Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID Invasión de huelgas en Madrid a seis días de las elecciones MARTES 4 s 3 s 2008 ABC Retrasos de hasta tres horas en el quinto día de huelga de autobuses La protesta en la EMT, que afecta a 900.000 personas, se saldó ayer con nueve vehículos atacados por piquetes L. TOSCANO S. MEDIALDEA MADRID. La quinta jornada de paros convocada por los trabajadores de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Madrid para mejorar las condiciones del convenio se saldó ayer con el ataque a nueve vehículos por parte de los piquetes, retrasos de más de tres horas en algunas de las líneas, sobre todo en el área universitaria, y grandes colas sufridas por los más de 900.000 viajeros que se vieron afectados. Todo ello, a menos de una semana de la celebración de las elecciones generales. Así lo explicó ayer un portavoz de la empresa pública EMT, quien aclaró que el día de movilizaciones siguió la misma tónica que las cuatro jornadas anteriores, con problemas a lo largo de la mañana y sin incidentes importantes durante la tarde, a excepción claro está, de los grandes retrasos que tuvieron que sufrir los ciudadanos. Ayer, concretamente, hubo demoras generalizadas de más de una hora en la puesta en marcha de los servicios mínimos a primera hora de la mañana por lo que se denomina un exceso de celo por parte de los trabajadores, quienes realizaron inspecciones exhaustivas a los vehículos antes de que los autobuses comenzaran a funcionar. Las cocheras más afectadas, al igual que en días anteriores, fueron las de Fuencarral y Entrevías, en las que los vehículos acumularon retrasos de dos horas y 20 minutos en la salida. Las dilaciones mayores las experimentaron las líneas que dan servicio al Barrio del Pilar y Manoteras. La ruta 125, que une Mar de Cristal con el Hospital Ramón y Cajal, no comenzó a funcionar hasta las 07.30 horas; la 215, que da servicio entre Felipe II y Parque Roma, estuvo sin coches hasta las 09.30 horas y hasta las 10.00 horas no comenzaron a funcionar los autobuses de las líneas 7 (Alonso Martínez- Manoteras) 83 (Moncloa- Barrio del Pilar) y 133 (Callao- Mirasierra) La mayor aglomeración de personas esperando a los autobuses se vivió en las inmediaciones de la estación de Moncloa, donde cientos de estudiantes esperaron durante horas la llegada de los vehículos que cubren la distancia entre los campus de Ciudad Universitaria y Somosaguas. Las rutas más afectadas fueron la F (Cuatro Caminos- Ciudad Universitaria) la I (Ciudad Universitaria- Campus de Somosaguas) y la A (MoncloaCampus de Somosaguas) que no comenzaron a prestar servicio hasta las 07.30. Exceso de celo Caos en Ciudad Universitaria Desvíos De hecho, para que la línea A empezara a funcionar fue necesario desviar algunos vehículos de la línea H (Aluche- Campus de Somosaguas) tras las quejas manifestadas por los universitarios. El principal problema que se encontraron los jóvenes usuarios de la línea A fue la ausencia de un transporte alter- nativo ya que, aunque el Metro Ligero también va a Somosaguas, en el municipio de Pozuelo de Alarcón, es necesario desplazarse mucho desde la estación hasta la facultad. Sobre las 10.30 de la mañana, cuando en teoría se había subsanado el problema de la falta de vehículos en esta línea, eran más de 200 los estudiantes que esperaban para coger un autobús de la ruta A en la marquesina de Moncloa. Respecto a incidencias materiales, se han vuelto a repetir las roturas y las pintadas de lunas y espejos retrovisores que en la jornada de ayer afectaron a nueve autobuses, la mayoría de las cocheras de Fuencarral y Entrevías. Los coches afectados corresponden a las líneas 54 (AtochaBarrio Vilano) 123 (Villaverde Bajo- Legazpi) 126 (Nuevos Ministerios- Barrio del Pilar) y 147 (Callao- Barrio del Pilar) Por la tarde, fue un autobús de la línea 10, que cubre el trayecto entre Cibeles y Palomeras, el que fue atacado por desconocidos en el paseo del Prado, rompiéndole las lunas. Pero además de la nueva jornada de huelga, ayer tuvo lugar una manifestación de empleados de la EMT y sus familias, Manifestación festiva Los limpiadores del Metro paran de nuevo pese al pacto Desde la medianoche de hoy, 65.000 empleados del sector de limpieza de edificios e instalaciones públicas están llamados a una cuarta huelga. El paro en este sector, también indefinido, no tiene por qué tener graves consecuencias, habida cuenta de que los servicios mínimos suponen casi el cien por cien de su actividad. Sin embargo, el porcentaje se reduce al 50 en el caso del Metro, donde se produjeron 21 jornadas de huelga durante los meses de diciembre y enero. Los paros en Metro pueden rozar la ilegalidad, puesto que los trabajadores, Colas de viajeros esperando el autobús CHEMA BARROSO en los acuerdos firmados con las empresas adjudicatarias de la limpieza del suburbano, se comprometieron a la paz social hasta 2011. A una semana de las elecciones generales, que serán el próximo domingo día 9, esta huelga se une a los conflictos laborales de los trabajadores de la EMT, los empleados de recogida de basuras y los médicos de la Consejería de Asuntos Sociales que ya azotan la capital. Las empresas de este sector de limpieza de la Comunidad de Madrid, representadas por la patronal Aelma, calificaron ayer de desproporcionadas las peticiones salariales planteadas por los sindicatos, ya que, según la patronal, desde el año 2000 se han aplicado incrementos salariales que superan el 30 por ciento