Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 DEPORTES Fútbol s Liga de Campeones MIÉRCOLES 5 s 3 s 2008 ABC El Sevilla se despide de la Champions en los penaltis Se adelantó (2- 0) pero no remató a un rocoso Fenerbahce Sevilla Fenerbahce 3 2 catapultando a su equipo hasta cuartos de final por primera vez en su historia. Y no será este cronista quien niegue los méritos a los de Zico. Anoche demostraron un oficio y una entereza elogiables para superar esos dos primeros tantos y conseguir finalmente idéntico resultado al del partido de ida, lo que les aseguraba esa visita al punto fatídico que resolvieron con más puntería y acierto que los de Jiménez. Al Sevilla le volvieron a matar, como en Estambul y como en la Liga a lo largo de la temporada, sus errores defensivos. Y no sería porque su comienzo no fuera impresionante. Embriagados por el ambiente del Pizjuán, envalentonados por ese himno que revienta corazones, a los diez minutos ya llevaba dos goles de ventaja. Dos remates lejanos y dos regalos del portero. Parecía complicado que los hombres de Zico se pudieran sobreponer a ese doble mazazo, pero lo hicieron. El Sevilla no supo manejar la situación. Lógico que se echara para atrás en busca del contragolpe que sentenciara la eliminatoria, pero se quedó mal colocado, con las líneas muy separadas y dejando muchos espacios. Un tanto de Deivid terminó de meter a los turcos en la faena. Se hicieron con la posesión del balón y lo manejaron con soltura y eficacia. Arriba sólo estaba Kezman, pero desde atrás llegaban Deivid, Alex, Ugur... El Sevilla, además, defendía horrible todas las acciones a balón parado y en cada córner o falta lateral se mascaba el empate. Sin embargo, en esas veleidades que tiene el fútbol, llegó el tercer tanto local en un buen pase de Alves que Kanouté amortiguó con el pecho y remató antes de que el balón cayera al césped. Tampoco se agrietó la indomable moral del Fenerbahce, que siguió a lo suyo como si no hubiera pasado nada. Al fin y al cabo estaba a un gol de igualar la eliminatoria. La segunda parte se desarrolló en términos parecidos. El Fenerbahce mantuvo la iniciativa y el Sevilla no mejoró. No llevó casi peligro en sus contras mientras atrás se mostraSevilla (4- 4- 2) Palop; Alves, Drago, Escudé, Adriano; Navas (Koné, m. 105) Poulsen (Maresca, m. 91) Keita, Capel; Kanouté y Luis Fabiano (Renato, m. 77) Fenerbahce (4- 4- 1- 1) Volkam; Gokhan, Edu, Lugano, Vederson; Deivid, Aurelio, Selçuk (Senturk, m. 63) Ugur (Kazim, m. 110) Alex (Bilgin, m. 112) y Kezman. Árbitro: Massimo Busacca (Suiza) Tarjeta a Selcuk, Deivid, Gokhan, Keita, Vederson, Alves, Kezman. Goles: 1- 0. m. 5: Alves. 2- 0. m. 9: Keita. 2- 1: m. 20: Deivid. 3- 1. m. 40: Kanouté. 3- 2: m. 79: Deivid. Penaltis (2- 4) Kanouté (gol) Vederson (gol) Escudé (para Volkan) Edu (para Palop) Drago (gol) Aurelio (gol) Maresca (para Volkam) Kezman (gol) Alves (para Volkan) La mezcla turco- brasileña ENRIQUE ORTEGO El sueño sevillista en la Champions se acabó ayer en una maldita tanda de penaltis. Palop, que paró un lanzamiento, no pudo ser de nuevo el protagonista estelar porque la noche tenía elegido otro héroe, a su colega del Fenerbahce, Volkan Demirel. Así es el fútbol. El portero turco falló lastimosamente en los dos primeros goles del equipo español, pero después en la tanda de penaltis detuvo hasta tres lanzamientos Kanouté se tapa la cara desolado por la eliminación ba igual de vulnerable. Tanto que llegó el segundo tanto turco que conducía irremediablemente a la prórroga porque el Sevilla estaba groggy La prolongación fue un suplicio para los dos equipos. Estaban tiesos. El Sevilla sacó fuerzas REUTERS El equipo de Jiménez no supo administrar su ventaja y los turcos aprovecharon sus despistes defensivos de donde no tenía para una última ofensiva en los últimos minutos gracias a un Maresca más fresco que los demás, pero no saltó la banca de un Fenerbahce ya encerrado en su campo fiando toda su suerte a la lotería de los penaltis. Ronaldo lanza al Manchester Manchester Lyon 1 0 Manchester United: Van der Sar; Brown, Ferdinand, Vidic, Evra; Cristiano Ronaldo (Hargreaves, m. 90) Carrick, Fletcher, Nani; Anderson (Tévez, m. 69) y Rooney. Olympique: Coupet; Clerc, Squillaci, Cris, Grosso; Juninho, Gouvou (Keita, m. 67) Toulalan, Kallstrom (Fred, m. 78) Ben Arfa y Benzama. Árbitro: Rossetti (Italia) Amarilla a Nani, Grosso, Evra, Squillaci, Fletcher. Goles: 1- 0, m. 40: Cristiano Ronaldo resuelve un barullo a la media vuelta. Cristiano Ronaldo celebra su gol con Rooney AP ABC MANCHESTER. Los grandes jugadores se ven en las grandes ocasiones. Y ayer se vio a Cristiano Ronaldo, el fantástico portugués que rescató al Manchester y le entregó la clasificación. Fue un partido muy igualado, en el que el Olympique gobernó en la segunda parte, pero sin autoridad. El Manchester jugó mejor que el Lyon y el resultado de la primera parte vino a premiar esa virtud. Tuvo, al menos, mayor presencia en el afán por atacar, por agarrar el partido y doblegar a su rival. Lo hizo desde todos los ángulos, pero sobre todo por las bandas, donde Ronaldo y Nani profundizaron sin cesar. El Olympique se empleó sin mucho entusiasmo toda vez que le tocó defender más que otra cosa. Fue tal su dedicación que apenas disparó a la puerta de Van der Sar y casi ni se vio a su estrella, el goleador Benzema. La presión del Manchester fue ganando metro a metro has- ta que el Olympique apenas pudo salir de su área. Y cuando se dio cuenta, el peso de la lógica cayó sobre el resultado. Cristiano Ronaldo deshizo con elegancia un barullo y adelantó al Manchester. El Lyon se rehizo con empaque y buenas maneras. Tiró hacia adelante y el Manchester acusó el golpe. Fueron minutos de gobierno francés, un equipo que no se plegó a pesar del escenario. Tuvo el gol cerca porque el Manchester, pese a contar con Tévez, se alejó de la portería de Coupet. Juninho se aproximó con lanzamientos de falta que comprometieron a Van der Sar y sus compañeros se unieron al asalto. El Olympique tuvo el empate en un tiro de Keita que repelió el poste. Peleó hasta el final, pero se quedó en la cuneta.