Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 6- -3- -2008 Messi será baja al menos seis semanas y se perderá como mínimo nueve partidos 91 Incluso podría no llegar a tiempo a la final de Copa (16 de abril) si pasa el Barça Así jugó el Real Madrid Casillas bien. Míchel Salgado: regular. Pepe: regular. Cannavaro: regular. Heinze: bien. Diarra: mal. Gago: mal. Guti: regular. Baptista: regular. Raúl: regular. Robinho: regula Drenthe: reglar. Torres: regular. Soldado: sin calificar. El técnico. Bernd Schuster: mal. No fue capaz de cambiar ni la mentalidad ni el ritmo de su equipo sobre la marcha como pedía el partido. También es cierto que las bajas maniataron su margen de maniobra en el once titular, pero no supo alterar la dinámica del partido, que era contraria a su equipo. Tampoco arriesgó con los cambios, aunque la expulsión de Pepe posiblemente le coartara los planes de última hora. Lo mejor: poco se puede destacar de un equipo plano- plano. Inofensivo en ataque, vulgar en el centro del campo e indeciso atrás. Sólo tras el tanto de Raúl dio la sensación de poder meterse en el partido, pero fue cuestión de minutos. Lo peor: su falta de agresividad desde el principio hasta el final. Incapaz de cambiar el paso y acelerar el vértigo del partido. En ningún momento dio la sensación de poder forzar la máquina. Cuarto cate consecutivo El conjunto blanco vuelve a estrellarse contra la barrera de los octavos de final, en una noche aciaga para los de Schuster. La Roma se une a la lista negra del Bayern, Arsenal y Juventus s El Real Madrid volvió a carecer de pegada y se acordó de los ausentes JULIÁN ÁVILA MADRID. La ausencia de Van Nistelrooy dibujaba un panorama con nubarrones. Es el único nueve de la plantilla que ha respondido en su labor de marcar goles, mientras sus recambios, Saviola y Soldado, calientan banquillo y apenas cuentan para Schuster. La baja del holandés reducía la polvora en la delantera y obligaba a modificar las posiciones de algunos compañeros, como la de Raúl. El siete pierde efectividad cada vez que juega de nueve y se esfuma el papel de hombre sorpresa que aparece desde la segunda línea. Las lesiones de Ruud, Robinho y Robben condicionaban en demasía el partido de vuelta. El Madrid había demostrado en su estadio una pegada extraordinaria en los meses precedentes, pero a la hora de la verdad habían aparecido las vacas flacas e incluso el cero a uno con el Getafe. Con este traje se presentó ante la Roma y terminó hecho jirones. Schuster quería ser optimisma y trasladó ese mensaje al vestuario y al entorno para crear un clima que empujase a los suyos a la siguiente ronda. Aunque nadie había querido utilizar el retrovisor para cerciorarse de fiascos recientes, en la mente de los jugadores, sobre todo los que llevan mucho tiempo, estaban grabadas las últimas eliminatorias de la Liga de Campeones. La hemeroteca era cruel. Desde que se proclamase campeón en el año 2002 en Glasgow el Madrid se ha ido descosiendo hasta convertir la barrera de los octavos en el Everest. El año pasado, el Bayern Munich aniquiló el proyecto de Capello en el Alianz Arena en un noche convulsa. La temporada anterior el Arsenal de Wenger, con la puntería de Henry, enterró a un Madrid que había penado mucho. Baste con reseñar que los blancos fueron incapaces de marcar en los ciento ochenta minutos de la eliminatoria. En la temporada 04- 05, una imponente Juventus acabó con ilusión de los galácticos Uno cero en el Bernabéu y 2- 0 en Delle Alpi. Antes el Mónaco de Morientes y de nuevo el Juventus. Y ahora el Roma. Hasta el propio presidente blanco, Ramón Calderón, aseguraba ayer que estaba decepcionado y desilusionado porque creía que el equipo estaba capacitado para pasar al tiempo que reconocía en la Cadena Ser que la eliminación representa un fracaso Así jugó el Roma Doni: bien. Cicinho: bien. Mexes: notable. Juan: notable. Tonetto: bien. De Rossi: notable. Aquilani: muy bien. Taddei: notable. Perrotta: notable. Mancini: bien. Totti: bien. Pizarro: bien. Vucinic: bien. Panucci: bien. El técnico. Luciano Spalletti: notable. Perfecto su planteamiento táctico y cómo mentalizó a sus hombres para el partido. Es vez no mandó echarse atrás a su equipo. Plantó cara al Madrid en el medio campo y no renunció al ataque a su manera. Intentó siempre tener el balón y defendió lejos de su área. Las líneas muy juntas y siempre mirando más hacia delante que atrás. Lo mejor: el conjunto, aunque hubo espacio para las individualidades. Impresionante trabajo colectivo en todas las líneas con mención especial para el centro del campo, donde el joven Aquilani fue protagonista tanto en ataque como en defensa. Lo peor: poco se puede objetar a un equipo que juega tan bien y con esa predisposición desde el principio. Sólo tuvo unos minutos de duda tras el empate del Madrid, pero los superó rápido por la falta de continuidad de los blancos... Ramón Calderón, decepcionado y desilusionado, reconoce que la eliminación es un fracaso ns pide una mayor motivación, una excitación mayor. Pero el Madrid no espabiló hasta que no recibió dos cachetes bien dados. En pleno rostro. Otro equipo se hubiera caído redondo a la lona, pero los de Schuster reaccionaron medio bien. Masoquistas que son. Primero llegó la expulsión de Pepe y, dos minutos después, el cabezazo de Taddei que puso al Roma en el ascensor de cuartos. No le dio ni tiempo al Bernabéu de lamentarse. En dos minutos ya había empatado Raúl y entonces el objetivo era el abismo de la prórroga, aunque fuera con uno menos. Pasó el Madrid a plantarse con defensa de tres (TorresCannavaro- Heinze) y a asumir riesgos que se antojaban tardíos. Tampoco así creó siquiera ocasiones de peligro. El Roma dejó pasar los minutos sin apurarse y al final se encontró con un premio que ya no esperaba, el gol de Vucinic. Schuster: Para mí no ha sido una derrota J. ÁVILA MADRID. Otra rueda de prensa complicada para Bernd Schuster. La eliminación le atrapó en un callejón sin salida. Otra vez al paredón de la prensa. Y el alemán, como siempre, a lo suyo. No se cortó ni en la derrota más dolorosa. Lejos del aquelarre de Huelva vivió otra noche negra, que dejó estupefactos a los periodistas tras escuchar sus reflexiones. Cargó contra la prensa porque ésta no supo medir el valor verdadero del rival (en la previa se quejó del pesimismo de los periodistas porque veían al Madrid en la cuneta) Quisimos poner un ritmo alto desde el principio, pero nos encontramos con un rival inteligente y con su forma de actuar nos lo puso muy difícil. No se dio valor al rival en la prensa. Y esta noche hemos visto que se trataba de una equivocación. El Roma era más rival Desde la grada se vio a un Madrid por debajo de su nivel, algo que no compartió el técnico: Para mí no ha sido una derrota. Hasta el primer gol el partido fue nuestro. Había la sensación de que podíamos marcar en cualquier momento. La clave estuvo en la expulsión de Pepe y en la lesión de Salgado. Luego, el uno a dos fue anecdótico Parecía el alemán muy convencido del trabajo de su equipo: Vimos un partido muy parecido al de la ida. El Madrid hizo todo el esfuerzo, creamos ocasiones ante un equipo bien colocado y posicionado. Sabíamos que sería complicado porque necesitábamos un gol para pasar. En fases, la suerte nos dio la espalda Cien millones de inversión para nada en esta Champions No soy el mayor responsable para responder a esto. Este equipo ha demostrado gran carácter cuando nos quedamos con diez. Pudo llegar la remontada Por último se le preguntó por su estado de ánimo: Muy bien, gracias ABC. es Más información sobre la Liga de Campeones en http: www. abc. es deportes Robinho clama por la ocasión perdida IGNACIO GIL