Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 5- -3- -2008 La nueva novela de Carlos Ruiz Zafon ya tiene título: El juego del Ángel 87 La foto más conocida de Louise Bourgeois es un retrato realizado por Mapplethorpe: la artista, con ese falo en los brazos. Entre sus obras más misteriosas, dibujos, esculturas, de casas vacías, habitadas por inquietantes sombras. Entre esas obras íntimas, hay una instalación: Casa vacía En verdad, esa casa vacía era la casa que Louise Bourgeois compró para un hijo adoptado, en 1940, y fallecido prematuramente. La escultora decidió guardar ese hogar ya para siempre vacío, convirtiéndolo en una obra de arte, rara, misteriosa, Casa vacía La anciana casi centenaria (96 años) continúa perseguida por la profanación del hogar donde nació, creció y descubrió, con espanto, la tragedia y el misterio de vivir en soledad. Más información sobre la exposición: http: www. centrepompidou. fr Roma recuerda sus Triunfos el uso político de los grandes desfiles Una exposición rememora la finalidad de algunos espectáculos públicos en un escenario tan lóbrego como especial: las oscuras entrañas del Coliseo JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. El colosal anfiteatro de la dinastía de los Flavios fue costeado con el tesoro del templo de Jerusalén, botín del triunfo de Tito sobre la revuelta de los judíos narrada con todo detalle por Flavio Josefo, quien pasó de jefe insurrecto a historiador al servicio del Imperio. A doscientos metros del Coliseo, precisamente sobre la Vía Sacra que lleva a los Foros Imperiales, se alza el Arco de Triunfo de Tito, con una representación de la llegada de ese botín a Roma en la que destaca el gran candelabro de siete brazos, el objeto más precioso del Templo de Jerusalén. Era la única representación de la Menoráh que sobrevivió al paso de la historia, y mil novecientos años después, el Estado de Israel utilizó la imagen realista de ese altorrelieve para diseñar sus emblemas oficiales. Al acercarse al Coliseo y antes de entrar en la exposición, el enorme Arco de Triunfo de Constantino, el mayor de los monumentos dedicados a una victoria, da una primera idea de la importancia política de conmemorar los éxitos militares. Dentro del Coliseo, la galería circular del segundo nivel de arcos presenta al visitante un centenar de piezas arqueológicas que exaltaban los triunfos. Altorrelieves, sarcófagos, estatuas, monedas e incluso moldes de arcilla para sellar los panes de regalo al pueblo aparecen ordenados de modo sistemático para narrar la génesis y desarrollo de esos grandes acontecimientos políticos Las representaciones más antiguas se inspiran en el triunfo del dios Dionisos- Baco sobre la India. Dionisos regresa a lomos de un elefante, un tema que aprovecharía más tarde Alejandro Magno para inmortalizar sus triunfos en Oriente, y después los triunfadores romanos. Una victoria militar podía marcar el destino de un general, convirtiéndolo quizá en emperador, según el impacto que tuviese en la Urbe, por lo que las celebraciones eran una gran apuesta política. El triunfo era el más alto honor que se concedía a un funcionario público, y en la etapa republicana lo autorizaba el Senado mediante votación formal. La espectacular entrada en Roma tenía un poderoso impacto psicológico y propagandístico sobre patricios o plebeyos. Plutarco relata los tres días del triunfo de Emilio como una ceremonia de impacto arrollador. Según su relato, no bastó el primer día para mostrar todo el botín, las estatuas, los cuadros y las esculturas gigantes arrastradas por doscientos cincuenta carros. El segundo día, detrás de los carros cargados de armas desfilaron 3.000 hombres llevando monedas de plata en 750 vasos... El tercer día, por fin, avanzaba Emilio sobre un carro espléndidamente decorado. Aparte del aparato que lo rodeaba, su aspecto suscitaba admiración. Vestía una túnica de púrpura recamada en oro y llevaba en la mano derecha una rama de laurel La procesión triunfal seguía unas normas y un itinerario definidos. Las armas se dejaban fuera de la ciudad para evitar problemas. El cortejo se formaba en el Campo de Marte, avanzaba hasta rodear la colina del Capitolio, pasaba al Circo Máximo, y continuaba a través de los Foros para subir por fin a la colina sagrada y realizar el sacrificio en el templo de Júpiter Capitolino. Toda la ciudad podía contemplar un desfile que terminaba como rito sa- EFE Rescatan la obra del pintor Eufemiano El ciclo de Bellas Artes presentó ayer el proyecto de investigación sobre la trayectoria y legado del creador sevillano con una conferencia del conservador del Museo del Prado, Matías Díaz Padrón. La fundación Solventia impulsa el proyecto y el inventariado de la obra de este pintor sevillano nacido en 1921 y muerto en 1995. cro en el lugar de culto por excelencia. El triunfador se codeaba con los dioses y el pueblo comenzaba a divinizarlo. Cobrar por ver los Foros AFP Una victoria podía marcar el destino de un general, convirtiéndolo quizá en emperador, según el impacto que tuviese en la Urbe El proyecto de cobrar un billete de entrada a los Foros Imperiales- -anunciado y retirado ya por varios ministros de Cultura- -ha vuelto a desatar la polémica. Los amantes de la protección del patrimonio arqueológico están a favor, aunque sólo fuese por limitar el numero de visitantes. Los partidarios del libre acceso están en contra. Roma es el mayor yaci- miento arqueológico del mundo pero su elemento mas vistoso, que son los Foros Imperiales, no recibe el cuidado que merece. Aparte de refugio nocturno de pequeños rateros y carteristas, los Foros son peligrosos por falta de mantenimiento de los senderos y por la escasa limpieza, aunque parte de la culpa es de turistas desaprensivos. En teoría, los ingresos aportarán más fondos para la protección del monumento. Pero hace ya años que se paga 11 euros por el billete común para el Coliseo y el Palatino, y el cuidado brilla por su ausencia.