Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 6 s 3 s 2008 INTERNACIONAL 39 La huelga de transportes paraliza la vida de varias ciudades alemanas Centenares de vuelos fueron anulados en los principales aeropuertos del país RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLIN. Un paro masivo de transportes golpeó ayer, al unísono con una helada invernal, a varias ciudades y miles de empresas alemanas. Con dos ferias mundiales en curso, cientos de vuelos tuvieron que ser cancelados, mientras los empleados en huelga se concentraron bajo gélidas condiciones para denunciar el declive de su nivel de vida y pedir aumentos de entre un 8 y 15 por ciento, desde enero. El Gobierno contaba con un aumento de un 5 a lo largo de dos años y con horarios ampliados, aunque ayer dio señales de flexibilidad de cara a la negociación de hoy. O la administración hace una oferta con un claro aumento salarial y sin más horas o demostraremos toda nuestra fuerza avisa el líder sindical Frank Bsirske. El sindicato Ver. di representa a 1,3 millones de empleados del sector alemán de transportes y ayer miles, desde carga de equipajes a auxiliares y bomberos, en el mayor aeropuerto de Europa, Fráncfort, secundaban el paro de advertencia hasta el mediodía. Para entonces, más de 300 vuelos, locales y centroeuropeos, habían sido cancelados, tras los 142 anticipadamente anulados, dejando a miles de pasajeros sin destino. Lufthansa, que proporciona diariamente 1.850 vuelos desde Alemania, tuvo que ofrecer conexiones de tren. También Air Berlin tuvo que cancelar 32 vuelos y las repercusiones fueron especialmente negativas para los asistentes al CeBIT, la mayor feria de tecnología, y a la ITB, la feria global del turismo. Se vieron afectados los aeropuertos de Hannover (50 cancelaciones) Düsseldorf (80) Nüremberg, Hamburgo, Stuttgart, Sarre, Colonia, Dortmund y Osnabrück. Las huelgas sobrevienen un día después de que afiliados de Ver. di de las redes de autobuses, trenes, depuradoras y colegios realizaran paros concertados. En Berlín, los trabajadores de la red BVG de metro, tranvías y autobuses (sólo un 5 circularon) lanzaron una huelga de diez horas, en demanda de un aumento del 12 que prácticamente colapsó la vida en una capital de 3,5 millones de personas pero con seis veces el tamaño de Madrid. La protesta obligaba a cerrar asimismo algunas instituciones estatales, desde hospitales a teatros. En Alemania va en aumento una cultura de desencanto hacia la pérdida regular de nivel adquisitivo y la prensa destaca que, en determinados sectores, trabajar no da para vivir La percepción es que, tras la recesión, el nuevo crecimiento no está beneficiando a las capas más débiles de población. Pondremos fin a los paros que podrían extenderse 10 días en cuanto la patronal haga una oferta razonable Mientras el representante sindical Frank Bäsler recordaba que podemos aguantar mucho el presidente de la patronal pública se dijo dispuesto a hallar una solución mediada El gran ejemplo de Uribe El presidente colombiano merece todo el aplauso y el apoyo de la comunidad democrática. En su territorio se dirime un pulso entre dogma totalitario y sociedad abierta. Y los costes en muertos son conocidos desde hace años y se cuentan en miles dio Ambiente despliega cuando habla de la caza y de la vida real del campo. Quienes dan lecciones sobre el mundo rural desde el césped junto a la piscina de una masía restaurada del Ampurdán, son- -qué duda cabe- -capaces de dar consejos al presidente de Colombia, Álvaro Uribe, de cómo tratar con deferencia a asesinos, terroristas, narcotraficantes y quienes son todo ello a la vez. Gracias a Dios o a la providencia, Uribe no les hace caso. Por eso Colombia, la anglófila Colombia, es más Churchill que Zapatero. El presidente Uribe cree firmemente en la democracia y la sociedad abierta. Y sabe quiénes son sus enemigos. Muchos europeos, mecidos en la seguridad geoestratégica gracias sobre todo al erario público norteamericano, parecen aun opinar que el presidente Uribe ha sido algo grosero ordenando una operación que costó la muerte al segundo jefe de las FARC, Raúl Reyes, la principal organización narcoterrorista que impide a Colombia ser el país próspero, articulado y normalizado que pueda liderar, con Chile, Brasil y México, un proyecto de libertad en Latinoamérica. Colombia tiene todos los mimbres para serlo. Se lo impiden unos pocos miles de asesinos, narcotraficantes y algunos políticos vecinos. Lo saben los populistas, los demagogos, los fanáticos del viva la muerte y los turistas del ideal que tan bien define en su novela Ignacio Vidal Folch. Éstos últimos son europeos, en gran parte españoles aunque no quieran y algunos también retozan en céspedes del Ampurdán. Uribe estuvo a punto de caer en una trampa que se le abría, no ya por perversas mentes saduceas, sino por la constelación maldita de la negligencia de Washington en el subcontinente, el humanitarismo premioso y publicitario del presidente francés, Nicolás Sarkozy, la imbecilidad política de muchos a este lado del Atlántico y las intenciones de algunos de sus colegas en la otra orilla. Uribe no cayó en ella por muy dolorosa que sea la opción tomada para toda persona bien nacida que tiemble, tema, sufra o rece por la suerte de los centenares de secuestrados de los terroristas, entre ellos Ingrid Betancourt. Con la magnífica operación en la frontera con Ecuador, el Ejército colombiano no solo ha matado a un enemigo de la democracia y a un asesino. Ha dejado en evidencia los vínculos de esos nuevos populistas de ese izquierdismo latinoamericano de nuevo cuño inspirado por Castro, financiado por Hugo Chávez y sus petrodólares y auspiciado por caudillos como Rafael Correa, con el terrorismo puro y duro que nutre la ofensiva totalitaria y el narcotráfico. El presidente colombiano merece todo el aplauso y el apoyo de la comunidad internacional democrática. En su territorio se dirime un pulso entre dogma totalitario y sociedad abierta. Y los costes en muertos son conocidos desde hace años y se cuentan en miles. Por no hablar de las tragedias personales que a casi nadie dejan indemne. Pero los enemigos son pertrechados y alimentados desde países vecinos y desde allí y con connivencia de los Gobiernos de allí se organiza el gran negocio de la muerte y el terror del que Colombia intenta liberarse. Hugo Chávez puede desplegar tropas en su frontera. Correa puede patalear. Pero ningún defensor de la sociedad libre debiera dudar en qué parte está. Hermann Nosotros los españoles, que hemos tenido un ministro de Defensa que recomendaba, se supone que a su tropa, que es mejor morir que matar, no somos hoy un ejemplo estelar de lo que supone una sociedad democrática y abierta decidida a defender su supervivencia y sus libertades, si es necesario por la fuerza. Todos los que tenemos un poco de alma de anglosajón hemos visto confirmadas nuestros afectos al enterarnos que el más gamberro de los Windsor en varias generaciones, el Príncipe Enrique, ha pasado meses en primera línea combatiendo a nuestros enemigos comunes, los talibanes, en Afganistán. Por estos lares en los que se nos cuenta que la seguridad es gratis se habla de la guerra y el terrorismo con el mismo conocimiento que la ministra de Me- Mentes saduceas Groserías Ferias afectadas EPA Abbás reanudará el diálogo con Israel Presionado por la secretaria de Estados de EE. UU, Condoleeza Rice, el presidente palestino, Mahmud Abbás, anunció ayer su intención de reanudar el diálogo de paz con Israel, suspendido por la ofensiva israelí en Gaza. En la imagen, llantos por la muerte de un bebé que falleció anteayer en la última incursión militar israelí.