Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CULTURAyESPECTÁCULOS MIÉRCOLES 5 s 3 s 2008 ABC Chen Chieh- jen vindica en el CARS la memoria de todas las víctimas El artista taiwanés muestra en España su última creación: Tribunal militar y prisión J. G. CALERO MADRID. Jugar con la memoria y no caer en sus trampas es lo que nos propone el videoartista taiwanés Chen Chieh- jen, (1960) uno de los más prestigiosos representantes de la plástica actual asiática. Para ello ha creado una impactante película de una hora, titulada Tribunal militar y prisión (20072008) que se presenta en Producciones del Museo Reina Sofía y evoca su infancia en las afueras de Taipei. En un juego metafórico y también en extremo real, el artista nos introduce en su antiguo territorio de juegos, que estuvo junto a la prisión y tribunal militar durante la dictadura de Chiang Kai- chek (desde 1949 a 1987) pero el niño Chen Chieh- je no sabía qué hacían ni quiénes eran aquellas personas retenidas en un edificio que, con el tiempo, se ha reconvertido en memorial de las víctimas de la férrea dictadura del Kuomintang. La obra reivindica, de un modo metafórico, la universalidad de las víctimas- ¿por qué un memorial sólo para algunas? -y ha empleado en su rodaje a actores reales, es decir marginados de la actual sociedad taiwanesa: parados, indigentes, activistas sociales, todos reales... Les vemos en círculo alrededor del protagonista- -un disidente que simboliza a todas las personas perseguidas del pasado y del presente- -y entre todos empujan con inútil, gran esfuerzo una estructura de calaminas que después demolerá una excavadora. Representaciones del poder, la máquina, o una mesa, en una escena posterior, convierten las vidas en vías muertas, los hombres en autómatas y sus movimientos en círculos sin sentido. El protagonista, finalmente, logra ofrecer unos bolígrafos a los presos, una manera de contar, una esperanza. El momento central de la vida de Chen Chieh- je y su generación fue precisamente el final de la ley marcial en Taiwán, algo que el artista aprovechó para una profunda reflexión sobre el sentido de su arte y de su país, un país no país Chen ha participado en la Bienal de Venecia en 2005. Sus primeros trabajos en España fueron dados a conocer por PhotoEspaña. La escritora, durante la presentación de su libro en Madrid SIGEFREDO Gioconda Belli humaniza a Adán y Eva en su última obra La escritora nicaragüense publica El infinito en la palma de la mano novela ganadora del premio Biblioteca Breve TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO MADRID. Acaparadora de premios- -sería prolijo mencionarlos todos- tanto en su faceta de poeta como en la de novelista, Gioconda Belli presenta en España El infinito en la palma de la mano título tomado de un verso de W. Blake, que para no ser menos que otras de sus obras ha merecido el Biblioteca Breve 2008. Esta nicaragüense- -vive entre su patria y Estados Unidos- da la impresión de que no se anda con rodeos y esta vez se ha ido directamente al Paraíso Terrenal, aquel que habitaron Adán y Eva a los que convierte en protagonistas de sus nuevas páginas. Se trata de un hombre y una mujer que pierden la inocencia no al comer lo prohibido, sino al vivir en el centro de lo desconocido. He hecho un intento por humanizarlos. Quizá les moleste a los fundamentalistas, pero no a las personas religiosas, porque ellas también se plantean el Misterio de la Creación explica. La verdad es que no se ha perdido entre la frondosidad del Árbol de la Vida o del Bien y del Mal. Durante tres años de seria investigación ha ido forjando el libro que ahora llega a los lectores a través de Seix Barral. Todo empezó de buenas a primeras cuando encontró en una biblioteca familiar libros entre los que se encontraba una colección, en cuyo último tomo se leía Grandes libros secretos Se trataba de textos apócrifos, versiones del Viejo y el Nuevo Testamento escritos en el siglo VII a. de C. Prendada y prendida no dejó la investigación en aquel volumen. No cree que haber contado con textos apócrifos sea negativo, ya que el tiempo es el que les ha dado la acepción de falsos, porque antes se los consideraba sólo secretos. Belli defiende en su novela que el castigo de Adán y Eva no se concretó con la pérdida del Jardín, sino en la lucha que debieron mantener fuera de él. En el Paraíso su estado era perfecto, de modo que no tenían necesidad de usar plenamente sus facultades como humanos. Fuera, sí. Hay que tener en cuenta que no fueron creados como niños, que no tenían ascendencia familiar, de manera que se topan con la soledad, la duda, el miedo, el dolor... Tienen un cuerpo y una biología animal, pero no se sienten animales. Adquieren la conciencia de que morirán y han de aprender a sobrevivir, pase lo que pase dice. Belli confiesa que como mujer se sintió identificada con Eva y la ve como un eje que marca la identidad femenina, dándole una lectura diferente a la de pecadora. Por cierto, la Serpiente no sólo brujulea por el Paraíso. Fuera de él también se la escucha y una de sus frases, aunque se la dirigiese a la primera mujer sobre la Tierra, es válida, como válidos son los arquetipos de Adán y Eva, para cualquier tiempo: El conocimiento hace sufrir ¿Cuál es el papel del animal tentador? Para Eva no representa el mal asegura Belli. La fruta prohibida no es la consabida manzana- ni siquiera en la Biblia figura este fruto sino un higo, dato que apoya el hecho de que el Árbol del Conocimiento fuese una higuera. Otra aportación se refiere a los hijos de la primera pareja. Hubo dos partos. Del primero nacieron Caín y Luluwa; del segundo, Abel y Aklia, circunstancia ésta que afectaría con más lógica a la procreación El crimen de Caín se debió a los celos, algo que, en opinión de la escritora, explica mejor la decisión de matar. En fin, el caso es que el Árbol del Bien y del Mal sigue ahí todavía para el ser humano que habita ahora nuestro planeta y se debate entre ambos. Chen Chieh- jen ayer en Madrid CHEMA BARROSO En el Paraíso su estado era perfecto, no tenían que usar sus facultades como humanos. Fuera, sí