Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 4- -3- -2008 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo 85 El pasado mes de febrero, China sufrió las nevadas más intensas que se recuerdan y que dejaron atrapadas a millones de personas AP La clase política de EE. UU. utiliza la ola de frío contra el cambio climático La dureza del invierno en buena parte del mundo, debido al fenómeno de la Niña, da alas a los escépticos del calentamiento global en el Senado norteamericano ANNA GRAU NUEVA YORK. Ya ha empezado a bajar la fiebre de la Tierra: el enfriamiento global está en camino era el desacomplejado título de un post colgado el pasado miércoles en el comité de Medio Ambiente del Senado norteamericano. Lo firmaba el jefe de comunicación de la minoría republicana, Marc Morano. Su argumento es que este invierno ha hecho tanto frío que ya nadie puede creerse el calentamiento global. Seguía una aparentemente apabullante cascada de citas de expertos- -entre ellos un español, Antón Uriarte, que aparece citado en una lista de 50 científicos contra el cambio climático- -destinada a demostrar que la alarma sobre el calentamiento global no tiene base científica suficiente. Asimismo se constataba que este invierno se ha visto por primera vez nevar en Bagdad- -lo que no ocurra en Bagdad... -y por vez primera en mucho tiempo en Suráfrica. Incluso The International Herald Tribune mandó uno de sus talentosos escritores a constatar que el Kilimanjaro de Hemingway tiene nieves para rato. La reacción no se ha hecho esperar. The New York Times contraatacaba ayer con otra cascada de expertos explicando las bajas temperaturas de este invierno como resultado de la llamada Oscilación del Sur, cuando el océano y la atmósfera se ajustan en todo el Pacífico tropical por la diferencia de presión, la carga de los alisios, etcétera. más intensas. El efecto de esta corriente cálida es más fuerte en diciembre, y por eso los primeros que históricamente la detectaron, los pescadores del Perú, empezaron a llamarla el Niño, porque la asociaban con la llegada del Niño Jesús. Pero no hay blanco sin negro ni hay Niño sin Niña, que es justo su contraparte: una corriente fría que contiene las lluvias y hace descender las temperaturas por debajo de lo normal. The New York Times ha consultado una miríada de expertos que insisten en la insignificancia de las bajas temperaturas de este invierno para contradecir el calentamiento del planeta. La Niña es un fenómeno recurrente perfectamente conocido- -aunque no siempre predecible al cien por cien- -y además efímero. Cuando quede atrás, las temperaturas seguramente volverán a subir con renovada fuerza. También señalan con preocupación que aunque en el Kilimanjaro y en los polos parezca que hay más hielo, es una capa de hielo cada vez más fina. España ve excesivo el recorte de las emisiones en 2020 El Gobierno considera excesivo el objetivo propuesto por la CE para España de recortar de aquí a 2020 en un 10 por ciento las emisiones de sectores como el transporte, la vivienda o la agricultura en relación a los niveles de 2005. La delegación española considera que sería más correcto desde el punto de vista de la equidad un objetivo de reducción del 8 por ciento, según dijo ayer el secretario general para la Prevención de la Contaminación y del Cambio Climático, Arturo Gonzalo Aizpiri, durante la reunión de ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea en la que se discutió el paquete energético propuesto el pasado 23 de enero por la CE. En este paquete se asigna a cada Estado miembro la cuota de reducción de emisiones que le corresponde de aquí a 2020. El Niño y la Niña Cada ciertos años se registra en la zona un incremento de la temperatura de las aguas, acompañado de lluvias mucho nos como la Niña no lo minimizan sino que lo enmascaran, más peligrosamente cuanta más gente haya dispuesta a frivolizar sobre el tema. Sea por defender los intereses de la industria, naturalmente reacia a recortar las emisiones tóxicas y el consumo energético, sea por contradecir a la estrella política norteamericana en este debate, el ex vicepresidente demócrata Al Gore. Premio Nobel por su ingente labor de sensibilización, Gore no se ha librado sin embargo de algunas críticas. Su película Una verdad incómoda fue cuestionada en el Reino Unido- -también en otros lugares- -como una exageración, apta para la propaganda pero no para educar en las escuelas. Uno de los expertos citados por The New York Times Michael E. Schlesinger, científico atmosférico de la Universidad de Illinois, advierte de que para discernir el alcance de la influencia humana harán falta aún muchos años intentando limpiar la señal del ruido que la distorsiona Pensar que los datos de un año son suficientes para darle la vuelta a la bien establecida teoría de que los gases de efecto invernadero calientan el planeta es, en el mejor de los casos, una pérdida de tiempo; y en el peor, una distracción perniciosa Más información en: http: epw. senate. gov public index. cfm? FuseAction Minority Un peligro real En resumen, concluyen que el peligro es real, y que fenóme-