Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 GENTE www. abc. es gente MARTES 4- -3- -2008 ABC Isabel Sartorius muestra algunos de los bolsos solidarios que ha lanzado con su firma y la colaboración de cinco artistas ERNESTO AGUDO Sartorius y sus bolsos solidarios Es una mujer comprometida y solidaria, y de ahí que esté muy ilusionada con la colección de bolsos que ha lanzado para ayudar a la creación de un colegio en Perú con Global Humanitaria. Isabel pone los bolsos con su nombre y cinco artistas imprimen sus obras BEATRIZ CORTÁZAR MADRID. De su estancia en los Estados Unidos cuando hizo sus estudios universitarios en Georgetown y en la American University después de pasar parte de su infancia en Lima, Isabel Sartorius no olvida algunos de los aprendizajes que se repiten como un mantra entre los estudiantes que van para empresarios. Devuelve a la sociedad parte de lo que recibes Generosa, solidaria y muy sensible a todas las necesidades, Isabel Sartorius recupera ese aprendizaje y lo aplica en todo cuanto puede. De ahí que no haya dudado en ceder un quince por ciento de los beneficios de la colección de bolsos solidarios que ayer presentó en Madrid y que sólo son el primer capítulo de una historia que dará más titulares. Esta recaudación se destinará a financiar proyectos de promoción del desarrollo impulsados por la ONG Global Humanitaria. Para tal fin Isabel Sartorius ha contado con la colaboración de cinco artistas plásticos de renombre internacional como Jaume de Laiguana, Ciria, Fuentes Fuertes, el valenciano Jarr y la panameña Olga Sinclair. Cada uno de ellos ha plasmado una de sus obras en los bolsos IS convirtiendo en piezas especiales algo tan básico y funcional para las mujeres como es el bolso, donde algunas llevan todo aquello que necesitan para su vida diaria. Sin ir más lejos, la propia Sartorius me confiesa que en el bolso está mi mundo entero Tan guapa como siempre y con su melena más larga y rubia que nunca, Isabel habló emocionada sobre este proyecto solidario insistiendo en que se considera una afortunada de la vida y de ahí que sea necesario y obligado devolver a la sociedad todo lo que me ha dado. El hecho de ser conocida ha hecho que pueda hacer esta marca y cumplir este proyecto con mis socias. Además, mi idea es que los bolsos Isabel Sartorius no sean únicamente un complemento de moda. Mi sueño sería que transmitieran algo más, que representen un mensaje de fuerza, suerte, solidaridad, que supongan un guiño de complicidad entre mujeres independientes, luchadoras, optimistas... Se nota que Sartorius está feliz con esta idea y aunque no quiere anunciar cosas que no están todavía cerradas, por su forma de expresarse está claro que hay más proyectos en común. Tenemos una lista de más de diez artistas que quieren apuntarse a estos bolsos solidarios confiesa. Esta primavera será la tercera temporada con su empresa y el balance no puede ser más positivo. Estamos en sesenta y ocho puntos de venta, y ahora, también, en El Corte Inglés, además de internet. Las cosas van muy bien cuenta. Pero el éxito no le hace perder la cabeza ni el camino por donde quiere seguir. Ampliaremos en otros complementos, pero sólo en aquellos que estén directamente relacionados con los bolsos, como agendas o paraguas anuncia. Fiel a su sinceridad Sartorius no se atribuye ningún mérito en el éxito de su colección y es que insiste en que la diseñadora es su socia Natalia Molino y que ella aporta sus ideas o sugerencias. Pero no siempre acierto, puesto que el que menos me gustaba ha sido el más vendido dice divertida. Lo que sí tiene muy claro es que quiere cuidar el nombre de sus bolsos y no dejarse engatusar por los cantos de sirena que le llegan de todas partes. Hay ofertas muy interesantes para ampliar el proyecto pero no quiero desvirtuar la firma. Somos sólo cuatro socias y es mejor ir poco a poco reconoce. Sus bolsos solidarios cuestan alrededor de 200 euros y en la primera producción han lanzado cuatrocientos. En un rastrillo benéfico me pidieron firmar mis bolsos y tuve dudas porque pensé que iba a estropearlos confiesa. Al final recaudaron más con su firma.