Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 INTERNACIONAL Elecciones EE. UU. s Las primarias MARTES 4 s 3 s 2008 ABC Rezo a Jesús cada noche Ante los dañinos bulos sobre el turbante y el Islam propagados por Internet, Barack Obama se ve forzado a declararse como un devoto cristiano que intenta ir a misa todo lo posible P. RODRÍGUEZ WASHINGTON. Aunque la religión en la solapa es más bien una estrategia propia del Partido Republicano en la política de Estados Unidos, la batalla sin cuartel entre Barack Obama y Hillary Clinton ha terminado también por llegar hasta el terreno de la fe. Pero por el camino más retorcido. La utilización electoralista de la foto de Obama con turbante, recordar que su segundo nombre es Husein, y todos los bulos sobre su condición de musulmán y que juró su cargó de senador sobre una copia del Corán, han obligado al candidato afroamericano a presentarse estos días como un devoto cristiano que reza a Jesús cada noche e intenta ir a misa todo lo posible en su parroquia protestante de Chicago. Hasta ahora, Barack Obama ha lidiado con estos dañinos rumores de forma tangencial, invitando a la gente a venir a escuchar el estupendo coro de su iglesia. Pero en la recta final antes de las decisivas primarias de Ohio y Texas, el senador se ha visto forzado a realizar abiertas confesiones sobre sus creencias cristianas. Mientras Hillary Clinton, cuya campaña ha sido acusada de impulsar parte de estos bulos sobre el islamismo de Obama, no ha hecho mucho por cerrar esta polémica. Ya que al ser repetidamente preguntada en una entrevista de televisión emitida este fin de semana, la ex primera dama de religión metodista se ha limitado a afirmar que por lo que yo sé su contrincante no es musulmán. Para Obama, no hay duda de que sus enemigos políticos se han encargado de propagar e insinuar la mentira de que es un musulmán en el armario El candidato afroamericano también se ha declarado bastante cansado de tener que dar explicaciones constantes sobre algo tan personal y obvio como es su pertenencia durante los últimos veinte años a la rama protestante conocida como la Iglesia Unida de Cristo, que traza sus orígenes a los puritanos de Nueva Inglaterra y en la actualidad tiene 5.700 congregaciones en EE. UU. con 1,2 millones de feligreses. Obama ha explicado en su biografía, que después de una infancia y juventud seculares, lo que le atrajo a su parroquia en el south side de Chicago fue una efectiva combinación de espiritualidad y activismo social. Además de la posibilidad de obtener un significado más trascendental a su trabajo como activista comunitario en pobres barriadas de negros, cuya única pertenencia valiosa pero intangible era muchas veces su fe. Hillary Clinton hace el signo de la victoria en un mitin en la Universidad de Toledo, en Ohio REUTERS Aumentan las presiones para una pronta retirada de Hillary La senadora intenta elevar el listón de su resistencia frente a Obama y recuerda que Bill Clinton tuvo que esperar hasta junio PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. ¿Le interesa al Partido Demócrata proseguir hasta el verano con la épica batalla entre Barack Obama y Hillary Clinton? ¿Cómo se define la victoria de cara al mini- supermartes de hoy con primarias en Ohio, Texas, Rhode Island y Vermont? ¿Debe ganar el candidato con más voto popular pero con menos respaldo dentro del establishment del partido? ¿Les interesa a los demócratas esperar siete semanas hasta las próximas grandes primarias de Pensilvania mientras los republicanos están ya manos a la obra con la candidatura de McCain? La lucha en Estados Unidos por quién se disputará la Casa Blanca en las elecciones generales de noviembre produce en estos momentos bastantes más preguntas difíciles que respuestas fáciles. Especialmente para Hillary Clinton, cuya candidatura empieza a recibir multiplicadas presiones para poner un punto y final a sus ambiciones presidenciales si hoy no logra cosechar los premios gordos de Ohio o Texas. Con inquietud entre los responsables del Partido Demócrata por la trascendencia y el desgaste del creciente tono negativo y de ataques personales asumido por los dos rivales en liza por la nominación presidencial. Algunos senadores y Bill Richardson, el gobernador hispano de Nuevo México, se han atrevido a expresar estas frustraciones al señalar que este martes debería ser el Día- D para empezar la urgente tarea de unificar y movilizar al Partido Demócrata en torno al candidato con más delegados. Eso significa que Hillary Clinton debería superar con creces los resultados que le anticipan los sondeos de intención de voto para hoy: empate técnico en Texas y una estrecha ventaja en Ohio. Mientras que en los otros dos Estados pequeños en disputa, Hillary podría ganar Rhode Island y perder en Vermont. Ante estas perspectivas, la campaña de la ex primera dama ha intentado también elevar el listón de la victoria para Barack Obama. Con el argumento de que el senador por Illinois- -al estar gastando el doble en propaganda electoral y contar con el impulso acumulado de once triunfos consecutivas en el carrusel de primarias y caucuses -también debería ganar simultáneamente en Texas, Ohio, Rhode Island y Vermont para convertirse en el nominado de facto del Partido Demócrata. Según ha recalcado Howard Wolfson, director de comunicación de la campaña de Hillary Clinton, si el senador Obama no gana este martes en todos esos Estados, el mensaje claro es que los votantes demócratas quieren que esta campaña continúe. Una derrota en uno solo de esos cuatro Estados indicaría que los votantes demócratas han desarrollado un caso de remordimiento de comprador y que Obama tiene problemas para cerrar el trato Si estos argumentos son llevados a la práctica, la actual competencia se prolongaría hasta las primarias de Pensilvania previstas para el 22 de abril. La ex primera dama también ha aportado su particular grano de arena a este juego de expectativas al recordar que su marido no consiguió formalizar su primera nominación presidencial hasta el mes de junio. Aunque no hace tanto tiempo, el propio Bill Clinton formuló otro listón de victoria bastante diferente para la candidatura presidencial de su esposa. En un mitin tejano celebrado el pasado 20 de febrero, el ex presidente afirmó que si Hillary gana en Texas y Ohio, creo que será la nominada, pero si no la votáis, no creo que pueda ser Religión y activismo social La ex primera dama afirma en televisión que por lo que yo sé su contrincante no es musulmán Como todo rumor con trascendencia, el esfuerzo de presentar a Obama como un musulmán clandestino e incompatible con la tradición judeo- cristiana de Estados Unidos tiene algunos trazos de verdad. El padre de Obama, nacido en Kenia, efectivamente abandonó el cristianismo para convertirse al Islam. Pero también abandonó a su familia cuando Obama era un niño de dos años. El pequeño también vivió unos años en Indonesia, el mayor país musulmán del mundo. Pero no se educó en una escuela de integristas islámicos como se ha repetido por Internet. Dentro de este complejo capítulo de religión y dilemas morales, Obama se ha declarado contrario a redefinir la institución del matrimonio en Estados Unidos para incluir a parejas del mismo sexo. Aunque si es partidario de reconocer uniones civiles para garantizar toda una serie de derechos familiares a lesbianas y homosexuales. Sobre la cuestión del aborto, Obama insiste en que el gobierno federal debe promocionar adopciones y responsabilidad personal. Aunque a su juicio, al final, las mujeres, consultando a sus pastores, doctores y familia, están en mejor posición para tomar estas decisiones que un burócrata en Washington Juego de expectativas Inquietud en el Partido Demócrata por una campaña cada vez más negativa y basada en ataques personales