Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Rouco, nuevo presidente de la Conferencia Episcopal MIÉRCOLES 5 s 3 s 2008 ABC Una tregua de dos meses tras cuatro años de choques entre Gobierno e Iglesia Las relaciones se tambalean desde la nota del Episcopado ante las elecciones J. F. C. MADRID. Nos entristece tener que constatar que nuestro ordenamiento jurídico ha dado marcha atrás respecto a lo que la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas reconocía y establecía hace ya casi sesenta años, a saber: que la familia es el núcleo natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a ser protegida por la sociedad y el Estado Este pasaje de la homilía del cardenal Roouco durante el Encuentro de las Familias del pasado 30 de diciembre fue una de las excusas puestas por el Gobierno socialista para casi romper relaciones. Esos cientos de miles de personas en la plaza de Colón (Madrid) fueron un toque de atención- -que el Gobierno no admitió- -a la ausencia de políticas a favor de la familia. Un mes después, una nota emitida por la Conferencia Episcopal ante las elecciones generales era el fin de unas relaciones que se habían tambaleado durante los cuatro años del PSOE en el poder. Temas como Educación para la Ciudadanía, la ley del divorcio exprés, investigación con células madre, la ley de memoria histórica, la ley del matrimonio homosexual y la defensa de las prácticas abortivas fueron suficientes para que casi nunca encontrasen posturas comunes. Hoy, el Gobierno socialista- -a través del programa electoral delPSOE- -advierteque promocionará activamente la separación entre Iglesia y Estado y promoverá una reflexión orientada a la posible modificación de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa con intención de reformar aquellos aspectos de la norma para la mejor garantía de la libertad y el pluralismo religioso en la España del futuro En ese documento sobre las elecciones generales del próximo domingo, los obispos pretendían limitarse a hacer públicas unas consideraciones que estimulen el ejercicio responsable del voto y pedían que nadie se sienta amenazado ni nuestra intervención sea interpretada como una ofensa o como un peligro para la libertad de los demás La nota reproducía casi literalmente partes de una instrucción pastoral sobre el terrorismo del año 2002 que, en su día, no motivo queja alguna de los socialistas. Ahora, posicionarse sobre las conversaciones de enviados del Gobierno con miembros de una banda terrorista fue insoportable para el Ejecutivo de Zapatero. Una sociedad que quiera ser libre y justa no puede reconocer explícita ni implícitamente a una organización terrorista como representante político de ningún sector de la población, ni puede tenerla como interlocutor político Y el propio Zapatero, hace sólo tres días, en una entrevista a La Vanguardia aseguró que en caso de ganar las elecciones generales pondrá los puntos sobre las íes y las cosas muy claras a los obispos. Ahora, la elección de nuevo (aunque bien conocido) presidente de la Conferencia Episcopal y las elecciones del domingo marcan una tregua obligada que durará dos meses. No más si gana el PSOE. Un hombre cercano A pesar de parecer una persona fría en público, Rouco Varela gana en las distancias cortas y se muestra cariñoso con los cercanos s Ha desempeñado cargos de gran responsabilidad en la Iglesia L. D. MADRID. Los que le conocen bien cuentan del cardenal Antonio María Rouco Varela que es una persona cercana y sencilla de gran corazón y, además, hace gala de un gran sentido del humor pese a que en público a más de uno le pueda parecer una persona fría Pero dicen los más cercanos a él que, sin duda, gana mucho en las distancias cortas El perfil más conocido del nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Española es el de un gran experto en Derecho Canónico. Parte de esa formación la recibió en la Universidad de Múnich (Alemania) donde tuvo la oportunidad de conocer a Josep Ratzinger y con el cual entabló una amistad que todavía hoy se mantiene. Para el trabajo, relatan los que le conocen que es una persona serena que no se acalora ni toma decisiones precipitadas y, sobre todo, que se preocupa mucho por la gente El cardenal Rouco Varela en una imagen de 2006 No es un hombre distante en el día a día, por el contrario, su trato resulta muy cariñoso con los que tiene más cerca. En su trayectoria al servicio de la Iglesia ha desempeñado cargos de gran responsabilidad. Desde 1994 es arzobispo de Madrid y, desde 1998, cardenal por decisión del Papa Juan Pablo II. El nombramiento de ahora no le coge de nuevas, porque ya en 1999 fue elegido presidente de la Conferencia Episcopal y reelegido para un segundo mandato hasta marzo de 2005. No renovó el puesto en la LXXXIV Asamblea al no conseguir la mayoría de dos tercios necesaria para un tercer mandato y fue sustituido por el obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez. Su lista de responsabilidades al frente de la Iglesia es larga y extensa. Ha sido ponente general de la II Asamblea Especial del Sínodo de Obispos para Europa (1999) ha formado par- JULIÁN DE DOMINGO Separación Iglesia- Estado En la Universidad de Múnich entabló hace décadas una amistad con Joseph Ratzinger que aún se mantiene te de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y fue presidente de la Junta Episcopal para Asuntos Jurídicos. En junio de 2004 fue designado por Juan Pablo II enviado especial de la Peregrinación Europea de Jóvenes en Santiago y, el 10 de diciembre de ese mismo año, miembro del Consejo de Cardenales para el estudio de problemas organizativos y económicos de la Santa Sede. Desde 1984 forma parte de la Comisión Permanente del Episcopado y, como arzobispo de Madrid, es miembro nato del Comité Ejecutivo de la misma. El 17 de marzo de 2005 fue nombrado por el Papa miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede, puesto que desempeña desde entonces. El cardenal Rouco forma parte además de la lista de papables y ha vivido momentos históricos. Por ejemplo, participó como cardenal elector en el cónclave que el 19 de abril de 2005 eligió Papa a Benedicto XVI en sustitución de Juan Pablo II. También ofició la ceremonia de boda del Príncipe Felipe y Doña Letizia Ortiz el 22 de mayo de 2004 en la Catedral de la Almudena. Y el bautizo de sus dos hijas: las infantas Leonor y Sofía.