Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 MADRID MARTES 4 s 3 s 2008 ABC Lo que hay que saber En ambos casos (gas canalizado o embotellado) las revisiones se producen cada lustro. Gas natural. Aviso previo. La empresa suministradora tiene la obligación de avisar al titular con, al menos, cinco días de antelación y envía un inspector. Nunca se abona en metálico, se carga a la factura del suministro. Gas butano. Es el usuario el que debe buscar una empresa autorizada y conciertan una cita. El inspector entrega, debidamente cumplimentado, un certificado dando el visto bueno a la instalación. Aquí si se abona en efectivo. Fuga. En las dos situaciones, si se detecta algún fallo, el suministro se interrumpe y se precinta hasta que se subsana el problema Las inspecciones técnicas deben realizarse siempre por empresas homologadas y reconocidas ÁNGEL DE ANTONIO Las revisiones de las instalaciones se realizan cada cinco años por personal autorizado, previa comunicación Sancionan a dos empresas por falsas revisiones de gas a más de 250 usuarios El elevado número de quejas presentadas alertó del fraude s Acudían a los domicilios sin avisar y exigían entre 50 y 100 euros s De no pagar amenazaban con multas o cortes en el suministro M. J. ÁLVAREZ MADRID. La Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid ha detectado la actuación fraudulenta de dos compañías que, supuestamente, se encargaban de revisar la instalación y el mantenimiento de gas, tanto embotellado como canalizado. A las dos entidades se les ha abierto sendos expedientes por presunta actividad ilegal, ya que no pertenecen a ninguna empresa autorizada. Una de ellas la sido llevada a los tribunales, para que sean estos los que determinen si ha incurrido en delito. Con la otra no se ha podido hacer, dado que ya no existe. Ambas actuaban del mismo modo. Solían presentarse en los domicilios de improviso y sin avisar, sobre todo por las mañanas, aprovechando el momento en que sólo había personas de edad avanzada. Con la excusa de realizar la inspección obligatoria, les exigían cantidades que oscilaban entre los 50 y los cien euros. Si el sorprendido usuario protestaba, les intimidaban con cortarles el suministro o con imponerles una multa por negarse al chequeo. Así lo denunció ayer el consejero de Economía y Consumo, Diego Merry del Val y la directora del ramo, Carmen Martínez de Sola. Se ha detectado incluso el caso de una empresa que amenazaba al usuario con una supuesta multa de las autoridades de consumo si no se le dejaba trabajar en la instalación dijo Merry. Además, las revisiones estaban mal hechas, indicó Martínez de Sola. Ambos responsables quisieron alertar ayer a los consumidores de estas prácticas fraudulentas, que comenzaron a detectarse a finales de año. Primero, en forma de goteo, y poco después de avalancha, lo que llevó a interponer los expedientes citados. El ámbito de actuación de las dos falsas compañías era toda la Comunidad de Madrid, ya que hay reclamaciones y quejas en Oficinas Municipales de Información al Consumidor de distintos ayuntamientos y en el de la capital. Merry del Val alertó a los madrileños para que desconfíen de quienes llamen a sus domicilios sin previo aviso para hacer una inspección bajo la amenaza de un corte o una mul- Alerta a los consumidores En siete de cada diez quejas se le dio la razón al usuario Casi 15.000 reclamaciones (14.701) realizaron los madrileños en 2007. En el 70 por ciento de los casos, se acabó dando la razón al consumidor, según los datos ofrecidos ayer por la Consejería de Economía y Consumo. Como viene siendo habitual en los últimos años, la mayoría de las protestas estaban relacionadas con las telecomunicaciones, que siguen encabezando el ranking de las quejas, sobre todo en lo relativo a telefonía e internet, con 2.903. Le siguen en número los talleres de reparación de vehículos (1.455) la vivienda (1.044) y las reparaciones del hogar (413) Casi cinco mil reclamaciones (4.913) fueron canalizadas y resueltas mediante el sistema del arbitraje, que ofrece una rápida solución al conflicto suscitado en materia del consumo a las dos partes en liza, afirmaron las mismas fuentes. De ellas 3.289 tenían a las telecomunicaciones como motivo. Otras seis mil fueron derivadas a los otros organismos competentes, como agencias de viajes, compañías aéreas, etc. Las restantes se resolvieron por mediación o archivo del caso. ta si no acepta la revisión. Los dos políticos aconsejaron a los usuarios que, de presentarse algún empleado en sus domicilios de súbito, telefoneen a las compañías abastecedoras y verifiquen si son oficiales. Las revisiones se efectúan cada cinco años y, en el caso del gas canalizado, la empresa lo comunica con anterioridad y así se hace constar a la comunicad de vecinos, que coloca un cartel para conocimiento de los residentes. En el caso de que no sea posible, se concertará una segunda cita. Respecto al gas embotellado es el usuario quien la solicita y contacta con un instalador o responsable de mantenimiento oficial. El objetivo de las revisiones es comprobar que las zonas comunes y las particulares cumplen con las condiciones de seguridad establecidas por la ley: zona estanca o aislada para el aparato receptor, verificación de su estado de conservación, combustión y evacuación de los productos emanados- -rejillas de ventilación y resto de elementos- Merry del Val y Martínez de Sola recomendaron a los madrileños reclamar en caso de que hayan sido víctimas de alguna de las empresas citadas. Ayer, la Comunidad de Madrid notificó los hechos a otras regiones para comprobar y o evitar que se produzcan actuaciones similares por parte de las dos entidades sancionadas o de otras distintas.