Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ELECCIONES 9 M ESPAÑA EL POSDEBATE: EL CASTELLANO EN CATALUÑA MIÉRCOLES 5 s 3 s 2008 ABC Tras la sanción, el acoso radical Cuatro horas después de ser citado por Rajoy, los separatistas catalanes dejaron su huella intolerante en el local de Nevot, multado por rotular en castellano s Por este motivo la Generalitat impuso 65 multas en 2006, por un total de 48.625 euros Á. MARÍN E. ARMORA BARCELONA. Unos independentistas aprovecharon la madrugada de ayer para llenar de pegatinas catalanistas el letrero de la oficina de Manuel Nevot, el agente de la propiedad inmobiliaria (API) de Vilanova y la Geltrú (Barcelona) que citó Mariano Rajoy en el cara a cara con José Luis Rodríguez Zapatero por haber sido multado por la Generalitat por rotular en castellano. Queremos vivir en Vilanova plenamente en catalán o Queremos una Vilanova más limpia, segura... ¡y catalana! son los lemas de los adhesivos de la Unidad Nacional Catalana un partido separatista que recomienda una abstención patriótica en las elecciones a las Cortes españolas del 9 de marzo Los independentistas, sin embargo, no colocaron ni una de sus pegatinas en otro comercio con rótulos en castellano, situado en la misma calle y a escasos diez metros del local de Nevot. Al parecer, los radicales sólo actúan contra aquellas personas que están marcados por defender el castellano en Cataluña y por no ceder al chantaje lingüístico de los nacionalistas. Manuel Nevot se levantó con la sorpresa de la huella de los intolerantes en su polémico rótulo en castellano. Son gente radical, muy poco demócrata, que utiliza la lengua para hacer política con el fin de imponer el pensamiento único afirmó este ingeniero eléctrico de 71 años tras lamentar su popularidad por una sanción totalmente injusta Si les quitas la lengua, los nacionalistas no tienen dónde comer aseguró el API más antiguo de Vilanova, quien reconoció disfrutar de su minuto de gloria por ser el protagonista lingüístico del debate entre Rajoy y Zapatero. Nevot confesó que había dado permiso a la dirección del PP para que utilizaran su caso, pero aseguró que su mayor sorpresa y alegría son las innumerables llamadas telefónicas que recibió ayer de familiares y amigos para mostrarle su apoyo y felicitarle por su valentía. Yo puedo abonar los 400 euros de multa, pero no quiero pagar porque es una injusticia total, ya que se debería de poder rotular en cualquier idioma apuntó este ciudadano que domina inglés, castellano y catalán, pero que sólo utiliza las lenguas para comunicarse con los demás. Los niños han de estudiar en castellano y en catalán, pero sobre todo han de aprender inglés concluyó. Muchas de las sanciones que se imponen a los negocios por no rotular en catalán son fruto de una denuncia previa. En el resto de casos, son los propios inspectores los que, al realizar una visita al establecimiento para comprobar si cumple la normativa de consumo, detectan la infracción lingüística. No tener los rótulos, las hojas de reclamación, el listado de precios, o la carta- -en el caso de un restaurante- -en catalán es motivo de sanción en esta Comunidad desde que en 2003 entró en vigor la Ley de Política Lingüística. Desde entonces, la Agencia Catalana de Consumo (ACC) ha impuesto un total de 218.175 euros en sanciones por esta cuestión. En el año 2006, el gobierno autonómico multó a 65 establecimientos por incumplir la normativa lingüística, sanciones con las que recaudó 48.625 euros, según datos facilitados a ABC por la consejería de Economía y Finanzas, que tiene competencias en el ámbito de Consumo. Las multas lingüísticas de 2006 representaron un 6,8 de los 954 expedientes que el gobierno catalán abrió por infracciones en materia de consumo y un 1,8 de los 2,6 millones de euros que recaudó en total en este ámbito. Importante fue el aumento de sanciones en la etapa del tripartito. Entre 2004 y 2005 los expedientes sancionadores se quintuplicaron, pasando de 22 multas a 119. Los importes de las infracciones pueden sobrepasar los 1.000 euros en función del motivo de la sanción, y son consideradas en todos los supuestos faltas de carácter leve Tras constatarse la infracción, el denunciado tiene un plazo de dos meses (ampliable) para corregirla. El grado de cumplimiento de estas sanciones es, según ha podido saber este diario, sólo de un 4 El 96 de las multas lingüísticas a comercios acaban no abonándose. Las sanciones se quintuplican Multa tras un chivatazo Manel Nevot, en la agencia inmobiliaria de su propiedad en Villanueva y Geltrú YOLANDA CARDO