Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 4 s 3 s 2008 MADRID 57 Se necesita atracador a jornada completa Guardia Civil y Policía han detenido a 54 colombianos a los que se atribuyen 150 robos en joyerías, bancos y a clientes. Planeaban sus palos en locutorios y bares de Quintana y se repartían en células que trabajaban por todo el país. Reclutaban gente a través de anuncios POR CRUZ MORCILLO MADRID. Llevaban desde septiembre tras sus pasos, policías y guardias civiles moviéndose por toda España desde el barrio de Quintana, el punto de reunión. El pasado sábado fue el día fijado para actuar; casi todos los ladrones estaban de vuelta a casa tras pasar la semana robando de norte a sur y de este a oeste. Veintinueve registros domiciliarios a la vez en Madrid, con 29 secretarios judiciales movilizados y 54 colombianos detenidos al tiempo, algunos en Elche (Alicante) porque se quedaron rezagados y Las Rozas, desde donde han enviado miles de euros a su país. Más de 300 agentes han tomado parte en el dispositivo. El origen de la operación Pope- Rulos se sitúa en septiembre pasado, en Valverde del Camino (Huelva) donde cuatro o cinco colombianos cometen un robo violento que se judicializa. Es una fecha en la que los hurtos al descuido en bancos y joyerías están más calientes que nunca. Las pesquisas de Guardia Civil y de Policía se cruzan, se acude al Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CICO) y se monta un equipo conjunto. Las vigilancias y seguimientos dan fruto. Una de las primeras conclusiones es que se está ante una maraña de miembros, organizados, pero no al estilo clásico con un único cabecilla, sino varios jefes -hasta una decena- -encargados de marcar las directrices. En estos meses se ha investigado a más de 120 presuntos integrantes. Los sábados y los domingos, en varios locales y por grupos, se reunían en locutorios y bares de salsa del citado barrio, en torno a la calle de Alcalá y allí diseñaban los golpes de la semana siguiente, se repartían las zonas de actuación y las personas que iban a componer cada célula- -era frecuente que se intercambiaran personal de un grupo a otro- El fin de semana era también tiempo de colocar el botín a los receptadores, muchos colombianos. A partir del lunes, cinco o seis grupos integrados por una media de seis personas, partían a la vez hacia puntos de España distintos elegidos para robar. Han actuado prácticamente en todas las comunidades, aunque tenían una especial querencia por la zona entre Almería y Murcia, según explicaron ayer el teniente coronel de la UCO de la Guardia Civil, Luis Guijarro, y el comisario jefe de la Udyco Central de la Policía, Eloy Quirós. Para desplazarse alquilaban coches de varias agencias con documentación falsa, otro de los grandes escollos de esta investigación. Se cree que todos los detenidos son colombianos, pero utilizaban papeles de Cuba, Venezuela, Costa Rica, Guatemala, México- -algunos se han valido de hasta doce identidades distintas- y con esos documentos cambiaban a diario de hotel para esquivar los seguimientos. Los ladrones eran gente disciplinada Trabajaban de lunes a viernes y a jornada completa. Por la mañana, robos y hurtos, y por la tarde vigilancias a representantes de joyería y furgones blindados para controlar las rutas de las sacas que asaltarían al día siguiente. Son unos maestros del engaño, muy habilidosos. Desvalijaban una joyería sin que los empleados se dieran ni cuenta explica uno de los investigadores. Entraban varias personas, se repartían por el local, y mientras unos distraían a los trabajadores, el resto distraía el botín. Si era preciso, el fingimiento de ataques epilépticos o crisis de ansiedad salía en ayuda de los ladrones; también cuando arrestaban a alguno recurrían a la misma argucia. No era la única modalidad de robo. Han dado cogotazos -esperar a un cliente que acaba de sacar dinero del banco y quitarle todo con violencia- han recurrido al robo del samaritano a la siembra a la mancha Al abanico de los descuideros al completo. Y se han paseado por media Europa y por parte del mundo. Los investigadores los han seguido haciendo turismo en Japón, China, Malasia, Israel o Egipto, en ferias de joyería, y en bancos. Hace un par de semanas, una treintena de miembros del grupo estaba como público en la feria de Iberjoya. Se detuvo a cinco. Los investigadores les imputan asociación ilícita, además de falsificación y receptación. Esa es la clave para que el juez acuerde su ingreso en prisión. LA OPERACIÓN POPE- RULOS PASO A PASO Agentes de la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil, cuando se disponían a entrar en un piso el sábado pasado Disciplinados, habilidosos La Policía y la Guardia Civil realizaron 29 registros en Madrid, donde se detuvo a la mayoría del grupo criminal En la última feria de Iberjoya, los investigadores detectaron a una treintena de estos ladrones en el recinto Todo el dinero lo mandaban a Colombia; vivían de alquiler, en condiciones míseras y, a veces, hacinados Atribuyen a la banda un botín de unos 2 millones, aunque se les han incautado 40.000 euros y gran cantidad de joyas y otros enseres Un menor detenido se fugó mientras le hacían la prueba oseométrica En la banda, anárquica en cierto sentido, asamblearia en palabras de uno de los responsables de la investigación, había de todo. Miembros en edad de jubilación, jóvenes, cuarentones, mujeres, mamás en periodo de lactancia- -dos de las detenidas tenían bebés de sólo unos meses, de los que se tuvo que hacer cargo la Comunidad- novios, matrimonios y un menor. Tiene 17 años y todo un historial del robo a sus espaldas. Los investigadores lo detuvieron en Marbella tras desvalijar a la salida de un banco a una cliente mayor. El chico trabajaba con su padre, también integrante de la organización. Mientras le hacían las pruebas oseométricas (para determinar la edad) escapó. Lejos de amilanarse, los agentes lo han sorprendido y grabado con su actividad habitual. Le hemos probado más de diez mil euros en dos o tres palos señala uno de los agentes. Ha sido de nuevo detenido. La palabra la tiene ahora la Fiscalía de Menores. A los integrantes de la red se les imputa asociación ilícita, además de falsificación y receptación, claves para su ingreso en prisión