Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 5- -3- -2008 Varapalo judicial al Gobierno de Zapatero RAZONES PARA OBJETAR Diez motivos. Los promotores de la objeción han concretado su rechazo en un decálogo que, en su opinión, encierra la filosofía de la asignatura. Intromisión. La inclusión de cuestiones como la condición humana, la identidad personal o la educación afectivo emocional son consideradas como una intromisión ilegítima del Estado en el ámbito moral. Verdad y bien. No admite su existencia objetiva y permanente y deja su definición ética en manos del Poder. Sentido de la vida. Silencia las tradiciones religiosas, la existencia de Dios y la trascendencia de la vida humana como factor que conforma la ética de muchos ciudadanos. Ideología de género. Aparece impuesto sin posibilidad de crítica y con el riesgo de ser acusado de homófobo. ESPAÑA 15 Más de 24.000 familias se han declarado ya objetoras La asignatura ha comenzado a impartirse este curso en 3 de Secundaria de siete comunidades autónomas M. ASENJO MADRID. Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, denominación completa de la asignatura que más conflictos ha suscitado desde antes incluso de su aprobación dentro de la Ley Orgánica de Educación (LOE) vuelve a ser protagonista con la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) Este curso ha comenzado a impartirse en 3 de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) de siete comunidades autónomas: Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Cataluña, Extremadura y Navarra. El próximo año escolar debería implantarse en las once restantes, que han previsto hacerlo en 2 de la ESO. Además, entrarán en vigor las nuevas enseñanzas de 4 de este nivel, que incluye Educación ético- cívica. Asimismo, entrará en vigor en 1 de Bachillerato, lo que encierra la posibilidad de incluir Filosofía y Ciudadanía. En el curso 2009- 10, está fijada su aplicación en Primaria, ya que la ley determina que en este nivel educativo se enseñe en uno de los dos últimos cursos (5 ó 6 que se estrenan en esa fecha. Sin embargo, todo depende del resultado de las elecciones de 9- M, ya que el PP está decidido a suprimir Educación para la Ciudadanía, aunque no ha especificado cómo lo hará. En cualquier caso, y según manifestó ayer el portavoz de Educación del PP, Eugenio Nasarre, la asignatura está muerta El primer año de su implantación ha sido movido y crece el número de padres que deciden oponerse a Ciudadanía, recurriendo a la objeción de conciencia. Según los grupos contrarios a la asignatura, que han promovido diferentes acciones para impedir que sus hijos la cursen, se han registrado ya 24.000 objeciones, a pesar de las dificultades que encuentran para detectarlas por falta de información de las propias consejerías de Educación. Su objetivo es llegar en un espacio reducido de tiempo a cien mil. Entre las comunidades con mayor número de objetores destacan Castilla- La Mancha y Madrid, donde en algunos colegios se han producido más de 800 objeciones, y Andalucía, que ha registrado también objeciones masivas. Además, las familias han recurrido a los tribunales con diferente suerte. La aprobación de los contenidos así como la publicación de los textos ha suscitado también numerosas protestas. Algunos de los manuales utilizados para impartir la asignatura encierran contenidos que invaden descaradamente el ámbito de la conciencia personal y ofrecen visiones sectarias y hasta amorales de diferentes situaciones personales o familia- Sin exigencia. Abusa de las emociones y los afectos de los alumnos y renuncia a la pedagogía del esfuerzo, la exigencia y la voluntad. Pérdida de autoridad. Insiste en una concepción inadecuada de la democracia en la escuela, con la pérdida de autoridad del profesor. Criterios de evaluación. Una buena parte de los criterios de evaluación de la asignatura no se basan en los conocimientos, sino en la observación de los comportamientos de los alumnos. Discriminatoria. La materia es incongruente y discriminatoria respecto a la Religión, que es de libre elección pero no tiene alternativa. Innecesaria. Algunos de sus contenidos (Derechos Humanos, Constitución o sistemas políticos) pueden ser justificables pero incorporados a otras asignaturas. res, y una imagen deformada de las instituciones. Junto a las denuncias de que los programas de la asignatura invaden el ámbito de la moral personal y constituyen una intromisión en el derecho de los padres a educar a sus hijos, los opositores a la asignatura entienden que nunca debió ser obligatoria. Además, consideran que los contenidos aceptables deben impregnar todas las materias, es decir, que la enseñanza sobre valores e instituciones sea transversal.