Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ELECCIONES 9 M ESPAÑA EL POSDEBATE: LOS OTROS GESTOS MIÉRCOLES 5 s 3 s 2008 ABC Habla el peluquero de Rajoy Tono Sanmartín explica para ABC los entresijos del estilismo de Rajoy en el segundo debate s Este valenciano está satisfecho de los resultados que ha logrado en la imagen del líder del PP pese a que su perfil del lunes era el malo POR MANUEL CONEJOS FOTO MIKEL PONCE VALENCIA. La expectación del debate entre Rajoy y Zapatero era enorme- -más en el primero que en el segundo- pero lejos del foco de la cámara también se vivieron nervios y un duelo de imagen que el estilista valenciano Tono Sanmartín nos ayuda a desvelar. Su tarea ha sido la de maquillar al candidato popular a la Presidencia del Gobierno en ambos debates (en el primero, además, le cortó el pelo entre bambalinas) y asegura que los equipos que rodeaban a Rajoy y Zapatero estuvieron más tensos en el cara a cara del pasado lunes. Algunos asesores de Rajoy, no obstante, aprovecharon para que les cortara el pelo. A nivel técnico, las diferencias fueron escasas, aunque asegura que de los 21 grados prometidos en el estudio nada de nada. Cuando se encendieron los focos el calor subió y los tres acabaron con las orejas enrojecidas critica. Por las manos expertas de Sanmartín ya han pasado un buen número de políticos y en el ránking de la coquetería gana sin duda, Nicolas Sarkozy de quien dice que cuida muchísimo su imagen y siempre piensa en el plano de su proyección internacional Zapatero, al que tuvo a menos de dos metros durante los dos últimos duelos, también gana en engreimiento a Rajoy, a quien el peluquero y estilista valenciano define como un hombre que se ha preocupado poco de su imagen y más de los problemas ciudadanos Por eso, asegura, tuvo que hacer un esfuerzo adicional en la búsqueda de una transformación del líder del PP que no podía ser radical para no confundir al electorado. Desde el punto de vista del estilista, Rajoy estuvo muy natural no fue una espontaneidad forzada, y por eso considera que obtuvo unos resultados a nivel de imagen mucho más espectaculares que Zapatero Si el candidato popular cerraba turno y ello le daba ventaja teórica, la perdía por otro lado: Su perfil del lunes era el malo comenta Tono, quien insistió en el retoque de la barba para cubrir algunas cicatrices y en las gafas para que no le cortaran el iris Si la marca ZP siempre parece superior a la de Rajoy, Sanmartín desvela que el potencial del gallego es superior. Tiene un rostro de hombre y transmite seriedad su mayor presencia física le permitió bajar la silla durante el debate y tuvo más telegenia. Frente a él, Zapatero cuenta a su favor con una sonrisa televisiva y unos ojos que dan muy bien en la pantalla aunque con el paso de los años se le está retranqueando la barbilla hacia adentro y carga mucho los hombros y la espalda. Por eso se tira hacia adelante, es un gesto postural desvela el experto, quien recuerda que Zapatero tuvo que subir la silla para que su contrincante no quedara por encima. Muchos pensaban que Rodríguez Zapatero saldría ganador en la batalla de imagen, pero Sanmartín reconoce que no logró ni de lejos estar a la altura de un presidente americano o de un socialista británico como Tony Blair Afirma, pese a que en la Academia mantie- Tono Sanmartín acompañó a Mariano Rajoy en los dos debates nen que no hubo cambios, que la iluminación varió de un debate a otro. En el primero fue más tenue y en el segundo fue más cenital Este factor jugó en contra de Zapatero, que no encontró la naturalidad de Rajoy y un exceso de maquillaje le originó que el reborde labial le hiciera unos labios muy finos y un color cetrino de cara En cuanto al vestuario, destaca que ambos prefirieran un tono azul, el más telegénico Rajoy apostó por la corbata roja que es su fetiche y el traje- -regalo de su mujer- -fue diferente al de la primera cita. Se ríe al pensar las cábalas de los periodistas, que cubrían el cara a cara pero que no estaban en los camerinos, sobre la razón por la que Rajoy no podía cerrar su traje en el primer debate y a Zapatero le costaba. Muy sencillo, fueron las petacas de sonido en la espalda, porque cada uno llevaba dos micrófonos en las solapas del traje y eso hacía que les viniera mucho más justo Sanmartín señala que en la trastienda Zapatero tuvo una corte celestial de asesores y a Rajoy le acompañaron fundamentalmente Carmen Valle y Pedro Arriola (que entró en el descanso) aunque siempre tuvo cerca a Pío García Escudero y a Gabriel Elorriaga. De la moderadora, Olga Viza, a la que tuve que atender en el descanso para hacerle unos retoques -y que confundió a Sanmartín con su peluquero- opina que fue más partidista que Manuel Campo Vidal. No cortó a Zapatero cuando interrumpía y hubo detalles como enfocar los apuntes de Mariano Rajoy en el suelo y no los de Zapatero que no fueron casuales Pese a todo, reconoce que la tensión ha sido grande durante los dos días y da a la Academia y a los dos contendientes un aprobado Y sin más, se refugia de nuevo en su centro de imagen en Valencia y cierra los detalles para atender a Rajoy el próximo jueves en la plaza de Toros de Valencia, que será una tarea más sencilla Ni Zapatero ni Rajoy podían cerrar sus trajes el primer día por llevar dos petacas de sonido en la espalda LA FRASE César Antonio Molina Ministro de Cultura y candidato del PSOE por La Coruña Al PP no le gusta la cultura española porque trata temas que la derecha no puede controlar Xavier Pericay Periodista y escritor s de esperar que la frase la haya pronunciado el candidato y no el ministro. Más que nada, porque a un candidato, en campaña, se le perdona casi todo, mientras que a un minis- E tro, y en especial si es de Cultura, resulta difícil perdonarle según qué simplezas. Los temas en cuestión son- -a juicio de César Antonio Molina- -la Guerra Civil, la II República y el exilio de intelectuales. ¿Qué significa que la derecha no puede controlarlos? ¿Que se le escapan? ¿Que no sabe por dónde cogerlos? ¿O, simplemente, que no son suyos, que no le pertenecen? Porque mucho me temo que ese y no otro es el pensamiento que hay detrás de sus palabras. Para el ministro y quienes discurren como él, esos temas han sido siempre propios de la izquierda. Hasta tal punto que, además de negarse a compartirlos, la izquierda los ha utilizado a menudo como arma arrojadiza. Contra la derecha, claro. Al fin y al cabo, ese fue el sentido primero de la aciaga ley de la memoria histórica Y así nos fue y, por lo visto y leído, así nos sigue yendo.