Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA MARTES 4 s 3 s 2008 ABC RELIGIÓN s ELECCIONES A LA PRESIDENCIA DEL EPISCOPADO Blázquez afirma que la Iglesia no quiere imponer la fe ni la moral católica Respuesta del presidente de la Conferencia Episcopal a las últimas advertencias del presidente del Gobierno a los obispos LAURA DANIELE MADRID. El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) monseñor Ricardo Blázquez, inauguró ayer la XCI Asamblea Plenaria con su habitual discurso a los obispos, que tendrán como principal cometido decidir su relevo o renovación al frente del Episcopado por un segundo trienio. En su mensaje, el obispo de Bilbao destacó que la Iglesia no quiere imponer la fe ni la moral católica sino que la ofrece con franqueza y valor a todos Con estas palabras, que no formaban parte del discurso impreso que se entrega a todos los presentes en la sesión inaugural, el obispo hacía referencia al mensaje que el Papa Benedicto XVI preparó para pronunciar en la Universidad de La Sapienza de Roma y que tuvo que leer otra persona en su lugar. Y, a la vez, suponía contestar a los últimos mensajes del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que ha advertido repetidas veces durante la legislatura a la Conferencia Episcopal que nadie puede imponer ni fe, ni moral, ni costumbres, sólo respeto a las leyes En el texto de Benedicto XVI, que Blázquez retomó en su mensaje, se aseguraba que ciertamente no se debe tratar de imponer a otros de forma autoritaria la fe que sólo puede ofrecerse en libertad Sin embargo, también alertaba que el peligro para el mundo occidental, estriba en que el hombre, debido a la grandeza de saber y poder que tiene, se rinde ante la cuestión de la verdad Por ello, Blázquez recordó, en palabras del Papa, que la misión de la Iglesia es mantener despierta la sensibilidad a la verdad e invitar una y otra vez a la razón a salir en busca de la verdad, del bien, de Dios Ante el funcionamiento interno de la Iglesia y como si de su propuesta programática se tratara, el hasta ahora presidente de la Conferencia Episcopal, insistió una y otra vez en la necesidad de cultivar los espacios de comunión a todos los niveles Con ese objetivo, centró gran parte de su discurso en la unidad y comunión de los obispos: El que cree no está solo sino dentro de la fraternidad cristiana; ningún obispo está solo, sino dentro de la colegialidad episcopal Y es que, para monseñor Blázquez, es conveniente que los obispos se encuentren para experimentar el gozo de la unidad y la solidaridad en las pruebas para detectar los problemas de fondo y los desafíos que se plantean a la Iglesia, para alentarnos mutuamente, para compartir los interrogantes y las luces en orden a promover el bien de la Iglesia Lo que a todos nos afecta debe ser tratados entre todos sentenció el obispo. En ese marco, también destacó la libertad y el respeto con los que cada obispo interviene en el tratamiento y discusión de los temas y justificó la especie de forcejeo que a veces se produce en las asambleas por llegar al fondo de la cuestión abordada, por ver claro, por analizar con rigor para confluir en la deliberación común de quienes comparten la misión pastoral Sin embargo, el obispo también quiso dejar claro que subrayar la comunión no atenta contra la responsabilidad personal así como subrayar la responsabilidad de la persona no es abrir la puerta al individualismo Persona y comunidad no crecen en proporción inversa, es decir, la una a costa de la otra, sino que se afirman y desarrollan en proporción directa, es decir, reforzándose mutuamente Y añadió que mantener al mismo tiempo estas dimensiones de la relación exige no sólo una educación adecuada y un respeto generoso de la participación, sino también el descubrimiento incesante del misterio de la Iglesia y su animación por el Espíritu de Jesucristo Monseñor Blázquez también se refirió en su mensaje a la última encíclica de Benedicto XVI, Spe Salvi que calificó de muy rica e instó a leerla y meditarla. Al respecto, aseguró que la esperanza cristiana es un servicio inestimable en un mundo que se siente amenazado por la oscuridad Lo que nos afecta a todos debe ser tratado entre todos declaró monseñor Ricardo Blázquez Persona y comunidad Un grupo de prelados se saluda antes del comienzo de la sesión de ayer ERNESTO AGUDO El nuncio Monteiro de Castro advierte de la confusión que han introducido el agnosticismo y el relativismo Tras las palabras del presidente de la Conferencia Episcopal Española, monseñor Ricardo Blázquez y como es habitual, el nuncio apostólico en España, monseñor Manuel Monteiro de Castro, dirigió un mensaje a los obispos en el que les advirtió sobre la confusión que ha introducido el agnosticismo y el relativismo en el anuncio del Evangelio. Según recordó el representante del Papa, esta corriente del pensamiento presente en la sociedad actual defiende que no se debería anunciar a Cristo a quienes no lo conocen ni favorecer la adhesión a la Iglesia ya que todo intento de convencer a otros en cuestiones religiosas significa limitar la libertad Al respecto, añadió que esta forma de pensar induce a muchos a desatender y dejar inoperante el mandato misionero: Id por el mundo y anunciad el Evangelio Frente a esta situación, invitó a los prelados a seguir el Magisterio y las palabras de Benedicto XVI, que recuerda que el anuncio y el testimonio del Evangelio son el primer servicio que los cristianos pueden dar a cada persona y a todo el género humano, por estar llamados a comunicar a todos el amor de Dios que se manifestó plenamente en Jesucristo Por último, agradeció la colaboración prestada en el último trienio por los cargos directivos de la CEE.