaentre la evolución italiana y la alemana. En Italia, un Goción y desarrollo; dos modelos frente al tejido empresarial. bierno tripartito encallado en discusiones ideológicas y Rajoy ha dado a veces la impresión de que no quiere que se compromisos espúreos entre sus socios ha sido incapaz de hable mucho de esto y se ha presentado simplemente como romper el status quo, de articular una política económica un mejor gestor. Pero lo cierto es que la duración e intensicoherente y ha prolongado el estancamiento. Mientras tandad de la crisis tiene mucho que ver con qué modelo econóto, Alemania es el país que mejor está navegando la crisis. mico se elige el domingo, y con la convicción del Partido PoCrecen el empleo, el consumo privado y las exportaciones, a pular para aplicarlo una vez en el Gobierno. Porque es una pesar de la crisis financiera internacional y la fortaleza del crisis que cuestiona el lugar que España quiere jugar en la euro. La razón es sencilla, no sólo no está especialmente eneconomía global, el pensamiento único y el consenso domideudado, sino queademásunGobierno decoaliciónencabenante en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. zado por la canciller Merkel, una política mediocre, sin bri- S Q -Encargamos a un centro demoscópico que nos dijese cuál es el mejor instituto de opinión. Según sus resultados la preferida por la gente es la empresa que ha hecho la encuesta.